X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

crónicas por los otros / OPINIÓN

La vuelta al cole… libre

Si la semana pasada eran las guarderías el foco de atención en materia de educación, esta semana han sido los colegios. Colegios para todos los gustos, más convencionales y más alternativos ¿Cómo son las escuelas libre y alternativas?

16/09/2017 - 

Hace poco leí un artículo donde se hablaba de la importancia de dejar a los niños y a las niñas que exploren su contacto con la naturaleza, que exploren, que se ensucien, que vayan descalzos… en fin, que tengan contacto con la madre tierra.

Una filosofía que me traslada a todo lo que he vivido con los niños y niñas que me rodean en Lamu. Desde ese enfoque podríamos entender que estos niños y niñas se rodean de un entorno casi perfecto para crecer.

Una escuela casi perfecta

Sueño con encontrar una escuela en medio de la naturaleza donde el contacto con la madre tierra es una constante, con un huerto ecológico, animales que cuidar, espacios abiertos, al aire libre, con playa, acacias y palmeras. Una escuela con una zona de juegos montada en torno a un dhow (barco) reciclado. Una escuela donde se cuida la alimentación, donde se cuidan las habilidades artísticas de los y las alumnos con clases de arte y de artesanía.

Una escuela levantada sobre los cimientos del amor y del reciclaje. Una escuela que permite a sus alumnos y alumnas ser niños. Una escuela libre. 

Una escuela que trabaja otros métodos de educación alejados del concepto pupitre con la introducción del Método Montessori y otra disciplinas. Una escuela que no solo educa a los niños, trabaja con ellos de una manera integral, trabaja su dignidad, su autoestima y se preocupa por sus sentimientos. Su máxima es que sus niños y niñas sean felices… porque es más que una escuela, es su hogar. Y ese sueño es una realidad con nombre propio. Es la escuela Twashukuru es un ejemplo de lo que muchos padres y madres desearían encontrar en el sistema occidental. . Es una escuela casi perfecta

Pero no es perfecta. La escuela necesita de la donación y de la voluntad de sus socios y de sus visitantes para mantenerse. Es una escuela que depende de la generosidad de otros, la mayoría del sistema occidental. Y esto que suena muy bonito, es un peligro. Pues en este sistema cuando uno se cansa de ser solidario, repercute directamente en el día a día de la escuelita. Para ello sus socios trabajan en la idea de hacerla sostenible y que se autogestione con recursos locales. En esa línea trabaja. Y ese día podremos decir que… ¡ Es una escuela perfecta!

Escuelas libres

Elegir una educación alternativa para nuestros hijos e hijas alejada del concepto de pupitre, intentar preocuparnos por una alimentación equilibrada y sana alejada de los prefabricados y elegir productos cuanto más naturales y menos agredidos posible mejor (jabones, telas, juguetes…) es una opción de vida cara y difícil de mantener si seguimos viviendo en las ciudades y entornos urbanos.

Son escuelas que se basan en otros principios y en otros valores; escuelas que apuestan por una formación determinada para trabajar desde hoy una sociedad diferente el día de mañana…

Escuela libre es educar desde el respeto, desde el cerebro del niño y de la niña, siguiendo sus tiempos y velando por sus necesidades… Porque los niños y las niñas de hoy, son el futuro de mañana.

Las escuelas libres son una oportunidad para transformar el sistema de futuro. Y conseguir un mundo más respetuoso con los humanos. Desde hace unos años, las escuelas libres han transformado el panorama educativo, es ya una realidad pues cada vez son más los papás y mamás que optan por alejarse del sistema más convencional. Pero no es fácil. Son escuelas normalmente alejadas de los entorno urbanos (pues su filosofía lo exige) y caras porque no reciben ayudas de ningún tipo.

Las escuelas diferentes, más alternativas o que apuestan por una educación diferente son en ocasiones muy cuestionadas y poco respaldadas. Son escuelas muy buscadas por un sector de la población y muy criticadas por otro sector. Se asocia la libertad a la falta de límites pero no siempre es así.

Escuela libre no significa que se pueda hacer todo lo que el niño y niña quiere. Es trabajar con los niños y niñas desde un enfoque diferente. 

Las escuelas libres de aquí buscan entornos como los de allí. Entornos hecho por y para los niños, donde los niños no son un problema, donde no molestan y no interrumpen… la sociedad africana en general integra a los niños y niñas de una manera trasversal y sin complicarse demasiado.

Salir de la vida y de la educación establecida, convencional y regulada resulta complicado, caro y poco accesible para la gran mayoría. Encontrar un entorno natural para vivir sin estar aislado es uno de mis retos para este curso que empieza. Algo nada fácil.

La semana que viene… ¡mas!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email