Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 24 de octubre y se habla de carlos vidal-meliá pensiones pacto de toledo TOQUE DE QUEDA
GRUPO PLAZA

La empresa de ontinyent llega al sector de las alfombras

Mantas Mora, el textil valenciano que conquista Arabia Saudí 

29/12/2019 - 

VALÈNCIA. Mantas Mora, empresa líder en el sector de la producción textil de mantas en Ontinyent, ha decidido ampliar su producción y explorar nuevos ámbitos que llegan a la fabricación de otros productos, como las alfombras. Desde sus inicios en los años 60, la marca ha ido adaptándose a los nuevos escenarios con 1990 como fecha clave en sus historia, donde la compañía entró en quiebra.

Sus trabajadores actuaron en 1991 como salvavidas al comprar los activos y montar su propia sociedad y mantener la reconocida marca de textil. Los empleados contaron con la indemnización del cierre y el paro, con lo que recogieron alrededor de 2,5 millones de euros, con los que empezaron a contratar proveedores. “Los bancos nos ayudaron mucho, así como los clientes que teníamos en los países árabes, que nos proporcionaron ayudas con las que empezamos a financiarnos”, explica Samuel Gramaje, presidente de la compañía.

Mantas Mora es una Sociedad Anónima Laboral, donde el Consejo de Administración se elige democráticamente cada 5 años y está formado por 11 personas, la cual se diferencia de una cooperativa, donde cada persona tiene un voto, en que votan en función de las acciones que poseen. La empresa tomó medidas para redcucir el gasto y dimensión de la fábrica, que debía adaptarse a la nueva realidad.

Su producto estrella son las mantas aunque también comercializan colchas o sábanas que diseñan ellos mismo, aunque fabrican fuera, y venden tanto al mercado nacional como internacional. Gramaje explica que, en el proceso de modernización, fueron los primeros en incorporar la estampación digital en manta, lo que les dio flexibilidad respecto a la competencia.

Las mayores dificultades se encuentran al tener que luchar contra gigantes como los productos chinos, coreanos o de la India, que cuentan con bajos precios, lo que les da ventaja en la batalla. Esta barrera la saltan con una política de reforzar la marca mediante productos con valor añadido, así como siendo más activos a la hora de presentar colecciones durante todo el año y de adaptarse a las particularidades de cada mercado, porque exportan a 60 países diferentes, entre los que destacan el conjunto que abarca desde Marruecos a Bangladesh. “Tener tecnología innovadora te permite adaptarte y hacer cosas que otros no pueden”, expone. 

Gramaje afirma que están sobre los 11 millones de facturación, una cantidad que mejora la del año pasado y exportan el 80% de su producción con Arabi Saudí como mercado de referencia. “Estamos en vía de crecimiento otra vez después de los problemas que hemos tenido, por lo que la previsión es seguir creciendo”, establece el presidente.

Ahora, Mantas Mora llega a otros rincones de las casa. Entre sus proyectos, se encuentra el de profundizar en el área de salón. Quieren crecer en la oferta de mantas de sofá, al mismo tiempo que desarrollan una línea de alfombras con un diseño innovador para coordinar el salón, junto con las mantas y cojines. Además, Gramaje establece que se están introduciendo en el sector del mueble y decoración. “Los cambios en el mercado son tan rápidos que para un fabricante es difícil seguirlos, pero nos estamos adaptando”, afirma.

La ventaja de estar en Ontinyent, asegura, reside en que cuenta con una importante cultura del textil. “Una fábrica no puede estar aislada de determinados servicios, que den apoyo a la industria”, expresa el presidente. Su valor diferencial se esconde en el diseño y en la personalización, subraya.

“Las fábricas tienen problemas para encontrar los perfiles que hacen falta, razón por la cual estamos promocionando la industria textil, porque la gente joven no quiere trabajar en ella”, explica. Cada vez hay más tecnología y los ambientes de trabajo son más cómodos, establece.

El presidente destaca que su valor reside en la plantilla de 80 trabajadores, un capital humano que contribuye a mejorar la empresa al pensar en proyectos de futuro, pero sin olvidar sus orígenes. Su plan de futuro es seguir creciendo porque la compañía se creó para el bienestar del socio trabajador, asegura. “Toda empresa necesita generar dinero para seguir haciendo inversiones, pero lo principal para nosotros es proporcionar un trabajo en las mejores condiciones posibles”, expresa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email