X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entre el 1 y 15 de diciembre

Les Arts presenta una versión "innovadora" de 'La Flauta Mágica' de Mozart

28/11/2018 - 

VALÈNCIA (EP). El Palau de les Arts de València inaugurará su temporada operística como una versión "preciosa, divertida e innovadora" de La Flauta Mágica de Mozart, a cargo del director musical Lothar Koenings y el director de escena Graham Vick, que ha avanzado que "siempre hace a las mujeres protagonistas". Este montaje cuenta con "uno de los repartos más extensos" que ha tenido el coliseo e incluye, como ya se anunció, 60 ciudadanos no profesionales como figurantes.

Así lo han explicado este miércoles la presidenta del Patronato del Palau de les Arts, Susana Lloret, junto a Koenings y Vick. Esta coproducción entre Les Arts y el Macerata Festival se podrá ver en seis funciones entre el 1 y 15 de diciembre, aunque las entradas "están prácticamente agotadas", ha explicado Lloret. En la producción participan la Orquestra de la Comunitat y el Cor de la Generalitat. La responsable del patronato de Les Arts ha destacado que se trata de una ópera "fácil" y "popular" con una "música bellísima", en una versión además "preciosa, divertida e innovadora" y con un montaje "de primer nivel".

El reparto, "de los más extensos" que ha tenido el auditorio, está formado por "grandes voces consagradas" y "jóvenes, incluso que se han formado en el Centro Plácido Domingo". Este elenco lo componen Dmitry Korchak, Mark Stone, Tetiana Zhurabel, Wilhelmn Schwinghammer, Mariangela Sicilia, Moisés Marín y Júlia Farrés-Llongueras, entre otros artistas. El responsable de su "innovador" montaje es Graham Vick, que ha indicado que es la quinta ocasión en la que aborda esta ópera, 35 años después de haberla trabajado por primera vez.

Mujer en el catolicismo y la masonería

Ha destacado lo "subversivo" de su relato en cuanto al papel de la mujer y ha señalado que bajo su mirada Sarastro "no es ni bueno ni malo", como tampoco la Reina de la Noche. "La poderosa venganza es el acuerdo de divorcio", "ella está enfadada porque no se ha confiado en ella" y no se le ha dado el poder, mientras que Sarastro está esperando un futuro que no puede concebir". Vick se ha "interesado mucho" por la "oposición de libre masonería e Iglesia católica" que refleja la obra. Según afirma, la sociedad masónica era "exclusivamente patriarcal", como también, a su juicio, la Iglesia, "donde las mujeres no tienen poder". "Decidme una sola opinión independiente que haya dicho la virgen María, era una figura para controlar a las mujeres", ha aseverado.

Al ser preguntado por la presencia femenina en su obra, ha asegurado que "siempre" hace "a las mujeres protagonistas, pero no siempre virtuosas". "Tienen independencia sexual, tienen apetito, deseo, emociones y pasiones, posiblemente más que los hombres", ha agregado. En este sentido, ha destacado el "momento más significativo a la hora de representar el rol de la mujer", cuando Pamina y Tamino "muerden la manzana y no pasa nada". "En el pecado original se culpa a las mujeres para controlarlas, reducirlas a personas de segunda clase", ha señalado.

Figurantes no profesionales

Sobre la participación de actores no profesionales, Vick ha remarcado que él es "de clase trabajadora y tropezó por accidente con el mundo de la ópera cuando tenía 13 años", un arte que "ha cambiado y dirigido" su vida". "Pasó por delante de mí y llegó directa a mi corazón", ha indicado, antes de explicar: "Desde entonces, he intentado compartir esa experiencia con el mayor número de personas posible".

Al respecto, ha apuntado que hace 30 años en Birmingham empezó a indagar sobre por qué la gente no se acercaba a la ópera y descubrió dos aspectos que los disuaden: los edificios operísticos y "la gente que acude a la ópera", porque "creen que es un tipo de gente especial" y no ellos mismos. Por tanto, ha instado a "establecer un conducto entre algo que realmente le pertenece a la sociedad y su sentimiento de pertenencia", de modo que "cada una de las personas que compran la entrada se sientas representadas en el escenario".

El director de escena ha recalcado que "el pasado de la ópera se ha caracterizado por el proteccionismo, acogiéndose a lo elitista, al prestigio" y "olvidando" sus orígenes griegos. "El debate moral en la ópera tiene que renovarse constantemente, se lo debemos al público y a los artistas que crearon las obras con compromiso y pasión", ha dicho.

Precisamente, sobre esta inclusión de figurantes "no remunerados" y la polémica que ha suscitado en asociaciones de bailarines y actores profesionales se ha pronunciado Susana Lloret, a preguntas de los medios. "Para nosotros es una grandísima satisfacción" y está "en línea con el cambio iniciado de proyecto", para que Les Arts sea un lugar "abierto a la ciudadanía". "¿Qué mejor manera que ofrecerles la entrada hasta el escenario?", se ha preguntado.

También bajo esta premisa, al ser preguntada por el nombramiento este pasado martes de un nuevo director adjunto de Optimización de Recursos, Pierre Bouillard, Lloret ha explicado que para llevar a cabo el "proyecto que está cambiando a mejor hacia la conexión con la ciudadanía hace falta equipo". "Si queremos que algo cambie, el equipo evidentemente también tiene que cambiar", ha defendido.

"Es como una droga"

Por su parte, el director musical, Lothar Koenings, ha admitido que "todo el mundo conoce" 'La Flauta Mágica', pero ha asegurado que "nunca te aburre" y "es como una droga". Además, ha recordado que esta obra de Mozart se compuso bajo los parámetros de "innovaciones muy concretas" y fue concebida para ser "muy popular", "lo que hoy sería un musical".

Koenings ha explicado algunas de las características de la música, como la "famosa" aria de venganza de la Reina de la Noche, o una voz de Pamina "llena de disonancias" que "muestra su desesperación", uno de sus partes favoritas de la obra que además presenta referencias a Bach.

Ha destacado como escena "más importante" la parte hablado entre Tamino y el sacerdote, "muy avanzada". Durante la obra, se despliegan "preguntas existenciales, sobre 'de dónde venimos, quiénes somos y dónde vamos'". "Tres preguntas que demuestran que estamos vivos", ha recalcado, antes de zanjar que 'La Flauta Mágica', "con toda la luz de la música, todas las risas, es tan profunda" que ha trabajado "muchas veces, pero siempre toca dentro del corazón".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email