X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

12,90

Namwan, el inesperado respiro thai de Valencia

Por | 27/05/2016 | 4 min, 3 seg

VALENCIA. Hay restaurantes a los que su entorno les juega una mala pasada. Al menos, hasta que son descubiertos. Entonces, a veces, sucede justo lo contrario. La calle Serpis, en su interrlación con la Plaça Xúquer y lo que para los universitarios supone, es un ejemplo de pequeños lapsus entre las opciones eminentemente low cost y este tipo de sorpresas. Y la de Namwan es una de ellas.

El proyecto de Bee, una tailandesa cuyo verdadero nombre [entre risas] prefiere no dedicarse a deletrear, es la consolidación de una vida dedicada con pasión a la cocina. No era su oficio, admite, "pero siempre he cocinado. Desde pequeña, con pasión. Y me encanta". Lo vive en casa y, de hecho, es su marido valenciano la causa esencial por la que, desde hace unos pocos años, reside aquí.

Antes incluso de 'tomarse en serio', enseñó a algunas personas las intensas experiencias en boca de la comida thai. Habitual sobre todo en países que han tenido vínculos de colonización e inmigración con el sudeste asiático (como podría ser Reino Unido), la comida tailandesa es puro disfrute. De agrios, dulces y picantes, junto a la mexicana, la marroquí o la más consolidada japonesa, es una de las que mayor penetración aparenta tener en Valencia para los próximos años.

Para Bee, lo que se inició como un proyecto casi pop-up, con sus primeras arrancadas en un food truck (ahora revendido para encontrar otro vehículo mejor y, sobre todo, por la apertura del restaurante) ha acabado derivando en Namwan Thai Food. De reciente apertura en su sede física, el restaurante de cocina tailandesa no se permite concesiones en su materia prima: "la diferencia de precio entre productos congelados o preparados y los frescos no merece la pena como para condicionar nuestra comida", resume de una manera muy práctica la chef.

Buena parte de las esencias de su cocina llegan a través de los importadores habituales de restaurantes thai y asiáticos, con los que ya trabajan con normalidad. El restaurante, que tiene la virtud de estar en una calle con tanto tránsito, también parece haberse adecuado al bolsillo de sus más frecuentes visitantes. Eso sí, en apenas unas semanas, las opciones de carta y los fines de semana han permitido que Bee explore mucho más en el recetario de posibilidades thai.

Qué comer

Aunque recomendemos encarecidamente el Pad Thai, nos encantó el sabor de su curry rojo (Phaneng Kung)

Sin embargo, como nos proponemos en esta sección cada semana, nos ceñimos a los 12,90 euros de marras. Salimos a la calle (en concreto, a la Calle Serpis, 24) y nos acomodamos al menú. Una vez más, nos quedamos muy por debajo de nuestro límite, en 8,50 euros y pasamos a la elección entre platos de Guía Hedonista.

Aunque las brochetas (Kai Satee) de pollo con crema thai de cacahuete (el cacahuete es un habitual -quizá demasiado- del restaurante) están deliciosas, en esta ruta optamos por los rollitos de verduras al estilo thai. Es posible que la 'cocina china' a la que se nos ha acostumbrado en España durante las dos últimas décadas haya baqueteado las posibilidades del rollito y, precisamente este Poh Piah es una magnífica oportunidad para redimir la percepción.

Con lo que cabe menos duda es con el segundo porque, aunque para los amantes del curry su amarillo Kang Kari Kai cabe probarlo, lo cierto es que la bandera y carta de presentación de Namwan es el Pad Thai. Tallarines de arroz salteados con verduras, tofu, brotes de soja, huevo, cacahuete picado y ¡la auténtica salsa thai de Bee! Sin salirnos del presupuesto, por tan solo un euro más, se le puede añadir gamba que como es fresca pasamos a recomendar encarecidamente.

Aunque la oferta para el postre (incluido, como la bebida) puede cambiar, si está entre las opciones la Shankaya, hay que elegirla sin dudar. No es otra cosa que un flan de coco bañado en helado al estilo thai. Must total.

El menú degustación cuesta tan solo 14,95 euros y aunque es tanto o más recomendable, preferimos permanecer fieles a nuestros 12,90 y disfrutar de uno de los mejores Pad Thai de la ciudad. Si la tarde lo permite, disfrutando la intensidad de los sabores propuestos con una Shingha, la cerveza tailandesa más extendida. La cerveza ayuda a potenciar su gama de picantes, aunque en la cocina de Bee el equilibrio de estas intensidades es uno de sus mayores logros.

FICHA TÉNICA

Nombre: Namwan Thai Food
Zona: Plaça Xúquer-Universitats
Teléfono de reservas: 615 859 630
Precio: 8,50 menú de mediodía
Dónde está: Carrer del Serpis, 24
Más información: Facebook 


Comenta este artículo en
next