GRUPO PLAZA

CÓMO CONVERTIR LA AFICIÓN POR UN postre en una cafetería

Los milenarios 'mochis' japoneses ya tienen su templo en València: abre Mochisan

2/05/2021 - 

VALÈNCIA. Contra todo pronóstico, los mochis se han convertido en uno de los postres japoneses más populares de los últimos tiempos. Desbancando al conocido dorayaki de Doraemon, hasta los grandes de la distribución han sacado su propia versión de esta receta que en Japón elaboran desde hace más de 1.000 años.

Sin embargo, aunque la fórmula congelada se ha convertido en la más popular en occidente, lo cierto es que el reconocido postre confeccionado con masa de harina de arroz glutinoso y relleno con múltiples sabores es más habitual consumirlo en su formato artesanal en tierras niponas. Sin embargo, no es tan fácil hacerse en València con un daifuku mochi casero pero, ahora, la ciudad ya tiene su propio templo.

"La idea de Mochisan nació en cuarentena. Pasé a estar en ERTE y me entró mucho miedo por quedarme sin trabajo y no volver a encontrar algo me gustara. Empecé a pensar qué podía ofrecer y que estuviera relacionado con la comida japonesa", explica Andrea Valls, creadora de Mochisan, una marca de mochis que ahora le ha llevado a poner en marcha una cafetería en València -en la calle Martí L'Humà- con este dulce japonés como su producto estrella. 

Esta joven de la Vall d'Albaida, con 14 años de estudios en violonchelo, decidió cambiar el arco por la cocina japonesa, y optó por centrar su idea en los mochis, un producto que ya preparaba para amigos y familia y que causaba sorpresa por no ser algo habitual. "En España normalmente los consumimos congelados, pero la masa congelada, para mí, pierde todo su encanto al no apreciarse la textura", señala. 

Aunque finalmente volvieron al trabajo, decidió empezar a comercializar sus elaboraciones y aprovechar el recetario que había elaborado durante la cuarentena. "Para mi sorpresa se vendía, la gente repetía y me daba mucha satisfacción dar a conocer un dulce japonés", reconoce. Fue entonces cuando llegó la propuesta de poner en marcha una tienda de mochis que ha terminado por ser una cafetería con take away.

Nueve sabores de 'mochis' y mucho más

La pasión de Andrea por la comida japonesa llegó a través del manga y el anime, de ahí que en la propia cafetería tengan una colección para amenizar la estancia de sus clientes. "Empecé a probar la cocina japonesa, sobre todo el ramen y la cocina tradicional, y me encantó", reconoce. "Me propusieron poner en marcha una tienda, pero a mí me gusta el trato con la gente".

En Mochisan ofrecen nueve sabores de mochis como cheesecake, Oreo, pistacho o yuzu, aunque el más tradicional, relleno de anko (pasta de judía roja) lo dejan para los encargos. "Ese sabor más japonés aquí choca, por eso tenemos también sabores occidentalizados", explica. A este dulce suman otros como las tartaletas de yuzu, croissants rellenos de pistacho o galletas de té matcha con nueces. Todo ello aderezado con refrescos japoneses como el Ramune, café de la empresa de L' Alcudia Café Barsel y té de La Petite Planèthé.

Para Andrea, el mochi se podría comparar por fuera con una golosina por su masa elástica de arroz glutinoso, aunque señala que es más suave. "El relleno da mucho juego y por eso hago mi versión de los mochis con sabores occidentalizados en algún caso, como el de Oreo, pero hay mil maneras de hacerlos", señala. Desde Mochisan también atienden pedidos por Instagram y WhatsApp para take away, que se pueden recoger en la cafetería. Itadakimasu.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email