X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

exposición

Marina Puche lleva su universo fallero a Estudio 64

7/05/2019 - 

VALÈNCIA. La creadora Marina Puche inaugura el próximo jueves 9 de mayo, a las 19:30 horas, Cuando la línea falla, una muestra ilustraciones en el entorno de la fiesta de las fallas, un proyecto que tomará la galería-librería Estudio 64 hasta el 5 de junio. Cuando la línea falla es una exposición de una selección de los dibujos originales realizados para el proceso de algunas de las siete fallas que ha diseñado y realizado Marina Puche, desde bocetos, dibujos previos, a ideas posteriores relacionadas con todas esas fallas que se le pasan por la cabeza. "Cuando la línea falla es un ejemplo de como la ilustración impregna cada parte de nuestra vida, en este caso nuestras fiestas, un ejemplo de como las fallas cambia y evolucionan", explican desde la galería.

Marina Puche, nieta del artista fallero Julián Puche, e hija del también artista fallero Pepe Puche, es licenciada en Bellas Artes. En su cuarto año de carrera obtuvo una beca Erasmus que la llevó a la universidad de arte y diseño Burg Giebichenstein en Halle, Alemania. Al finalizar la carrera  dedicó su tiempo a pintar sin parar grandes cuadros e investigar sobre rostros, realizando varias exposiciones, presentándome a concursos y pasando por varias maravillosas becas en diferentes lugares.

Al cabo de dos años decidió cambiar de aires y volver de  nuevo a Halle a desarrollar una beca Leonardo, beca la realizó en un taller de cerámica, decorando gran cantidad vajillas. Tuvo la suerte de que le dejaran libertad absoluta, así que comenzó a hacer ‘bichitos raros’ y dibujos que le salían de forma natural... Todo ello le abrió un mundo de posibilidades. Allí realizó también un postgrado de pintura y finalmente volvió a Valencia.

Se matriculó en el Master de Producción Artística y siguió pintando cuadros en el taller de su padre de la Ciudad Fallera, mientras su padre realizaba sus fallas ella pintaba feliz en ese entorno tan mágico.  Después Ceballos y Sanabria, amigos de la carrera, le propusieron hacer una colaboración: dibujar y pintar una falla y ellos la modelaban… y así entró en el mundo de las fallas dando vida a los ‘bichitos’ que hasta ahora sólo estaban en papel, el mundo de del que ya estaba enamorada viendo trabajar a su padre y viendo las fotos de su abuelo.

Desde entonces han sido seis fallas más y al mismo ha desarrollado una marca junto con su hermana Carmen, de ilustración y joyería llamada Manitas de Plata.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email