GRUPO PLAZA

cambios de dirección, de manos...

Los teatros valencianos, en transición

7/12/2021 - 

VALÈNCIA. Las renovaciones de dirección o cambios de estructura en los centros culturales siempre son un dolor de cabeza para la administración pública, transiciones que no acaban de asentarse y que obligan a cambiar fórmulas cada cierto tiempo. Y, en este aspecto, el caso de los teatros públicos es paradigmático. Se podría decir que están en transición. O que siguen, ¿acaso alguna vez dejaron de estarlo? Son algunas de las principales salas públicas, dependientes de Ayuntamiento o Diputación, las que están ahora más pendientes que nunca de procesos que cambiarán su arquitectura interna, un cambio que se cocina a fuego lento y que se espera dé con la solución definitiva a la inestabilidad en su gestión. Ejemplo de ello es el Escalante. El proyecto de teatro infantil de la Diputación de València lleva años sin sede física, tras los problemas estructurales en la sala que hasta hace un lustro acogía su programación. Desde entonces, ha ido ‘de prestado’ por el resto de teatros de la ciudad, hasta ubicarse en su espacio definitivo, un final que se concretó hace apenas unas semanas y que se traduce en la construcción de una sede nueva que se ubicará en el entorno de la Avenida de las Cortes. 

Pero la sede es solo una parte de esa transición larga en la que también el proyecto artístico ha estado comprometido. Josep Policarpo, Gabi Ochoa o Marylène Albentosa se han encargado en los últimos años de la gestión del proyecto. Cada uno, eso sí, con un tipo de contrato distinto, así como su duración, un cambio constante de fórmula que advertía de la inestabilidad del proyecto, algo admitido por la propia administración, que llegó a reconocer su incapacidad para concretar un método de selección de dirección satisfactorio. Hasta este año. En septiembre el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicaba las bases para la provisión del puesto de coordinación artística de teatros, vinculada al Escalante, una plaza que será cubierta por el sistema de libre designación entre el funcionariado -exceptuando el sanitario- de toda la Administración Pública. Esto choca con los deseos iniciales de la diputada Glòria Tello, pues no será un proceso abierto a profesionales externo, aunque sí dotará de una estabilidad a una dirección que cambia de contrato cada varios meses.

El proceso sigue en marcha y se espera resolver en apenas unos meses, un proceso que en los últimos días desvelaba la composición de la comisión de la convocatoria para la selección de coordinador artístico. La comisión cuenta con algunas caras conocidas de la cultura de la administración provincial, aunque ciertamente sin representación del sector de las artes escénicas, con perfiles de centros dependientes de la Diputación como Rafa Company, director del Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM); Francesc Cabañes, Jefe de Sección de difusión cultural, didáctica y comunicación del Museu d’Etnologia, o Francesc Tamarit, director del Museu d’Etnologia. 

En el caso de los teatros municipales, también atraviesan un periodo de cambio hacia lo que parece será la solución definitiva a su inestabilidad, un nuevo cambio de fórmula -y no es la primera- que tampoco será tan sencilla de aplicar como en un primer momento parecía. La salida sorpresiva de Marta Banyuls al frente de La Mutant a principio de curso, cuando tenía la posibilidad de mantenerse en el puesto un año más, obligaba al Ayuntamiento de València a reaccionar rápido para no dejar a la sala, de nuevo, sin capitán. La concejalía de Acción Cultural, liderada por Maite Ibáñez, desveló entonces su as bajo la manga, un proyecto en el que ya estaban trabajando para cuando se agotaran los contratos de dirección de La Mutant y el Teatre el Musical (TEM) y que, con la salida de Banyuls, se aceleraba. En resumidas cuentas, se trata de crear una plaza nueva que formará parte del organigrama del Ayuntamiento y que dará a los teatros una dirección indefinida.

El proceso ya está en marcha y, de hecho, el presupuesto municipal de 2022 incluye la creación de las plazas estructurales de los teatros, con lo que las plazas de coordinación artística estarán incluidas en la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT). Teniendo en cuenta la complejidad del proceso, la idea inicial del consistorio era solventar estos meses sin dirección con una contratación temporal, sin embargo, parece que la cosa no va a ser tan sencilla como en un principio se planteaba. Según fuentes municipales, actualmente se está revisando la fórmula con Secretaria y Servicios Jurídicos pero, tal y como indican, no está claro que se pueda realizar esta contratación temporal. Y, ¿qué consecuencias tendría esto? Con la falta de dirección artística en La Mutant, que ya suma varios meses sin capitán, será el propio Servicio de Acción Cultural junto con el director del TEM, Juanma Artigot, que tendrá que duplicar sus funciones, quienes se encargarían de dar forma a las programaciones mientras la sala no tenga director. 

El Principal de Alicante, en standby

La última sesión del consejo de gobierno del Teatro Principal de Alicante se saldó con un duelo de ofertas y contraofertas entre la administración autonómica y la local con las que se instaban a vender su participación en el consejo de administración. Tras varias horas de reunión, en las que se fueron aprobando todos los puntos del orden del día, se produjo un cruce de comunicados que chocaban con el resultado de la cita. Y es que ahí primó la cordialidad y se aprobó saldar la deuda de casi un millón de euros e iniciar la rehabilitación del edificio. El déficit se aminorará con un aumento de las cuotas anuales de los participantes en la comunidad de bienes (donde figuran a partes iguales el Consistorio, la Generalitat Valenciana y el Banco Sabadell) y el proyecto de reforma se iniciará con el presupuesto de 2022. 

Hasta que todo ello suceda, la renovación de la dirección no será una prioridad. Así lo ha confirmado a este diario el edil de Cultura, Antonio Manresa, que pretende solventar primero los asuntos económicos antes de embarcarse en un concurso público (o designación nominal) para cubrir el cargo de director o directora de la entidad, que ahora está ejerciendo de forma provisional la subdirectora, María Dolores Padilla. Con todo, el concejal de Cultura ha manifestado la plena vigencia de su oferta a la Generalitat para adquirir sus participaciones en el consejo de administración y, además, insta al Consell a pagar cuanto antes su cuota anual, ya que todavía no le consta el pago de la misma y urge saldar esa deuda. Nada nuevo bajo el sol. Todo sigue en standby.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email