GRUPO PLAZA

SE MUESTRAN "SORPRENDIDOS"

Las escuelas católicas atribuyen el escándalo de las nóminas a un problema de Conselleria

El colectivo recuerda que los centros subvencionados presentan ante la Administración un registro completo de su actividad, pero depende de ellos contrastar los datos

15/07/2016 - 

VALENCIA. Había control sobre el número de horas que cada profesor impartía y se pedían explicaciones sobre las nóminas recibidas, pero ambos datos no se cruzaban. Esta sería la explicación al escándalo sobre nóminas docentes en centros concertados de la Comunitat, que esta semana llegaba hasta el pleno de Les Corts. Como consecuencia, habría profesores mayores de 70 y 80 años que constaban en el registro de sueldos, pero serias sospechas de que impartieran todas las horas, incluso de que estuvieran en activo. Los centros concertados quieren aclarar que ellos han seguido los pasos estipulados.

Tras ser preguntado por tema, el actual conseller de Educación, Vicent Marzà, admitía en público que el sistema de pagos a concertados durante los últimos años no ha sido "el más adecuado" y anunciaba que pondrían medidas para atajarlo. "Nos consta que sí que hay indicios, al menos nosotros lo hemos visto, de que determinadas cosas no se hacían bien”, afirmaba, para después añadir: "Hasta hace bien poco, la Conselleria no parecía tener ningún control de horas y pagaba sin tener ningún justificante correcto". Desde Escuelas Católicas han querido responder para empezar a depurar responsabilidades.

Anticipando que este tema “depende de cada colegio” y como organización patronal desconocen “en qué punto exacto está”, la secretaria autonómica del colectivo, Vicenta Rodríguez, se muestra “sorprendida” porque la Generalitat no haya llevado a cabo dicho control e insiste en que ellos han trasladado los datos pertinentes en todo momento. “Disponemos del programa Ítaca donde queda registrado absolutamente todo: horas, asignaturas, excedencias… Al mismo tiempo tenemos que justificar las nóminas porque son un pago delegado”, explica. ¿Cuál ha sido el fallo entonces? “Una falta de coordinación entre el servicio de centros y el de pago delegado de la Conselleria”, dice.

“La disfunción o fallo está en que una parte de los datos vayan a un lado de Conselleria y otros, a otra, pero ellos son los que tienen que cruzarlos”, insiste Rodríguez.

Colaboradores de formación

Desde hace dos años, existe una denuncia de Compromís por el tema del profesorado en centros concertados, a la que la diputada Isaura Navarro volvió a hacer referencia en el pleno del jueves. La actual Conselleria dice apoyar este proceso, iniciado durante la gestión de la Administración anterior, y subraya que colabora activamente con la Fiscalía. Navarro recordó que el antiguo conseller Alejandro Font de Mora llegó, en 2005, a unos "acuerdos de privilegios" con la federación de religiosos de la enseñanza.

Escuelas Católicas cree, sin embargo, que se trata de “un tema distinto”, puesto que alude a los colaboradores de formación. “Teníamos un convenio con el Gobierno, que se iba renovando año tras año de manera automática, y ellos nos denunciaron por esto. El juez llamó a las personas, vino la Guardia Civil, se entregó la documentación oportuna y luego ya no volvimos a saber nada más”, explica Vicenta Rodríguez. “Hay un silencio jurídico que no sabemos en qué punto está o si está resuelto”, precisa.

Por otro lado estaría la cuestión de si verdaderamente hay docentes de edades avanzadas, según Navarro de hasta 80 u 83 años, cobrando por clases que no imparten. La diputada especificó que quizá esas personas “ni lo saben, porque quien cobra ese dinero son las congregaciones religiosas para las que trabajan”. Al respecto, la secretaria de Escuelas Católicas indica que conoce centros concertados donde personas de esas edades dan clase, “porque no están obligados a jubilarse a los 65 años”.

Dicho todo esto, no se opone a que la Generalitat “investigue cuanto quiera”. En este sentido, apoya la idea de Marzà de poner en marcha una aplicación informática que permita cruzar datos, a fin de atestiguar que lo que se paga en nómina es lo que se hace en horario. “Cuanta más transparencia y más control, mejor. Estaremos encantados de colaborar, porque nosotros no tenemos nada que ocultar”, concluye la portavoz de Escuelas Católicas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email