Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

tú dale a un mono un teclado / OPINIÓN

Los héroes absurdos (don Quijote, terroristas y grupos de Whatsapp)

17/10/2019 - 

Quiero pensar, como Platón, que la estupidez se cura con el conocimiento. Que leer genera empatía y viajar quita prejuicios. Por desgracia, la realidad suele ser más compleja. Conozco gente capaz de odiar a todos los catalanes menos a los que conoce porque esos justo son la excepción, claro, o de tachar de vagos y aprovechados a todos los inmigrantes salvo a la chica brasileña tan trabajadora que limpia en su casa y al frutero pakistaní tan simpático. Ah, y al rumano que le hizo la obra del salón, ¡qué profesional! En fin… El caso es que últimamente, por razones que no vienen al caso, estoy teniendo unas charlas geniales con un kuwaití llamado Albara. De esos que visten como los jeques: con túnica y pañuelo en la cabeza. Árabe, musulmán, casado por matrimonio concertado, con cinco hijos y una casa en Oriente Medio, ese lugar tan oscuro y peligroso en la mente de los españoles de bien. El caso es que el otro día hablábamos de Don Quijote de La Mancha, obra que le encanta. Yo ya había leído sobre la influencia de la novela de Cervantes en la literatura rusa, donde lo interpretan como un defensor de causas perdidas, pero me pareció interesantísimo saber qué opinan en un país tan alejado culturalmente como Kuwait sobre nuestro principal personaje literario. 

Albara me habló de un artículo periodístico que escribió muchos años atrás comparando la obra literaria con una serie de moda por entonces en Kuwait: Dar Alzalaq (Camino resbaladizo). La serie en cuestión era una comedia sobre una familia que intenta salir adelante en el momento en el que Kuwait pasa de ser un país pobre en medio del desierto a convertirse en un país próspero y moderno gracias al petróleo. Los protagonistas eran dos hermanos. El más joven es como Don Quijote, me explica Albara. Agresivo, cerrado, incapaz de aceptar la realidad de los cambios sociales que se están produciendo. El mayor es como Sancho: más tranquilo y pragmático va adaptándose a los tiempos. De alguna forma, los personajes de la novela representan dos formas universales de enfrentarse a la realidad reconocibles en cualquier cultura.

Los terroristas de ISIS son como Don Quijote, continúa Albara, a quien se le nota una predilección por Sancho Panza. Rehuyen la realidad para convertirse en héroes. En falsos héroes que se engañan y, lo que es peor, engañan a otros. Nadie debería dejar que un solo rasgo de su identidad predomine de forma exagerada sobre los otros, continúa. Entonces cita al escritor Amin Maalouf, libanés emigrado a Francia tras la guerra. Un periodista le preguntó qué parte predominaba en él, ¿la francesa o la libanesa? El novelista respondió que era absurdo elegir, que era ambas cosas, que la identidad es algo individual, no grupal. Nadie debe elegir bando para asimilarse a un colectivo.

Cada persona es lo que es. Mestizos. Encajarnos en una definición es reducirnos. Aquellos que sienten que su identidad se define principalmente por un rasgo grupal (religión, patria, género, ideología, raza…) acaban convertidos en fanáticos ciegos ante los matices de la realidad. En héroes absurdos que se sienten atacados por los que piensan diferente.Tal vez es lo que necesita mucha gente, pienso aunque no se lo digo. Engañarse para sentirse héroes defensores de algo en sus vidas insulsas: defender su patria con banderitas, su religión ante las herejías del mundo moderno, su género por encima de todas las cosas, su civilización frente a los salvajes, su ideología frente a los enemigos… Héroes absurdos como Don Quijote, dando sentido a sus pobres vidas.

Me gusta escuchar a Albara. El idealismo que ve en Don Quijote es muy diferente al que ven los rusos, que se apiadan del falso caballero andante. Él, pragmático y buscador de la verdad, cree que el autoengaño y el idealismo excesivo acaba produciendo monstruos. Y yo pienso en estos últimos años: en la cantidad de engendros agresivos e intolerantes que las identidades monocromas están generando a nuestro alrededor. Los podemos ver en la tele y en nuestro patio de vecinos. Los podemos ver incluso en los grupos de Whatsapp. Qué digo: principalmente en los grupos de Whatsapp...

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email