GRUPO PLAZA

EL CUDOLET / OPINIÓN

Mira'm de ayudar en lo posible

3/04/2021 - 

Me cuesta lo indecible situar la mente en blanco. No me asusta la situación. No es nada nuevo. El noble ejercicio de la meditación no va conmigo. Me gustaría soltarme, no puedo. Recurro a los clásicos. Medicina alternativa. Se llama hiperactividad. Muchos la padecemos sin diagnóstico definido. El mío debe ser de grado alto. O eso creo. Soy uno de ellos. Un niño de la generación del Naranjito que sufrió la falta de compresión y de los medios de una España que acababa de legalizar al partido Comunista. Ir de ruta al psicólogo en los ochenta no estaba bien visto.

Con permiso de la buena pluma de Ana Mansergas, compañera y columnista del diassabte, esta semana viajo a pocos metros del Mercado de Algirós. A tiro de piedra se encuentra ubicada la Fundación Mira'm. Algo más que un centro. Un espacio de casi 1000 metros cuadrados preparado y adaptado para trabajar con niños y adolescentes que conviven con el  autismo. Ayer celebramos el día D en el calendario. No hace mucho, en un tiempo en el que todos estábamos confinados, tuvimos que diferenciar a los niños que lo sufrían en aquellos paseos de la ansiada libertad. Fue positivo, creo, para crear conciencia en la sociedad. Existen diferentes al resto, necesitan atención y medios.

Recalé en Mira'm gracias al gancho de Cristina Gallego. Fruto de mi hiperactividad no diagnosticada pero reconocida al cruzar el umbral, pregunté por Esther -la recepcionista, atónita-, acabé reculando, perdón, pregunté por Cris. La joven psicóloga me recibió en silencio dirigiéndome a un despacho por un laberinto de pasillos. Allí estaba esperándome Marisa Samblás. Tras los oportunos saludos y diversas presentaciones me hicieron ver de primera mano el trabajo que realizan cada día.

A los pocos minutos apareció tras la puerta Ricardo, un chaval muy majo de 24 años de edad. El chico, en un principio, ayudado por un tira de contar y apoyado por Emilia, su terapeuta, se mostraba tímido. Después fue todo rodado. Inicié una amena conversación sobre gustos y actividades que practicaba. El fin de semana lo había pasado al aire libre disfrutando de un paseo en una barca tuneada por el Parque de Cabecera con tropezón incluido. El cine y la literatura también le apasionan. Me llevé una grata sorpresa con la soltura que salivaba el libro que había leído recientemente. O Tom & Jerry, la última película que había visionado en una sala de cine.

Con poco esfuerzo expresaba en qué medio venía al centro para tratar el autismo. En metro. Gocé mucho por el cariño que mostraban las tres personas trabajadoras del centro reunidas en torno a Ricardo. Finalizada la charla con el muchacho, Ricardo se marchó a su aula. Seguí interesándome por el funcionamiento orgánico de la Fundación. Marisa, la de los números, explicaba que todo pilotaba entorno a la Ley de Dependencia, más donaciones privadas y cuotas familiares. Una ley que no siendo resultona ¡funciona! Una enmienda que puso en marcha el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Una ley que en el futuro, y espero equivocarme, tendrá que dotarse de más recursos.

Mira'm además de contar en València con el centro especializado en el tratamiento de autismo, está presente en Gandía. Mira'm es una Fundación privada con servicios públicos. En estos momentos atiende a 250 familias y hay 40 de ellas que están en lista de espera. Tras terminar la tertulia con Marisa poniéndome al día, la buena de Cris preparó un recorrido por las instalaciones. El paseo fue placentero por el total de las salas operativas enfrentándome a los casi 42 profesionales que trabajan codo con codo con los chavales.

Una plantilla joven y preparada que realiza una labor social encomiable. La danza, la pintura, el deporte y, sobretodo, las habilidades sociales, son el pan de cada día de estos maestros de la ayuda terapéutica, la cooperación y el trabajo social. Pero de todo este paseo por la ciudad saqué una conclusión: Las necesidades son infinitas, los recursos son limitados. Gracias al trabajo del equipo de Mira'm los valencianos podemos hoy sentirnos más orgullosos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email