Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

lanzado el pasado 29 de julio

Menerva entra en el laboratorio con su primer EP 'Bon viatge'

La banda valenciana experimenta a modo de iniciación con géneros como el funk, la música disco, el reggae y el jazz, entre otros

20/08/2020 - 

VALÈNCIA. Las bandas recién salidas del horno suelen tener algo de lo que carecen las más experimentadas. Al igual que Monet no se inició pintando impresionismo, ni García Márquez escribiendo realismo mágico, los grupos de música empiezan siendo muy volubles y versátiles a la hora de confeccionar sus canciones. Y en la música esto puede llegar a permitir mayor libertad que en otros ámbitos, pues los artistas pueden no solo incorporar un estilo en cada canción, sino también revolverlos todos dentro de una misma melodía. Es esa fase experimental la que permite que después pasen de nivel y, poco a poco, se especialicen en un género concreto.

En el inicio de todo esto se encuentra Menerva. Es muy difícil etiquetar a esta nueva banda en un estilo musical preciso. Las cinco canciones que componen su primer EP Bon viatge, tontean con géneros como el funk, la música disco, el jazz, el reggae, el soul e incluso, en cierta medida, el post-punk. La banda inició sus pasos a finales de 2018, y desde ese momento lleva experimentando en diferentes corrientes musicales, con el fin de conocerse a sí misma y de formarse musicalmente, todo ello con un objetivo cuyos integrantes tienen muy claro: pasárselo bien. 

La banda está formada por un amplio grupo de veinteañeros: Toni Llorens pone la voz, Joan Llorca la guitarra, Ferran Llinares el bajo, Sergio Escoda la batería, Quico Vacalebri el trombón y Fran Cabrera y Jaume Galiana las trompetas. El considerable número de integrantes permite que las canciones estén plagadas de matices que, además, contrastan con radicales cambios de estilo en las melodías. 

De la música de banda al discofunk

Los integrantes de Menerva empezaron tocando sus instrumentos hace años. Toni Llorens cuenta a Culturplaza que la mayoría de componentes empezaron en la música de banda. "Llego un momento en que nos dimos cuenta de que aquello no era realmente lo nuestro". Aquel fue el detonante. A partir de ahí atravesaron un proceso de empape. Escuchaban funk, swing, reggae... Hasta la saciedad. "Queríamos empaparnos, así que nos pasamos meses escuchando esos estilos e introduciéndolos en nuestros ensayos. A día de hoy estamos muy contentos con el resultado de Bon viatge". 

Menerva

Por otro lado, el viaje al que hace mención el nombre del EP hace referencia al orden de las canciones, que contrastan por su intensidad. La primera canción, Disco ets tu, es la que mayor energía tiene de todas. "Con ese tema empieza el viaje como grupo. Invita a la emoción y la euforia. Al hacerla buscábamos sacarlo todo de dentro y añadirle un plus de ritmo", que queda patente por una instrumental que colinda entre la música disco y el funk

Las siguientes canciones bajan ligeramente el ritmo. En Joglar el tono es más suave hasta que las trompetas irrumpen alzando de nuevo el entusiasmo con melodías muy atrayentes. Poco a poco sigue descendiendo el tono hasta el susurro, cuando de pronto vuelve a lo más alto con un solo de un post-punk oscuro que contrasta con la armonía del principio. Las siguientes canciones, Mentre tu m'escoltes, Bon viatge y Capturem aquesta imatge, cierran el círculo. Toni Llorens explica que cada canción "es como una parada del viaje, desde la alegría del principio hasta la tranquilidad del final".

Y la pretensión de toda esta fase de experimentación (que dicho sea de paso, todavía no está conclusa) ha sido "ver dónde se encuentran más cómodos". La respuesta va en la línea del primer tema, Disco ets tu. "Creo que a partir de ahora nos vamos a mover más por el discofunk. Es donde más cómodos nos sentimos. La emoción que sentimos es mucho mayor". 

Una banda de reivindicaciones implícitas

Menerva, de la misma manera que busca pasárselo bien con sus canciones, no deja de lado la denuncia social. Y no lleva a cabo reivindicaciones directas, sino que sus canciones describen metáforas que esconden severas críticas al sistema político, a la monarquía o incluso al reggaeton

"Hemos buscado reivindicar aspectos sociales o políticos, siempre haciendo la inmersión en una historia. Queríamos ser muy implícitos", explica el cantante de la banda. De tal manera es así, que la canción Joglar cuenta la historia de un juglar de la Edad Media que toca el trombón para un rey. La letra reza: Pero ara ja no es esclau del rei, ja no çelebra cap belleça, ara imposa la llei. Según Llorens, "cuenta la historia de cómo el rey intenta obligar al juglar a que toque música clásica, pero él se niega. Es una metáfora sobre la imposición que todavía hoy existe de la Corona sobre la sociedad"

Por otro lado, en Capturem aquesta imatge, la banda cuenta la historia (en este caso basada en hechos reales) de un grupo de amigos que conversa en un bar mientras todos toman unas cervezas. "Los amigos hablan de la mierda de mundo en que vivimos. Es un collage de los diferentes aspectos sociales que se presentan, y anima a la lucha por los derechos de la gente". 

Menerva

En este sentido, llama la atención el contraste entre esa búsqueda de buen rollo y diversión en la música, con letras como esta, que denuncian aspectos de gran profundidad, y ponen sobre la mesa cierta desesperanza. Al respecto, Llorens explica que "una cosa no quita la otra". Según él, "podemos luchar y luchar por algo, pero al final el mundo es como es, y no podemos estar depresivos y amargados porque las cosas no sean como queramos". El letrista apunta que esa es precisamente la esencia del grupo: "Te cagas en el Rey por las noticias que acaban de salir sobre él, pero lo haces entre risas, con tus amigos y con una cerveza en la mano".

La banda también reivindica el uso del valenciano en la música. No lo hace con ningún tipo de agresividad, ni mucho menos. De hecho, el cantante es bastante claro en eso: "Es tanto por reivindicar el cuidado de la lengua como porque es nuestra lengua habitual, así que nos sentimos más cómodos así y nos es mucho más fácil a la hora de componer".

Recuperar la esencia ochentera

Que no traigo reggaeton, que els huitanta tornen a escena, reza una de las canciones de Bon viatge. Vivimos en un mundo en el que tanto trap como reggaeton copan buena parte de la industria musical dirigida a los jóvenes. En este sentido, las expectativas de Menerva van dirigidas a recuperar la esencia ochentera donde, como explica el cantante de la banda, "predominaba la electrónica, pero de forma muy distinta a la actual". Hace hincapié en que antes, musicalmente hablando, todo era mucho más puro. "No había retoques ni autotunes, ahora cualquiera que tenga un buen productor que le haga una buena base, puede llegar al éxito". Indica que el grupo busca "recuperar eso, aunque, al final, la última palabra la tiene la gente". 

Bon viatge ha sido producido por LR Studios, que lleva desde 2006 trabajando con todo tipo de grupos musicales. Según Llorens, "el estudio ha hecho un gran trabajo". Cuenta que "había una simpatía y personalidad increíbles a la hora de trabajar" y que, además, han encontrado el sonido que buscaban, pues el estudio dispone de "aparatos analógicos y micrófonos de los años 60, lo que otorga a la música un estilo muy vintage".

Todos los conciertos que Menerva tenía agendados han sido suspendidos, pero continúa componiendo. "Tenemos intención de sacar quizás otro EP en un tiempo, o singles sueltos. Seguimos componiendo y ensayando. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email