X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

reunión de sanidad con la asociación

Los radiólogos perciben que la Conselleria no tiene prisa en recuperar las resonancias

4/02/2016 - 

VALENCIA. La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, se comprometía en el traspaso de cartera a rescindir "todos los conciertos posibles". Ahora, siete meses después, y tras varias reuniones con la Sociedad de Radiología de la Comunitat Valenciana (SRCV), estos profesionales perciben que la Conselleria no tiene tanta prisa por recuperar el concierto de las resonancias a pesar de enarbolar con fuerza esta bandera a principio de legislatura.

Fuentes de la SRCV insisten en la posibilidad de recuperar progresivamente el control de los equipos que ahora utilizan profesionales de la UTE Erescanner Salud, controlada por Eresa, por parte de los médicos públicos, aunque la maquinaria siga siendo privada. Sería optar por el modelo C, lo que no incumpliría ningún aspecto del contrato de la concesionaria, que finaliza en 2018, con el fin de que los profesionales públicos pudieran prescribir e interpretar las resonancias y ahorrar costes. 

Esto permitiría volver a integrar la resonancia en el servicio de radiología, garantizando, según aseguran, más calidad para el paciente ya que permitiría realizar una resonancia dentro de su contexto, en el de la enfermedad, y no simplemente ser una exploración más para el profesional que las hace. También implicaría que los médicos que trataran las resonancias estuvieran más especializados al estar integrados, por ejemplo, en el departamento de neurología o de mama. 

Uno de los principales problemas para volver integralmente al modelo C, como ya ocurre en el Peset o en San Juan, es la falta médicos públicos formados. Sin embargo, estas fuentes defienden que el realizarlo de forma progresiva, es decir, que por ejemplo un 10% de las resonancias las asuman médicos públicos como en Gandia, permitiría enseñar a los residentes y prepararlos para cuando se acabe el concierto e ir virando hacia el modelo C. Además, desde la asociación que agrupa a los radiólogos, se han comprometido a organizar charlas y seminarios  con el fin de crear cultura de la resonancia en la pública y formar. Todo esto permitiría reducir el índice de frecuentación, es decir, el número de exploraciones por cada mil habitantes, ya que en la Comunitat es el más alto de España. 

Actualización de las máquinas

En la última reunión, celebrada este martes, también manifestaron a la Conselleria la necesidad de comprobar la actualización de las máquinas para poder prestar el mejor servicio, ya que los inputs que les llegan es que no lo están a pesar de que el compromiso de actualización forma parte del contrato.

Fuentes de Sanidad explicaron a Valencia Plaza que la del martes fue una reunión de seguimiento sin especificar nada más. 

Los peores temores de los radiólogos es que la decisión se demore tanto que se llegue a 2018 sin el personal formado y se decida prorrogar el concierto. De hecho, insisten en que, por ejemplo, en La Fe, a pesar de que podría ya pasarse todas las resonancias al modelo C, se sigue en un 30%. 

Un informe de la Sindicatura de Comptes ya advertía del alto coste de esta concesión, que termina en 2018, y que el terminar con ella puede suponer un ahorro de hasta 17 millones de euros anuales.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email