Hoy es 25 de julio
GRUPO PLAZA

análisis ap - cambios que se pueden producir

Las oportunidades que se abren en Orihuela: del aire fresco en el PP a la última 'bala' de Carolina Gracia (PSPV)

7/04/2022 - 

ORIHUELA. Las mociones de censura suelen ser traumáticas, en términos políticos, pero también generan oportunidades. En el caso de Orihuela, más que evidentes, pues los dos principales partidos de este episodio, PP y PSPV, arrastran problemas internos que ahora pueden cambiar drásticamente. En las filas populares, si se consuma la salida del actual alcalde, Emilio Bascuñana, se pueden acelerar los cambios al frente del partido y la futura candidatura a la Alcaldía -en estos momentos, el PP oriolano está dirigido por una gestora; en el caso del PSPV, si la ximista Carolina Gracia asume la Alcaldía, pues puede presentarse de nuevo a la secretaria general local, algo que se antojaba difícil ante el avance de los soleristas en las últimas elecciones. Por ejemplo,  el ex concejal Antonio Zapata  ya había anunciado que optará al cargo.

Aunque se ha presentado este miércoles, lo que está claro es que la moción de censura, avalada por Ciudadanos, socialistas y Podemos, no ha sido ninguna sorpresa para nadie. La amenaza venía desde hace tiempo y ahora se ha formalizado. Ahora, habrá que esperar al 25 de abril para ver si se consuma. Pero sea cual sea el desenlace, lo que sí parece claro es que la trayectoria de Bascuñana al frente de la Alcaldía tenía fecha de caducidad, junio de 2023; quizás ahora, el voto de censura, acelere los plazos. Paralelamente, la dirección regional del PPCV ya había nombrado una gestora para relanzar la actividad del partido, entonces el manos del concejal Dámaso Aparicio, muy vinculado al sector de Eva Ortiz.

En el seno del PP ya eran conscientes de que la formación necesitaba un fuerte impulso ante el permanente desgaste que tenía el acuerdo de gobierno con Cs, con continuos choques en públicos, además de la denuncia de la Fiscalía contra Bascuñana por su etapa como asesor de Conselleria de Sanidad, entre 2017 y 2014, en la que percibió unas retribuciones y se puso en duda su asistencia al puesto de trabajo.  La imputación se conoció ahora hace un año y el alcalde prestó declaración en abril de 2021, pero entonces nada ni nadie se movió.

El quiste era conocido por todos. En diciembre se activó la gestora del partido, ya conciertas pistas de hacia dónde podía ir el relevo: el concejal Víctor Valverde fue puesto como presidente y hombre llamado a coordinador, de la mano de la dirección regional, la transición. Falta por saber quién sería el presidente del partido y si ese mismo perfil iba a ser el candidato o candidata a la Alcaldía. Aunque mientras tanto, el PP ha cambiado de liderazgo en Génova, sí que había consenso en que el PP oriolano necesitaba un reset. Ahora sólo falta saber si los nuevos actores -el PP de Feijoó- tienen algo que decir en esta transición, por el momento, acelerada.

Si Bascuñana pierde su último tren con la moción de censura, la que puede aprovechar es la futura alcaldesa, la socialista Carolina Gracia, pues su situación interna, en la agrupación, tras el congreso comarcal, no era la mejor de todas para repetir el liderazgo en el PSPV oriolano.  En su haber, hay que destacar el hecho de haber logrado que sea ella quién encabece la moción de censura, pues siempre que se habló de esa posibilidad, el portavoz de Cs, José Aix, siempre esgrimió que debía ser él el alcalde. La opción de Carolina, convencido Aix y sus cuatro concejales, permite que salgan los números, pues se suma a los tres ediles de Cambiemos, sin que entren en el equipo de Gobierno. Sin Cambiemos, tampoco habría moción de censura.

Pero a nivel interno, Gracia tiene una patata caliente si quiere seguir siendo secretaria general del PSPV de Orihuela. De acuerdo con las votaciones del último congreso comarcal, Gracia perdió la mayoría. Los soleristas se impusieron en febrero a su candidatura, por 124 a 88. La cosa ya venía justa de las primarias a secretario provincial: pues Toni Francés, candidato al que apoyó Gracia, ganó por 15 votos en enero de este año. Así que Gracia tiene que convocar la asamblea para elegir nuevo secretario/a general y decidir si se presenta. Si lo hace como alcaldesa también tiene riesgo: puede ganar, pero también perder, lo cual puede ser visto en clave interna y externa, como una alcaldesa que sale reforzada, o derrotada, en función del resultado. Por el momento, el ex concejal Antonio Zapata, miembro de la ejecutiva provincial de Alejandro Soler, ha anunciado en medios de comunicación locales su predisposición a presentarse. Y ese propósito parece firme, pase lo que pase en el pleno del 25 de abril. En todo caso, la asamblea se convocaría después, en los últimos días del mes, y se celebraría, en unas condiciones diferentes. 

Ahora falta saber si estos movimientos se quedan aquí, en PP y PSPV, o alcanzan a otros partidos.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas