GRUPO PLAZA

Lane (BCE) espera bajar tipos en junio, pero advierte de que la política será restrictiva en 2024 

Foto: G.VALIENTE/EP
27/05/2024 - 

VALÈNCIA (EP). Philip Lane, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), considera que, salvo sorpresas, la institución estará en condiciones de rebajar los tipos de interés en su reunión de la semana que viene, aunque ha advertido de que la política monetaria necesitará mantenerse en terreno restrictivo durante el resto del año y no será hasta 2025 cuando pueda discutirse su normalización.

"Salvo grandes sorpresas, en este momento hay suficiente en lo que vemos para eliminar el nivel máximo de restricción", reconoce el economista irlandés en una entrevista con Financial Times, donde señala que el flujo de datos de los próximos meses ayudará al Consejo de Gobierno del BCE a decidir la velocidad con la que elimina más restricciones.

Sin embargo, Lane subraya que "las cosas serán accidentadas y graduales" y advierte de que todavía habrá que ser restrictivos "durante todo el año", aunque dentro de esa zona restrictiva se puede bajar "un poco", mientras que será en 2025, cuando las previsiones apuntan a la desaceleración de los salarios, cuando habrá un debate sobre la normalización.

"A menos que llegue una sorpresa, el debate de este año consiste en seguir siendo restrictivo. Pero el nivel exacto de restricción necesario dependerá de los datos", explica.

En este sentido, el economista jefe del BCE sostiene que la magnitud de la inflación que todavía se observa en los servicios y en la inflación interna supone la necesidad de ser restrictivos este año, para asegurarse de que la presión de costes no impulse demasiado los aumentos de precios.

No obstante, en términos de la tasa real, Lane apunta que, con la inflación bajando en comparación con la registrada en otoño del año pasado, se puede tener la misma cantidad de restricción real con una tasa nominal más baja.

Normalización de salarios

La semana pasada, el BCE informó de que la subida de los salarios negociados en la zona euro alcanzó el 4,69% interanual en el primer trimestre de 2024, lo que supone una aceleración respecto del alza del 4,45% en el último trimestre del año pasado.

De este modo, la subida de los salarios negociados en la eurozona en los primeros tres meses de 2024 volvió a rozar el incremento interanual récord del 4,70% registrado en el tercer trimestre de 2023.

A pesar de este repunte, Lane considera que, si se analiza en detalle, el sentido general de los salarios todavía apunta a una desaceleración, aunque puntualizada que esta desaceleración no significa necesariamente un retorno inmediato al estado estacionario, ya que en 2024 "el ajuste es claramente bastante gradual".

Sin embargo, el economista irlandés añade que, si bien las proyecciones apuntan a una desaceleración mayor el próximo año, las expectativas sugieren que "los salarios no se normalizarán hasta 2026".

"En términos más generales, dijimos que la inflación se recuperará este año y que los salarios también se recuperarán hasta cierto punto. Pero hay una tendencia a la baja, aunque básicamente habrá fluctuaciones en torno a esa tendencia", concluye.

Villeroy no descarta otro recorte en julio

Por su parte, el gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), François Villeroy de Galhau, ha asegurado que el instituto emisor no debería descartar una segunda bajada en julio, que seguiría a la que probablemente se acuerde en la reunión del próximo 6 de junio.

"A veces leo que deberíamos bajar los tipos solo una vez por trimestre, cuando se disponga de nuevas proyecciones económicas, lo que excluiría julio. ¿Por qué, si vamos reunión a reunión y nos guiamos por los datos?", ha declarado para el diario Boerse-Zeitung.

"No digo que debamos comprometernos ya en julio, pero deberíamos mantener nuestra libertad sobre los tiempos y los ritmos", ha elaborado el mandatario francés.

En este sentido, el representante galo en el BCE ha afirmado que está a favor de mantener el "máximo abanico de opciones" tras dar por "hecho" el recorte de junio, algo que, como ya advirtió el jueves de la semana pasada, solo podría evitar algún 'shock' inesperado.

Villeroy ha indicado que el BCE dispone de un "margen considerable" para flexibilizar la tasa de referencia hasta que alcancen un nivel neutral, esto es que no aumenten ni reduzcan la actividad económica en un escenario de pleno empleo e inflación del 2% y ausencia de crisis. Dicho punto de equilibrio estaría actualmente entre el 2% y el 2,5%.

Además, el banquero central galo ha tachado de "no razonables" las expectativas del mercado para la tasa terminal de tipos. Al mismo tiempo, ha manifestado que la política monetaria de Estados Unidos no debería afectar a Europa, aunque su política fiscal es el "elefante en la habitación" que podría afectar a los costes de financiación a largo plazo y alimentar la inflación.

Por su parte, el encargado de dirigir el Bundesbank alemán, Joachim Nagel, pidió el pasado viernes no dar por sentado que se entrará en "piloto automático" con las reducciones del precio del dinero a partir junio. Así, defendió esperar hasta la cita de septiembre para sopesar nuevos movimientos a la baja.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas