GRUPO PLAZA

el billete / OPINIÓN

Manolo Mata, el fuero y el huevo

El miércoles se debatía en las Corts un asunto crucial para el autogobierno de los valencianos, pero el síndic socialista optó por cambiar de tema y reventar el debate

17/04/2016 - 

Perdóname que insista sobre el derecho civil valenciano, pero en Valencia Plaza es un tema que nos preocupa y nos ocupa. Lo peor del debate de la Proposición No de Ley (PNL) de Compromís el miércoles en las Corts no fue la –una vez más– falta de unidad de los valencianos para pelear por un derecho, en este caso, el de mantener las mismas competencias para legislar en materia civil que otras seis comunidades autónomas.

Lo peor del debate tampoco fue el voto en contra Ciudadanos, partido que en el Ayuntamiento de Valencia se había abstenido y en otros ayuntamientos había votado a favor de mantener este derecho, evidenciando –una vez más– que el pretendido voto uniforme en toda España del partido de Rivera es un mantra sin fundamento estadístico. Al menos quedó claro, cuando consiguieron explicarse, que lo que quieren es una ley igual para todos los españoles, aunque está por ver que Rivera se atreva a pedir la eliminación del derecho civil propio en las otras seis comunidades. 

Lo peor tampoco fue la "abstención constructiva" de Podemos, bien argumentada desde el punto de vista jurídico por Fabiola Meco –tuvo su réplica de altura por parte de la popular María José Ferrer San Segundo–, pero que evidencia que también falta base estadística a ese mantra podemita que dice que la formación de Pablo Iglesias defiende el derecho a decidir de los pueblos que componen España. Los catalanes, aragoneses, baleares, vascos, navarros y gallegos tienen derecho a decidir sobre algo tan importante y cercano como sus normas civiles, sus fueros, pero los valencianos no, según Podemos. O sí, pero no ahora, sino cuando se reforme la Constitución vete a saber cuándo, según la diputada Meco. O lo que es lo mismo, os quitamos ahora esos derechos que los valencianos ejercéis desde 2008 pero os prometemos que el ministro de Plurinacionalidad que nombrará Iglesias os lo arreglará.

Lo peor de todo, por no alargar el preámbulo, fue que el portavoz del Grupo Socialista, Manolo Mata, aprovechó el debate sobre los límites de nuestro Estatut para abrir el melón de la ley valenciana de custodia compartida, un asunto de mucha menor importancia, aunque al abogado Mata y a sus clientes o clientas no se lo parezca. Se debatía la defensa del fuero pero Mata prefirió defender el huevo. Y reventó el debate.

El síndic socialista desvió así la ya escasa atención que la mayoría de medios de comunicación valencianos –nos sentimos un poco solos, luego vendrán los lamentos– prestan al asunto central: ¿Tenemos derecho a la "conservación, desarrollo y modificación del Derecho civil foral valenciano" o el artículo 49.1.2ª del Estatut aprobado por las Cortes españolas en 2006 es papel mojado?

Según el PPCV y Compromís, sí tenemos derecho; según Ciudadanos, no; según Podemos, no, salvo que lo que diga el Constitucional, y según el PSPV, sí pero no, porque lo que a su portavoz le gustaría es que el TC tumbase la ley de custodia compartida y, de paso, la de régimen económico matrimonial, que tampoco le gusta aunque en ambos casos las hayan aprobado los representantes de la mayoría de los valencianos. Como no puede convencer a la mayoría, a ver si desde Madrid se lo arreglan. Un fallo en contra se cargaría también la ley valenciana de uniones de hecho, lo que para Mata no será más que un daño colateral.

Eso es matar moscas a cañonazos, porque si el TC anula estas leyes, mermará la autonomía de los valencianos, que ya no estaremos a lo que digan nuestros representantes en las Corts sino a lo que dispongan los representantes de toda España en el Congreso. Eso no es un daño colateral, pero a Mata parece que le importa lo mismo que al otrora defensor de la causa González Pons, a quien ya me referí hace una semana. De hecho, el síndic socialista afirmó que votaba a favor de la PNL sólo por lealtad con el pacto de Gobierno.

En el fondo, muchos socialistas han deseado desde que las Corts aprobaron las primera leyes con su voto en contra que el Constitucional se cargase el fuero para conseguir ellos el huevo. Por ello, no dijeron ni pío cuando Zapatero recurrió las dos primeras leyes forales ni cuando Rajoy hizo lo propio con la tercera.

Todo apunta a una desfeta no comparable a la Batalla de Almansa como dicen en la Associació de Juristes Valencians, pero sí a la del Estatut de 1982 –cuando el Congreso nos bajó a la segunda división de las autonomías–, de la todos seremos responsables pero unos más que otros, sobre todo aquellos que confundieron el fuero con el huevo y no supieron o no quisieron proteger un derecho histórico para luego defender, aquí y no en Madrid, su legítima postura sobre la custodia compartida.

Como dijo en su brillante discurso Ferrer San Segundo, el problema no está sólo en Madrid, donde hay que convencer a Rajoy de que retire los recursos, el problema lo tenemos aquí, donde no somos capaces de ponemos de acuerdo para defender lo nuestro.  

Me llamo Juan Vicente y tengo déficit

"Pedimos que no se nos penalice por ser ortodoxos, una cosa es eso y otra cosa es ser tontos, éstas no son formas de tratar a una comunidad como la nuestra, exijo que rectifiquen, esto es un auténtico disparate". Estas palabras de diciembre de 2014, tras un Consejo de Política Fiscal y Financiera, son del presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, del Partido Popular, después de que el ministro Montoro decidiera poner un parche para ayudar a las comunidades autónomas que, como la valenciana, no podían cumplir los objetivos de déficit por culpa del modelo de financiación autonómica. Castilla y León sí cumplía. 

Herrera, que ahora no cumple a pesar de contar con una financiación que ya quisiéramos los valencianos, ha cambiado el discurso y pide árnica con el catálogo de frases que tanto hemos oído en Valencia: Ya no podemos hacer más ajustes, estamos tocando hueso, ir más allá afecta a los servicios públicos, el objetivo de déficit era insalvable, hay que cambiar el modelo de financiación autonómica... Hola, Juan Vicente, bienvenido, te queremos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email