X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

políticos al habla / OPINIÓN

Metástasis Bannon

18/12/2018 - 

18-12-18. Hace unas semanas Macron reunía en París a los principales líderes del planeta para conmemorar el centenario del final de la Primera Guerra Mundial. París se convertía en un ideal de la paz. Sólo unos días después estaba sitiada. Miles de 'chalecos amarillos' levantaban barricadas en el mismo Arco de Triunfo, en el corazón de Europa, donde hacía sólo unas semanas…

Actualmente vemos cómo París, sábado tras sábado, se encuentra en llamas. Cómo los británicos negocian desesperadamente su salida de Europa, mientras zarandean a su primera ministra. Cómo Salvini concentra a decenas de miles de italianos a favor de la Liga en Roma. Vemos cómo Vox provoca un terremoto en España a través de las últimas elecciones en Andalucía. Es aquí cuando uno se para y se pregunta: ¿Qué está pasando en Europa?.

Este verano cayó en mis manos el último libro de Michel Wolff y allí encontré por primera vez el nombre de Steve Bannon. Cuenta Wolff que se trata de un asesor financiero que empezó dedicándose a algo parecido a la estafa del trilero. Sus primeros proyectos empresariales se cuentan por fracasos, especialmente el llamado 'programa Biosfera II' que fue financiado por el multimillonario del petróleo Edward Bass y que la revista Time situó “entre las cien peores ideas del siglo”.

Más tarde, Bannon consiguió que Bob Mercer, científico de los algoritmos aplicados a los mercados financieros, invirtiera en la creación de un movimiento político ultraliberal desde donde ofrecer financiación a otros grupos ultras norteamericanos. En su recorrido 'profesional' Bannon acaba tropezando en su camino con Donald Trump. Y así, en 2016, se convertía en el primer alto cargo de Trump en pisar la Casa Blanca. Estamos ante un personaje que se define a sí mismo como aquel que quiere siempre "anticiparse a los golpes de los demás, contratacar antes siquiera de haberse producido el ataque".

El dirigente de Vox Rafael Bardají junto a Steve Bannon. Foto: VOX

Bannon acabará peleado con Trump y saliendo por la puerta de atrás de la Casa Blanca. "Ha perdido la cabeza", llegó a decir el presidente norteamericano, aunque pocos días después se corregía elogiando a su ya exasesor. Lo cierto es que Bannon sigue a lo suyo: impulsando políticas y partidos de extrema derecha y ahora sabemos que ya ha desembarcado en Europa, y así, el exestratega de Trump se propone reunir a todos los populismos ultraconservadores del viejo continente y plantar batalla en las próximas elecciones europeas de mayo.

Como señala en un artículo publicado en La Repubblica la politóloga y periodista italiana Nadia Urbinati, para Bannon "la democracia es el síntoma de un mundo en descomposición y que ha escrito que a la tradición de la Revolución francesa se debe oponer la premoderna del mérito de los pocos… Animado por esta religión arcaica de la jerarquía, el poderoso lobista Bannon busca adeptos en todo el mundo. Esta es la ideología que promete ganar las elecciones europeas de 2019. Bannon expresa justamente el proyecto de llevar a los enemigos del europeísmo al gobierno de Bruselas. El plan ha sido articulado y pagado por los secuaces de Trump y su objetivo es liberarse de las condiciones que la UE impone al mercado. Los ideales se traducen en cash. Desquiciar a Europa supone abrir un rico mercado a los Estados Unidos. La Europa que le interesa a la administración norteamericana es una Europa hecha añicos y fácil tierra de conquista".

Y así empezaron a tejer la Europa que desean romper. Primero con el Brexit, como campo de pruebas del nuevo marketing electoral de las redes. Y así, de la mano de Cambridge Analytica, se pone en marcha y se prueba la más eficaz maquinaria de cultivo de datos personales al servicio de la política. Ahora con 'The Movement', un engendro creado por Michäel Modrikamen, líder del partido liberal-conservador de Bélgica que aspira a construir una alianza europea de extrema derecha, para lo que se está reuniendo con los diferentes líderes ultras europeos. Este club de los populistas tiene tras de sí al mismo Trump y como brazo ejecutor a Bannon. De hecho, además de Vox, La Liga de Matteo Salvini en Italia, al Frente Nacional francés de Marine Le Pen o al Partido por la Libertad del holandés Geert Wilders han sido asesorados por Bannon.

El líder del FPÖ holandés, Geert Wilders, y su homólogo de Vox, Santi Abascal. Foto: VOX

En un acto en Francia, Bannon aparece junto a Marine Le Pen, sus palabras no tienen desperdicio: ”Lucháis por vuestro país y os llaman racistas…Cada día que pasa, nosotros somos más fuertes y ellos más débiles. Dejadles que os llamen racistas, xenófobos o lo que quieran, y llevad esas palabras como una medalla”.

En anteriores artículos utilicé versos de Bertolt Brecht como un recurso a la movilización de los demócratas europeos frente a las estrategias de los algoritmos ultraconservadores. Es muy difícil no ver el paralelismo histórico y los riesgos que conlleva el auge de este populismo. Por eso se antoja una auténtica irresponsabilidad de los partidos de la derecha democrática española su coqueteo con Vox. Mientras los principales líderes conservadores europeos ponen un cordón sanitario alrededor de esta amenaza, aquí en España asistimos a una estrategia cortoplacista en la que todo vale con tal de alcanzar el poder.

Este domingo Andrea Rizzi, periodistapublicaba un análisis que titulaba -En busca de anclas en la deriva occidental- y del que quiero destacar: “Hay que hacer algo que haga sentir y pensar a las clases dominadas que las clases dominantes están reequilibrando el sistema en su favor. Las clases dominantes necesitan entender que esto no es perder algo. Es lanzar anclas en medio de una deriva que lleva a Occidente lejos de lo que ha sido en las últimas décadas. Hacia un lugar ignoto y no necesariamente mejor”.

Ojo, el riesgo de que la metástasis Bannon alcance a toda la derecha española es muy alto, y eso, queridos lectores, es malo, es muy malo para todos.

Alfred Boix es portavoz adjunto del PSPV en Les Corts

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email