GRUPO PLAZA

tras tres espectáculos, la compañía de danza cierra ciclo con 'highlands'

Mal Pelo baila 'por última vez' con Bach

1/04/2022 - 

CASTELLÓ. Mal Pelo lleva desde el año pasado despidiéndose, en cierto modo, del genio de la música Bach. Y es que la compañía de danza, que ha dedicado hasta cuatro obras al compositor barroco, presentó en 2021 el último espectáculo que rendirá homenaje de manera directa a su figura. Es Highland la pieza que pone punto y final a un proyecto que se inició en 2004 con el solo de María Muñoz, posteriormente interpretado por Federica Porello, y que ahora ha conseguido plantar en el escenario a 16 artistas; ocho bailarines, cuatro cantantes y cuatro músicos de cuerda. Una representación en la que además, su música entrará en diálogo con la de Henry Purcell, György Kurtág, Ärvo Part, Benjamin Britten y Friedrich Händel, y donde la palabra irrumpirá en medio de la danza con textos de John Berger, Erri de Luca y Nick Cave.

El resultado de esta evolución podrá verse ahora entre Castelló y València. Y es que el Paranimf de la UJI acoge este viernes, a las 19:30 horas, la representación de la primera de sus creaciones, Bach; mientras que el Festival Dansa València subirá al escenario del Teatre Principal el 8 de abril, a las 21:00 horas, la última pieza de la tetralogía inspirada en su música, Highlands. Una "eclosión" del trabajo gestado y madurado en los espectáculos anteriores (Bach, On Goldberg Variations e Inventions) y en el que además de un viaje sonoro, se ofrecerá un viaje visual. 

Foto: Jordi Bover

Bach on the stage

Siempre ha servido la música de inspiración a la compañía catalana. Tanto que, según cuenta María Muñoz, las ganas de crear un espectáculo inspirado en la obra de Bach surgió tras uno de los calentamientos en los que ponían su música para calentar y meditar. Acostumbrados a escucharlo, llegó el día en el que la coreógrafa, junto a su compañero de batallas Pep Ramis, decidió darle al alemán un sitio propio en el escenario. 

"Fue complicado hacerlo porque la música es muy poderosa. Nos ha requerido un gran tiempo de estudio y de trabajo con los músicos, porque hacía falta comprender las composiciones para dotarles de alma. Ha sido un trenzado lento, pero muy satisfactorio. Los músicos se han entregado completamente. No venían a poner música al movimiento, sino a crear con nosotros", señala Muñoz, quien no duda en decir que "la música es el alma del espectáculo", aunque siempre se ha buscado generar unas piezas en las que "ni la danza dependía de la música, ni la música de la danza".

"Se han tendido puentes con otras disciplinas, porque además la compañía, con la que llevamos más de 30 años, abraza a profesionales de muchas disciplinas. Por eso, además de poner el foco en el movimiento del cuerpo, hemos dotado a los trabajos de bandas sonoras, creaciones originales, escenografías y textos. Hemos buscado crear un paralelismo entre nuestra manera de escribir con el cuerpo en el escenario y de escribir música", añade la bailarina, quien antes del espectáculo que ahora estrenan, pasó 15 años bailando sola las creaciones de Bach. No fue, de hecho, hasta 2016 que hizo un trabajo de transmisión a Federica Porello, intérprete italiana, para que cogiera su testigo e interpretará a Bach.

Un trabajo que, además, cambió el rumbo de la compañía. "A partir de aquí nos dimos cuenta de que queríamos compartir el estudio con otros bailarines". Así, en 2018 se presentó una reinterpretación del solo con música en directo en la Filarmónica de Paris, en colaboración con el Théâtre de la Ville de París, con Dan Tepfer. Desde entonces, la obra se ha representado más de 150 veces, no solo por España o Francia, también en Italia, Marruecos, Canadá o República Dominicana. "Es un espectáculo que crea un diálogo muy fuerte entre la música y la danza. Es una selección de preludios y alguna fuga de la obra El clavecín de bien templado, fundamental en el estudio de la música contrapuntística".

Por su parte, Highland visita diferentes momentos de la vida del compositor: los días de Weimar con su cantata 150, la muerte de su mujer Barbara en la Xacona o en Tombeau, dedicado a ella; su propio atardecer con la Fuga XIV del Arte de Fuga, inacabada, y con una nota en la partitura de su hijo Carl Philipp. Sobre el escenario, le da vida un cuarteto de cuerda formado por Joel Bardolet, violín; Jaume Guri, violín; Masha Titova, viola, y Daniel Claret, violoncel. Un cuarteto de voces con Quiteria Muñoz, soprano; David Sagastume, contratenor; Mario Corberán, tenor, y Giorgio Celenza, bajo. Mientras que la danza corre a cargo de Pep Ramis, María Muñoz, Federica Porello, Leo Castro, Zoltan Vakulya, Miquel Fiol, Enric Fàbregas, Ona Fusté. La dirección musical la marcan Quiteria Muñoz y Joel Bardolet.

"La música de Bach es extraordinaria por la cantidad de cualidades en sus ingredientes: la retórica, la artesanía, la inspiración, la fuerza dramática y también la belleza", mantienen desde Mal Pelo, quienes continuarán durante un tiempo con el proyecto en gira. 

Eso sí, ya preparan su próxima producción, Double Infinite, para estrenar el próximo año. Un trabajo más pequeño pensado "desde la fragilidad, la sencillez y el amor por la danza" y que estará interpretado por el dueto que desde 1989 forman María Muñoz y Pep Ramis. Esta vez, avanzan, construirán sobre sí mismos, sobre "el individuo, identidad, el grupo y los ámbitos. Y sobre el cuerpo, el gran revelador de las propias potencias". 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme