GRUPO PLAZA

world press photo

Los abrazos nuevos

La World Press Photo aterriza en València con un recorrido fotográfico marcado por el año de la pandemia

16/10/2021 - 

VALÈNCIA. El arte está lleno de abrazos para la historia, de encuentros íntimos que nos sacuden y encogen el corazón. Del pintado por Gustav Klimt hasta el icono de Juan Genovés, una obra que realizó en 1976 en homenaje a los abogados laboristas asesinados por la ultraderecha en Atocha y que acabó convirtiéndose de un símbolo de la Transición. También son indispensables en el cine, abrazos a los que el propio Pedro Almodóvar dedicó una película, un encuentro furtivo entre amantes que nos enseña que los abrazos también pueden ser agridulces. De todos los abrazos, eso sí, ninguno se puede comparar al primero, a ese abrazo virgen, nuevo, sorprendente, aquel que abre puertas. A estos últimos remitían muchos de los reencuentros pandémicos, unos abrazos que llegaban tras meses de distancia social, en los que tocar al otro se había convertido en algo prohibido, y que tenían un punto nostálgico, el de una inocencia de aquellos encuentros todavía desconocidos. Es el poder del abrazo nuevo –o recuperado- el que marca el ritmo de la nueva edición de la World Press Photo, la exposición de fotoperiodismo más prestigiosa del mundo, que se puede visitar desde este mismo sábado y hasta el 7 de noviembre en la Fundación Chirivella Soriano.

Esta edición es especial por muchos motivos pero, principalmente, porque es la primera marcada por la pandemia, una crisis sanitaria que de manera más o menos explícita salpica todo el recorrido. Incluyendo la fotografía ganadora de la presente edición, The First Embrace (El primer abrazo), del danés Mads Nissen. La imagen muestra a Rosa, una anciana brasileña, abrazada a una enfermera en una residencia de mayores. Aunque separadas por una cortina de plástico, no deja de tener la emoción de ese primer abrazo, en este caso el primero en cinco meses. Esta imagen se ha convertido en un icono y, en cierta medida, forma parte de un collage mayor de imágenes de reencuentros que han capturado fotoperiodistas de todo el mundo en el último año. De manera directa o subliminal la pandemia está presente en casi todos los proyectos presentados, bien sea porque hablen de ello de manera explícita o porque muestren elementos como mascarillas que han acabado convirtiéndose en algo cotidiano.

Algunas de las imágenes más explícitas llegan del país vecino, Francia, con un trabajo de Laurence Geai que captura esas primeras semanas de caos sanitario, con unas duras fotografías en las que se ve como un empleado de una funeraria transporta un ataúd o a voluntarias de protección civil verificando el estado de un vagabundo que está durmiendo en la calle, una serie que también refleja el reencuentro (en este caso con una cristalera mediante) de Yves y su esposa Josiane en una residencia de la tercera edad. Y es que, a pesar de todo, un elemento que no quería el jurado de la WPP que quedara fuera del recorrido es esa esperanza que no siempre ha sido fácil encontrar. La esperanza del reencuentro, sí, aunque también lo absurdo y hasta cómico de una división histórica. Tal es el caso del proyecto de Roland Schmid, que capturó la frontera de Suiza –cerrada por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial- que dividió a amigos o parejas, que seguían visitándose aunque, ahora, divididos por una valla. También destaca el trabajo del sueco Henrik Hansson con Faces of Bridge, en el que muestra cómo los jugadores de un club de bridge conviven con las restricciones de la pandemia.

Foto: ESTRELLA JOVER.

La pandemia es importante en tanto que contenido pero, también, por lo que respecta a la labor del propio fotoperiodista, que en 2020 se convirtió en los ojos de una población que tenía prohibido ver con los suyos propios lo que ocurría más allá de su vivienda. El propio Pablo Brezo, Director de WPP València, aprovechó la inauguración para poner en valor la labor del fotoperiodista en estos tiempos complejos, un trabajo que acabará dando forma a la “memoria visual” de un momento histórico. Esta edición de la World Press Photo es especial, también, porque supone un punto de inflexión para el propio proyecto a nivel global, un cambio en su estructura interna que tendrá un efecto directo en su resultado expositivo. Si bien hasta ahora el certamen se organizaba a través de temáticas, la fórmula caminará en su próxima convocatoria hacia un modelo regional, una reflexión que tiene por objetivo “mejorar la representación” y tener un “verdadero alcance mundial”, explicó durante la inauguración de la muestra Martha Echevarria, representante de la  World Press Photo Foundation.

Aunque la pandemia es el eje que vertebra esta edición, no son los únicos temas que se deslizan de la selección, en la que también caben protestas como las del Black Lives Matter o proyectos tan interesantes como el planteado por el vasco Aitor Garmendia, una serie en la que denuncia la "explotación sistemática" de los cerdos en las granjas de España. Son también estos relatos, quizá más marginales, los que dan forma a un recorrido alternativo –y bien interesante- sobre un año en el que hay mucho más que rascar y sobre lo que reflexionar. En este sentido, también encontramos el proyecto de la valenciana Claudia Reig y Barret, premiado como uno de los mejores proyectos interactivos didácticos de Narrativa Digital por el documental Parir en el siglo XXI. La obra retrata la atención humanizada al parto de cinco mujeres en el hospital público de La Plana de Vila-real, condicionada, también, por la pandemia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email