X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ley de acompañamiento a los presupuestos

Oltra retrasa hasta 2021 la renta de inclusión para trabajadores que no llegan al salario mínimo

15/11/2019 - 

VALÈNCIA. Los partidos que integran el Consell del Botànic II -PSPV, Compromís y Unides Podem- presentaron este jueves, a instancias de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que dirige Mónica Oltra, una enmienda a la Ley de la Renta Valenciana de Inclusión para retrasar un año más el pago de este complemento a los trabajadores que no lleguen al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). 

La norma aprobada en la legislatura pasada, considerada como el proyecto estrella del departamento de la vicepresidenta del Consell y que entró en vigor en abril de 2018, incluía un complemento para todas aquellas personas que estuvieran en situación de empleo pero no llegaran a cobrar un salario "suficiente para atender los gastos asociados a las necesidades básicas para el mantenimiento de una vida digna". El suplemento sería mayor o menor en función de cuántas personas convivieran en la unidad familiar. 

Así, los tramos fijados establecían que si el solicitante vivía solo, la Conselleria de Oltra podría complementar su sueldo para que el total de sus ingresos (la suma de su salario y el complemento de la renta de inclusión) alcanzaran hasta el 80% del SMI; si la unidad de convivencia la conformaran dos personas, la renta complementaria se incrementaría un poco más para que el total a percibir llegara al 88% del salario mínimo; si hubieran tres miembros, el 96%; cuatro, el 104%; cinco, 112%; y si hubiera más de seis personas en la familia, el sueldo del solicitante se complementaría con la renta hasta que los ingresos totales llegaran al 120% del SMI.

A modo de ejemplo, con el salario mínimo situado en 900 euros actualmente, una persona cuya nómina fuera de 400 euros y viviera sola podría llegar a cobrar hasta 320 euros de complemento por parte de la administración gracias a esta ley. Esto es porque el 80% del SMI, son 720 euros, que es el límite máximo que la Generalitat abonaría en este supuesto. En caso de convivir con otra persona, la Conselleria de Oltra llegaría a complementar hasta alcanzar el 88% del SMI -792 euros-, lo que supondría que este ciudadano recibiera 392 euros en concepto de "renta complementaria de ingresos del trabajo". 

Ahora bien, la ley original determinaba que este suplemento no comenzaría a abonarse a las personas solicitantes hasta dos años después de la entrada en vigor de la normativa. Esto es, a partir de abril de 2020. 

Un plazo que, ahora, será ampliado otro año más. Los grupos parlamentarios del Botànic II registraron este jueves a instancias del departamento de Oltra una enmienda a la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2020 para modificar la disposición final segunda de la Ley de la Renta Valenciana de Inclusión. 

En ella, PSPV, Compromís y Unides Podem determinan que las "previsiones relativas a la modalidad de renta complementaria de ingresos del trabajo tendrán efectos a los tres años de la entrada en vigor de la ley". Por lo que las personas que se encuentren en esta situación no podrán empezar a solicitar -ni cobrar- este complemento hasta abril de 2021. Un retraso que fuentes parlamentarias justifican en su viabilidad económica, dado el amplio espectro de personas a las que afecta el redactado. 

En este punto, conviene recordar que en el debate de esta ley en la legislatura pasada los socialistas mostraron sus dudas sobre el coste final de ejecución que tendría este apartado de la norma. No en vano, con el aumento del SMI a 900 euros que aprobó el Gobierno central el año pasado junto a Unidas Podemos, el número de personas a las que afectaba este artículo de la ley sería mucho mayor que cuando éste se hallaba en 735,9 euros. 

Una circunstancia que, entendían, podría comprometer en exceso el presupuesto de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. De momento, parte de este proyecto estrella quedará congelado hasta 2021, ya que los votos del Botànic II permitirán que salga adelante el cambio legal: socialistas, valencianistas y morados suman 52 escaños frente a los 47 que tiene el bloque de derechas en Les Corts Valencianes. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email