GRUPO PLAZA

desde este pasado martes

Toque de queda a las bodas: la fiesta acabará a la 1 de la mañana por las restricciones de Sanidad

19/08/2020 - 

VALÈNCIA. Toque de queda a las bodas. La celebración de este tipo de eventos no podrá prolongarse más allá de la una de la mañana como consecuencia de la restricciones aprobadas por la Conselleria de Sanidad a la restauración y el ocio nocturno para evitar la propagación del coronavirus. Una limitación que entró en vigor este martes y que supone que la discomóvil, la tarta o el baile nupcial deberán acontecer antes de la una de la mañana, porque no estará permitido que la fiesta se prolongue más allá de esta hora. El resopón como cierre de este tipo de eventos tendrá que esperar a tiempos mejores.

Así se desprende de las nuevas restricciones publicadas este martes en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana para hacer frente a la pandemia y que van en la línea con lo dispuesto por el Ministerio. Unas medidas que incluyen, entre otras, la prohibición de fumar en la calle, playas o terrazas si no se puede garantizar la distancia de seguridad; la suspensión de la actividad del ocio nocturno, o la limitación del horario en los establecimientos de hostelería y restauración hasta la una de la madrugada. 

Aunque en la orden de Sanidad no hay ningún apartado concreto referente a las bodas, al celebrarse este tipo de fiestas en salas en las que se ofrece oferta gastronómica, se incluyen en las limitaciones horarias que afectan a la restauración y la hostelería y que recogen la prohibición de no cerrar más tarde de la una de la madrugada en toda la autonomía.

Una letra pequeña que este martes sembraba el desconcierto en muchas masías y salas de fiestas, que dudaban sobre su afección. No obstante, desde la Conselleria de Sanidad confirmaban a Valencia Plaza que, "como cualquier restaurante", la medida que limita el horario en los establecimientos hasta una hora más tarde de la media noche afecta de igual manera a estos recintos. 

Una decisión que para muchos novios supone un jarro de agua fría, especialmente para aquellos que tengan previsto celebrar su enlace en horario nocturno, ya que desde este martes la celebración deberá concluir antes de la una de la mañana, un horario que para muchas parejas hace imposible disfrutar de ese día. De hecho, a lo largo de la mañana de este martes el teléfono del salón de bodas San Patricio, en Alginet, no dejaba de sonar. "Los novios están alarmados. Llevamos toda la mañana atendiendo a parejas inquietas y con mucha incertidumbre sobre qué va a pasar. Con las restricciones a muchos se les han ido las ganas de casarse", explica Rosa Bosch, responsable del departamento comercial del restaurante.

Asegura que debido a las altas temperaturas, hay reticencias para celebrar este tipo de fiestas al mediodía, pero algunos se lo están planteando para poder prolongar más tiempo la celebración. "Los que tenían la fecha en estos próximos días piden adelantarla al medio día o incluso mantenerla en las mismas condiciones por la imposibilidad de cambiar fechas con tan poco tiempo pero, los que vayan a celebrar el evento en septiembre, si se mantienen estas reglas, no querrán hacerla", explica Bosch.

Una presión que se añade a la cascada de cancelaciones de los últimos meses, que está resintiendo esta clase de negocios, que ven cómo los números salen en rojo. Muchas de las celebraciones previstas para este año ya han sido canceladas o pospuestas para 2021 ante la imposibilidad de poder contar con una zona de baile y de animación y, especialmente, por el miedo al virus. Y es que la música, la animación y el baile son, después de la comida, los ingredientes básicos en una celebración y las restricciones ya vigentes impedían a muchos novios cumplir con sus expectativas, por lo que preferían aplazarla.

Los salones piden previsión y margen de actuación

No obstante, con la entrada en vigor de la delimitación horaria, varias de las pocas bodas que resistían podrían desplazarse. Así lo creen desde el sector. "Llevamos desde el principio de la pandemia con una avalancha de cancelaciones y en muchas ocasiones conforme las bodas se acercan se van posponiendo por las restricciones", explica María, de la compañía Catering Cincoempresa familiar especializada en la organización de celebraciones y eventos.

De hecho, tras la rueda de prensa de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, anunciando las medidas que este pasado martes entraban en vigor, las consultas de parejas dudosas aumentaron. "Las bodas de este fin de semana se mantendrán porque no tienen margen a falta de días para la celebración, pero hay otros que ya nos han pedido retrasarla", explica. "Este año para el sector está siendo desastroso", lamenta. Y es que no solo el número de eventos se ha reducido, sino también el número de invitados. Si antes las bodas podían llegar a las 250 personas, ahora no superan el centenar.

Para el sector existe una "falta de previsión" y poco margen de maniobra para los salones, que no pueden hacer una previsión ni reorganizarse. "Necesitamos tiempo para asumir las medidas y que no sean de un día para otro", subrayan, a la vez que reclaman ayudas para paliar su frágil situación. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email