Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

'seres fuera de campo'

Mery Sales explora el hilo que une a Zambrano, Arendt y Weil

4/07/2020 - 

VALÈNCIA. Es decisión de cada artista desvelar (o no) las referencias que han influido en su proceso creativo. Algunas personas tienen miedo de que la percepción sobre el grado de influencia de otros nombres ahogue su propia voz. En el caso de Mery Sales, ha sido exactamente al contrario y en la muestra que ayer presentó en la Fundación Chirivella Soriarno, Seres fuera de campo, se despliega una canto de amor al pensamiento en general y tres referentes de pensadoras contemporáneas (como son María Zambrano, Hannah Arendt y Simone Weil) en concreto. 

En la exposición, que ocupa las tres salas de muestras de la fundación, consiste en el viaje de Mery Sales, a través de su propia pintura, de asunción, comprensión y abstracción de ideas como la razón poética o la filosofía política, siempre bajo el paraguas de la tensión entre el bien y el mal. Se trata de una reflexión en voz baja, escondida en sus obras, que lejos de sugerir primeras lecturas, prefieren esconderse fuera del campo. Una de las primeras obras que se pueden ver, al empezar el recorrido, es el de un mono rojo -el color protagonista de esta muestra- colgado en una pared, sin cuerpo. Es la herramienta de trabajo sin la mediación que lo haga útil, un objeto que posibilita sin el cuerpo que active el proceso. A lo largo de este repaso a obras suyas hechas 'ad hoc' para esta muestra y otras de momentos diferentes de su carrera, que ha querido recuperar, se despliega una búsqueda por dar respuesta a sus preguntas a través de su proceso artístico. 

Y como las preguntas son plurales, las respuestas lo son más. No hay un dispositivo, un formato o un discurso sobre el que las obras giran sin cesiones. La exposición la forman retratos, paisajes, abstracciones, colores, figuras... Todas con una intención individual que dialogan con sus vecinas. "Cuando he querido hacer un retrato, no ha sido por lo que se suele hacer un retrato. Ningún formato cumple con lo que se supone que debería cumplir", ha explicado la artista.

Sus obras destejen ese hilo rojo enmarañado que es el pensamiento y la reflexión colectiva a través de estas tres referentes, a las que lejos de esconder, toma todo lo que puede de ellas. Tal es el grado, que incluso hay una vitrina donde poder consultar qué libros se han leído sobre ellas. A las obras le siguen una infinidad de citas de las tres, que acompañan la respuesta pictórica de Sales con la pregunta que le plantea la obra de Zambrano, Arendt y Weil.

Retomando el mono de trabajo que había al principio de la muestra. El final de este recorrido, que no deja de ser un repaso a las propias conclusiones de Mery Sales, la última serie que ha hecho viene precedida por otra en la que se muestra a ella misma con el mono puesto. Se trata de una mujer-elefante, ahogada con un cojín que le oprime. Al enfrentarse a un lienzo en blanco, la serie muestra como se quita el cojín, se coloca frente al cuadro, y desaparece. "No tengo un especial interés en aparecer, pero para entender lo que estaba sucediendo, entre ellas la opresión a la que me somete una sociedad patriarcal, tenía que pintarme a mí enfrentándome al lienzo. Así, doy paso a lo que importa, que es lo que llena el cuadro", ha relatado.

Este paso que da a las personas se concreta en una última serie, 48 parias conscientes, de los que ha completado 13 en el que personas conocidas posan delante de un lienzo. No están dentro del campo, aún son solo una posibilidad. Sus rostros revelan felicidad, crítica, autocrítica, melancolía... Los pensamientos que deja caer todo lo anterior se concreta en una decena de miradas. "Esta es mi nueva etapa", concluye Mery Sales para hablar de esta serie. Y parece que las referencias populares y cercanas se le han convertido en una manera de reposar todo aquel entusiasmo con el que Zambrano, Arendt y Weil hablaban de los colectivo. Seres fuera de campo, por la variedad de formatos, ideas y dispositivos, bien podría parecer una exposición colectiva, pero en realidad es ese hilo del pensamiento desenmarañado, el que une las ideas que se muestran a lo largo de estas tres salas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email