X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el billete / OPINIÓN

Manual para indecisos del 28A

21/04/2019 - 

Dicen las encuestas que más de un tercio de los españoles y de los valencianos no sabe a qué partido votar el 28 de abril y no deben errar en ese dato, que por otra parte reduce la fiabilidad del resto del sondeo, a tenor de la gente que anda preguntando a familiares, amigos y hasta conocidos a quién votar. Puede que uno, por ser periodista –piensa la gente que lo tenemos más claro–, sea requerido con más frecuencia que otros para aconsejar. ¡Pero si no lo sé ni yo!

A todo el que pregunta le hago 'en voz alta' las reflexiones que vengo haciéndome en voz baja mientras pasan los días, los almuerzos con los candidatos autonómicos con las puntuaciones que les hemos dado –falta publicar el de Ximo Puig– y el repaso a los programas. Y a la espera de los debates en TVE –¿no va a dimitir la por otras cosas admirada Rosa María Mateo?–, Antena 3 y À Punt que pueden ser decisivos. Escribo para indecisos, absténganse convencidos, que intuyo que esto no les va a gustar. 

La primera pregunta es: ¿Tienes claro quién quieres que sea presidente del Gobierno y presidente/a de la Generalitat? Si lo sabes, votalo/a directamente. Esto es fácil, le pasa a la mayoría, a quienes tienen el voto decidido, pero a buena parte de ese tercio de indecisos lo que les pasa es que no lo tienen claro. En el peor de los casos, tienen claro que no les gusta ninguno de los partidos, este porque el candidato es antipático, el otro por quienes le acompañan en la lista, aquel por sus propuestas y el de más allá porque pactará con este, el otro o aquel. 

La pregunta que puede facilitar la decisión es: ¿Quieres que gobierne la izquierda o la derecha? Creen los expertos demoscópicos que la indecisión se mueve sobre todo dentro de cada bloque y no entre bloques. Y dar un consejo en este caso es más sencillo porque no hablamos de candidatos, listas o promesas, sino de mayorías y pactos. Aunque tampoco es lo mismo las elecciones generales que las autonómicas.

Elecciones generales

Si quieres que en España gobierne la derecha, vota al PP. Se lo digo a todos los conservadores indecisos y el argumento no es otro que la Ley d’Hondt. Esa ley premia a los más votados y castiga la fragmentación de partidos de la misma cuerda, que quedan debilitados frente al más votado. Esto es más apreciable en las provincias menos pobladas, como es el caso de Castellón. 

Es lo que se llama el voto útil. La irrupción de Vox lleva camino de causar en el PP de Pablo Casado la misma debacle que produjo en el PSOE la aparición de Podemos y la forma de evitarlo es no decantarse por Vox.

Si no quieres votar al PP porque no quieres otro Aznar en La Moncloa o porque es el partido más corrupto de Europa, tienes a Ciudadanos, que está más a la derecha que nunca. "Es que no me gusta Toni Cantó". A ver, Toni Cantó se presenta esta vez a presidente de la Generalitat, en las generales los candidatos valencianos no son muy conocidos y el cartel es Inés Arrimadas, que va para vicepresidenta. "Arrimadas sí que me gusta", responden, señal de que en eso han acertado los estrategas del partido naranja. 

Queden avisados, no obstante, los indecisos que voten a Cs de que Rivera puede acabar haciendo presidente a Sánchez tras haber prometido por activa y por pasiva que no lo hará. Por el bien de España. Ya lo hizo con Rajoy.

Candidatos al Congreso por Valencia, en el debate de la Ser. Foto: Cadena Ser

Aunque para apoyo a Sánchez, el que puedes darle si acabas votando a Vox, esa broma de mal gusto jaleada por nostálgicos de franquismo e indignados de todo pelaje, incluidos exvotantes de Podemos. Cuanto más crezca Vox, más distancia sacará el PSOE sobre el PP. La polémica de los debates televisados ha dejado claro que hay dos líderes políticos interesados en que Vox consiga muchos votos: uno es Santiago Abascal y el otro, Pedro Sánchez. Con eso está todo dicho.

Si quieres que gane la izquierda, el voto útil es el de Pedro Sánchez por las razones expuestas. Algunos sondeos le otorgan cerca de 140 votos y la posibilidad de gobernar con Pablo Iglesias –si hace falta, con los cinco o seis diputados del PNV "y me arreglas esto"– o con Ciudadanos. Sin los independentistas, que no es poco alivio.

En la Comunitat Valenciana hay, no obstante, otro voto al Congreso que debería ser considerado útil aunque en esta legislatura haya resultado inútil, que es el de Compromís. Joan Baldoví sueña con que se hagan realidad esas encuestas que sitúan la suma de PSOE y Podemos al borde de la mayoría absoluta, con la coalición valenciana como llave de gobierno sin necesidad de independentistas catalanes o del PNV. Ese voto, si lo supieran aprovechar como lo aprovecha el PNV, también sería muy útil para los valencianos.

Elecciones autonómicas

En las autonómicas la situación es algo más compleja. Para quien quiera que se repita el pacto de Botánico –eso sí, con Unides Podem en el Consell– y no sepa a qué partido apoyar, la papeleta rosa útil es la de Ximo Puig, que aparece muy destacado en las encuestas. Tan destacado va, que algún sondeo le da la posibilidad de gobernar con Ciudadanos en lugar de con Compromís y Unides Podem, y ahí es donde el votante de izquierdas indeciso se ve en un mar de dudas.

Candidatos a la Presidencia de la Generalitat, en el debate de TVE. Foto: RTVE

Si encima le haces saber que hay riesgo de que Unides Podem no alcance el 5%, la desazón es máxima, pues votar a Puig en lugar de a Martínez Dalmau puede ser perjudicial para el propio Puig si los unipodemitas se quedan sin representación en Les Corts. Las encuestas dan resultados tan dispares, que mi consejo es que miren un poco los programas en lugar de ir con la calculadora.

En el bloque de derechas, la situación es más parecida a la de las elecciones generales, con una Isabel Bonig –el voto útil– que necesita no perder demasiado apoyo para aguantar el tirón de Puig. Solo así conseguirá una suma a la andaluza con Cs y Vox. Ser un indeciso de derechas y votar a Vox es dar ventaja al PSOE, igual que en las generales.

Espero que estas reflexiones en voz alta ayuden al lector indeciso más que a mí, que sigo sumido en un mar de dudas. ¡Ah!, también está la opción del Partido Animalista Pacma, a quien la encuesta del CIS daba un posible escaño en el Congreso por Valencia. ¡Feliz semana de reflexión!

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email