Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El presidente del puerto subraya el gesto de "generosidad"

Noatum y MSC ponen fin a casi dos años de enfrentamiento en el Puerto

20/02/2016 - 

VALENCIA. Noatum y MSC sellan la paz tras en el Puerto de Valencia. Ambas compañías, que operan dos de las tres principales terminales de contenedores del recinto valenciano, han estado enfrentadas durante meses a raíz que la autorización que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) le otorgó a MSC para operar buques que no fueran de su propia naviera. Noatum presentó una queja al Puerto y posteriormente planteó un contencioso en el TSJ al entender que esa medida perjudicaba sus intereses. Ahora anuncia que desiste.

La decisión de Noatum, anunciada este viernes por el presidente del Puerto de Valencia, Aurelio Martínez, fue acogida como una gran noticia para los intereses de la comunidad portuaria. El enfrentamiento entre estos dos gigantes del comercio marítimo ha provocado efectos colaterales indeseados en el normal funcionamiento del Puerto.

El principal ha sido la influencia sobre las negociaciones para renovar el convenio colectivo de los estibadores, un proceso que comenzó a mediados de 2014 y que aún hoy sigue sin cerrarse. En opinión de Martínez, la decisión supone un "gesto de generosidad y un paso adelante" por parte de Noatum.

Tanto la propia APV como el comité de empresa de Sevasa -la sociedad a la que pertenecen los estibadores- interpretan que el enfrentamiento entre MSC y Noatum ha provocado una falta de unidad de criterio en el frente empresarial que en muchos momentos de la negociación ha actuado como un freno para alcanzar un acuerdo.

La APV permite a MSC operar en su terminal privada a buques de otras navieras si tiene el control operativo

Los roces entre las dos empresas vienen de lejos y se han dado en diversos frentes. La mayor brecha se abrió hace casi dos años a raíz de una decisión adoptada por el consejo aún presidido por Rafael Aznar. La APV, a petición de MSC, reinterpretó una de las cláusulas de su concesión para permitirle operar en su terminal privada a buques de otras navieras, algo que no podía hacer hasta entonces.

La única condición que impuso el Puerto a MSC fue la de acreditar el "control operativo" de esos buques. La razón que justificaba esa medida era el importante cambio que estaba a punto de producirse en el comercio marítimo mundial. Maersk, CMA-CGM y MSC habían anunciado su intención de sellar una alianza para compartir megabuques de 18.000 TEU.

Con el cambio, MSC se aseguraba poder recibir en su terminal del Puerto de Valencia a esos barcos. Finalmente la alianza, conocida como P3, se vio frustrada por el veto de las autoridades chinas.

Noatum y TCV, operador de la tercera gran terminal de mercancías del Puerto, presentaron una queja contra la APV por lo que entendieron como un trato de favor del recinto a MSC. Posteriormente, en mayo de 2014, Noatum fue un paso más allá y llevó el conflicto al TSJ al impugnar los acuerdos del consejo en el que la APV dio luz verde a las nuevas condiciones para MSC.

Desde entonces, los roces entre Noatum, controlada por JP Morgan, y la dirección del Puerto han sido recurrentes. Desde la disparidad de criterios sobre la estrategia a seguir en la negociación con los sindicatos para rebajar los costes de la estiba, hasta discrepancias relacionadas con el criterio a la hora de realizar las inversiones.

Sirve como muestra el recurso que Noatum Container Terminal presentó ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales contra el pliego publicado por la APV para ampliar la terminal privada de MSC, con un presupuesto de 12,26 millones de euros.

El argumento para recurrir fue un supuesto defecto de forma. Noatum, titular de una de las terminales públicas del Puerto, cuestionó la adjudicación por ser una inversión pública que supuestamente beneficiaba al operador de una terminal privada. El recurso, no obstante, fue desestimado.

Espacio para Ford

Por otro lado, el consejo de la APV aprobó este viernes otorgar una concesión de 50.000 metros cuadrados a Ford España en el dique del Este. Esta concesión se suma a otra, que se encuentra en trámites, de una 100.000 metros cuadrados más en el muelle de la Xità, que la empresa solicitó el pasado enero.

Las ampliaciones se deben a la intención de Ford de establecer en el puerto de Valencia un "hub logístico" al que llegarán las importaciones de vehículos de la marca estadounidense para toda España, según explicó Aurelio Martínez. "Hasta ahora, Ford solo utilizaba el puerto para exportar, pero ahora también lo quiere utilizar para las importaciones", dijo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email