X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

estudio de la aseguradora aegon

Más de dos tercios de los valencianos cree que podrá jubilarse a los 65 años... o antes

25/10/2016 - 

VALENCIA (VP). Dos de cada tres valencianos tiene pensado jubilarse a los 65 años o antes, según el último Estudio de Preparación para la Jubilación 2016, realizado por Aegon en 15 países. En contraste con esta expectativa, según las conclusiones del Estudio, tan solo el 21% de los valencianos ahorra de forma habitual de cara a su jubilación, un porcentaje sensiblemente inferior a la media nacional (27%) y a la internacional, donde el 38% de los encuestados afirma ahorrar siempre para su retiro.  

La visión de los valencianos respecto a su jubilación sigue siendo optimista, a pesar de la falta de planificación: el 47% de los encuestados espera poder retirarse a los 65 años, mientras que el 22% piensa que podrá hacerlo incluso antes. Por su parte, un 22% cree que se jubilará en la franja comprendida entre los 66 y 69 años, y el 9% restante piensa que tendrá que posponer su jubilación a los 70 años o más. 

Los valencianos -según Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon España- tienen unas expectativas para su jubilación que no se corresponden con su nivel de ahorro. Esta falta de previsión puede provocar que, para mantener su nivel de vida habitual durante el retiro, los valencianos se vean obligados a trabajar más allá de la edad estipulada y no puedan disfrutar de un retiro tan tranquilo y cómodo como esperan”.  

El Estudio de Preparación para la Jubilación 2016 de Aegon analiza la actitud de los ciudadanos respecto al ahorro y los clasifica en diversas categorías según la periodicidad con la que ahorran: ahorradores habituales (aquellos que ahorran de forma continua para la jubilación), ahorradores ocasionales (lo hacen de forma esporádica), ahorradores aspiracionales (no ahorran para su jubilación pero tienen la intención de hacerlo) y no ahorradores (nunca han ahorrado ni tienen intención de hacerlo).

Atendiendo a esta clasificación, sólo el 21% de los valencianos -frente al 38% de la media internacional y del 27% de la media nacional- asegura ahorrar de forma habitual para su jubilación. Por su parte, un 23% de los valencianos reconoce que ahorra sólo de vez en cuando y un 27% afirma que en la actualidad no ahorra, aunque sí ha podido hacerlo en el pasado. Por último, un 27% se considera ahorrador aspiracional, mientras que el 2% restante reconoce no haber ahorrado nunca y no tener intención de hacerlo.

Por otra parte, cabe destacar que durante los cinco años en los que se ha llevado a cabo el Estudio, el porcentaje de ahorradores habituales en España se ha mantenido constante en la franja 26-28%, excepto en el año 2013 que bajó notablemente a un 19%.

Independientemente de esta clasificación, el Estudio también pone de manifiesto que los grupos más vulnerables a la hora de planificar su jubilación siguen siendo las mujeres, los trabajadores a tiempo parcial y, en general, los trabajadores con un nivel de ingresos bajo. 

Es alarmante que un porcentaje tan alto de españoles y, todavía más alto en el caso de los valencianos, reconozca no ahorrar nada o casi nada para su jubilación. En este sentido, es vital que los ahorradores aspiracionales cambien el chip e interpreten el ahorro como un hábito que incorporar a su rutina todos los meses”, comenta Jaime Kirkpatrick, CEO de Aegon España.  

España, uno de los países menos preparados para la jubilación

Otra de las principales conclusiones del Estudio es que España es uno de los países menos preparado para la jubilación. El informe de Aegon sitúa a España, junto a Japón y Hungría, como uno de los estados donde peor se está planificando esta etapa.

El Índice de Preparación para la Jubilación de Aegon (ARRI, por sus siglas en inglés) mide el nivel de preparación de la ciudadanía de cara a este período, en base a seis estándares: responsabilidad personal, grado de concienciación, conocimientos financieros, planificación de la jubilación, preparación financiera, sustitución de los ingresos.

De los 15 países analizados en el Estudio, España obtiene, en el índice ARRI, una puntuación de 5 sobre 10, situándose a la cola de los países analizados, cuya media se sitúa en los 5,8 puntos.

En los cinco años en los que se ha analizado el índice ARRI, la puntuación de España se ha mantenido en torno a los 5 puntos. 2016 ha igualado la puntuación obtenida en los años 2012 y 2014, descendiendo ligeramente en comparación a 2015 donde obtuvo un 5,1.

Los valencianos consideran que la pensión será su principal fuente de ingresos cuando se jubilen. En total, esperan que la pensión pública represente un 69% de sus ingresos, frente al 22% de sus ahorros e inversiones y el 9% de planes de pensiones de la empresa.

Además, sólo una quinta parte (20%) de los valencianos reconoce tener un 'plan alternativo' (ahorros, ayuda del cónyuge, pensión del gobierno o herencia) al que recurrir en el supuesto de que no puedan seguir trabajando antes de alcanzar su edad de jubilación.


Para Jaime Kirkpatrick, “respecto a la media internacional, sí es llamativa la poca diversificación de los españoles respecto a las fuentes de ingresos durante su jubilación. Está en nuestro tejado tratar de reducir nuestra dependencia del sistema público y apostar por fuentes alternativas con las que asegurar el bienestar y tranquilidad económica de nuestra jubilación. Aunque parece que las generaciones futuras van poco a poco interiorizando este hecho”.

La jubilación flexible y activa

La jubilación flexible comienza a posicionarse como una opción válida para los valencianos. El 50% de los encuestados asegura que dejará de trabajar inmediatamente una vez alcanzada la edad mínima para jubilarse, sin embargo, el 28% ya se plantea compatibilizar su pensión de jubilación con un trabajo a tiempo parcial.

Por último, un 12% de la muestra afirma que seguirá trabajando independientemente de que ya tenga edad para jubilarse, con un trabajo a tiempo completo, mientras el 10% restante no sabe cómo afrontará esta etapa. 

En la medida en que la esperanza de vida aumenta y seguimos disfrutando de una buena salud, es comprensible que visualicemos nuestra jubilación como una etapa más activa y que nos planteemos la posibilidad de combinar ocio y trabajo a tiempo parcial”, argumenta Jaime Kirkpatrick.

Las conclusiones de este Estudio están basadas en encuestas realizadas en 15 países, en los que se ha entrevistado a un total de 16.000 personas (14.400 en activo y 1.600 jubiladas), durante febrero de 2016.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email