GRUPO PLAZA

anális

Los especuladores se han posicionado a favor de una apreciación del euro

El responsable de análisis del Mercado de Ebury destaca la importancia que tiene la reunión de mañana del Banco Central Europeo (BCE)

19/07/2017 - 

MADRID. Las noticias de datos macroeconómicos y sobre política monetaria no fueron buenas para el dólar durante la pasada semana. Para empezar, la presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen fue en su testimonio semestral para el Congreso de los Estados Unidos relativamente pesimista, lo que puso el dólar bajo presión. Esta bajada se aceleró durante el viernes, después de que se publicaran unos débiles datos de inflación de junio en Estados Unidos, haciendo que los mercados empezarán a cuestionarse si durante este año se producirán más subidas de tipos.

Cabe destacar que la debilidad del dólar durante la semana pasada no estuvo ligada a la fuerza del euro. El valor de la moneda apenas se incrementó, y tuvo un bajo rendimiento en casi todas las monedas, excepto en el dólar. Los inversores parecen estar ahora posicionados a favor del euro y en contra del dólar. Lo contrario con las divisas emergentes. La caída de las rentabilidades en EE UU obligó a los inversores a perseguir mejores remuneraciones allí y casi todas las divisas principales acabaron entre el 1% y el 3% por encima de dólar y el euro.

Dado este sorprendente movimiento de precios en el euro, la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de mañana tiene mayor importancia. Es la última oportunidad para el presidente Draghi de manejar las expectativas del mercado en cuanto a la política monetaria en la Eurozona antes del comienzo de las vacaciones de verano. En particular, los mercados prestarán especial atención a la reacción del consejo ante la considerable apreciación del euro y el resultante estrechamiento de las condiciones financieras en la Eurozona.

Perspectivas de las principales monedas

Euro

El único dato importante de la semana pasada en la Eurozona, la producción industrial, proporcionó la última confirmación del sólido repunte de su actividad económica. Los mercados, sin embargo, no le prestaron mucha atención ya que, permanecieron centrados en la planificación del cese gradual del estímulo monetario.

La reunión del próximo jueves por la tarde del Banco Central Europeo, como siempre, proporcionará una mirada crítica al plan del consejo. El euro se ha apreciado de manera significativa durante este año en términos ponderados por comercio y este movimiento se ha acelerado desde el discurso de Draghi de junio en Portugal. De intentar controlar las expectativas de mercado podríamos ver una significante caída del euro teniendo en cuenta cómo los especuladores se han posicionado a favor de una apreciación del mismo.

Libra esterlina

El informe del Mercado laboral de la semana pasada fue la primera buena noticia sin ambigüedad en la economía de Reino Unido desde hace algún tiempo. El empleo se incrementó hasta los 175.000 puestos de trabajo en los tres meses hasta junio, el desempleo descendió hasta el 4,5% y los salarios tuvieron una modesta pero positiva sorpresa, aumentando un 2%. La libra esterlina celebró estas buenas noticias, superando a las demás divisas del G10 no vinculadas a materias primas y rompiendo de una manera convincente por encima del 1,30 contra el dólar.

Dólar estadounidense

Janet Yellen se mostró bastante cauta en su testimonio semestral ante el Congreso de los Estados Unidos. Sus declaraciones sugieren que el aumento de la inflación hasta el objetivo la Reserva Federal es una prioridad, y que la Reserva Federal ve este resultado aún más incierto que hace unos meses. Este mensaje fue reforzado por los datos lanzados el viernes acerca de la inflación de junio. El dato principal fue similar al esperado por el mercado. El dato más significativo, el cual excluye los alimentos y los componentes energéticos, aumentó solo un 0,1% en el mes, en contra de la opinión general que esperaba un crecimiento del 0,2%.

Parte de esto parece estar impulsado por el factor circunstancial de la significativa caída en los precios de los hoteles, tarifas aéreas y telefonía. Aun así, nuestra apuesta por otra subida de tipos en el 2017 depende de que la inflación subyacente permanezca en un 1,5% o superior en base anual. Todavía esperamos que estos factores eviten que la inflación subyacente reanude su camino de crecimiento del 0,2% mensual, de acuerdo con una inflación que se dirija por encima del 2,0%

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email