X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

empieza la oposición de cara a las elecciones 

Luis Santamaría sigue xino-xano ante la falta de candidato del PP en València ciudad

27/10/2018 - 

VALÈNCIA. El PP mantiene la incógnita acerca de la figura que encabezará la lista para el Ayuntamiento de València. Son varios los nombres que suenan, pero quien todavía ocupa la presidencia de la gestora en la capital del Túria es Luis Santamaría. La ausencia de un líder electo por la dirección regional y estatal le deja por el momento vía libre en la ciudad, donde ha realizado en los últimos tres años un trabajo de campo para recuperar el músculo de la formación.

Desde que asumiera su cargo a principios de 2016, la misión que se le encomendaba era clara, pero no por ello menos complicada: recuperar el tejido de la militancia, sumida en el desánimo por lo acontecido en los meses anteriores. En mayo de 2015, Rita Barberá había perdido la Alcaldía, y después salió a la luz el caso Taula, que afecta a nueve de los diez concejales populares en el consistorio.

Mermado o paralizado el adelgazamiento de sus filas, la acción a acometer entonces era reconstruir gran parte de un relato absolutamente eclipsado. Se hizo un estudio estratégico de la ciudad. Barrio por barrio, casi calle por calle. ¿Cómo va uno a dirigirse a un electorado si no conoce cómo es? En ese sentido, la gestora local analizó sociológicamente cada zona para concretar qué, cómo y dónde centrar sus esfuerzos.

Además del centro de la ciudad, donde Rita cosechó tradicionalmente muy buenos resultados, Santamaría admite que las opciones que tiene el PP "de volver a gobernar, pasan por sacar un buen resultado en los barrios periféricos". De hecho, han constatado que es allí donde han registrado un mayor incremento en los apoyos durante los últimos procesos electorales.

Se nombraron 85 delegados -uno por cada barrio-, convertidos en capilares de la gestora e interlocutores con los vecinos. Desde entonces, según apunta el presidente de la gestora, se han realizado numerosas visitas a cada uno de las zonas y se ha creado un "mapa de incumplimientos" del gobierno de Joan Ribó. 

Con las filas más prietas y con un discurso consolidado en el que gozarán de especial presencia ámbitos como la movilidad, ya ha llegado el momento y Santamaría pretende utilizar todo lo recabado hasta la fecha para poner a funcionar la maquinaria electoral con actos a lo largo y ancho del cap i casal. Y todo ello sin saber quién será finalmente el cabeza de lista para la ciudad, elección que se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para Pablo Casado e Isabel Bonig.

Se especulaba con que el agraciado sería anunciado durante la visita de Casado a la capital en septiembre. Sin embargo, no fue así. Más tarde, el vicesecretario de Organización del Partido Popular, Javier Maroto, tendría que salir para poner un límite: el 19 de enero. Pero mientras la incertidumbre sobrevuela este nombramiento, Santamaria ya ha cogido carrerilla y parece decidido a ocupar un espacio en el ámbito municipal protegido por el propio cargo que ostenta. Unos movimientos que sus rivales y detractores miran de reojo, dado que podrían suponer un factor clave en la elección final.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email