Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la opinión publicada

El rebrote ‘inesperado'

Ibamos a salir de ‘esa’ mejores, más fuertes y mejor preparados. Tras el confinamiento se anunciaron todas las medidas posibles para evitar una segunda oleada y salvar el turismo... pero el virus tenía sus propios planes

11/08/2020 - 

VALÈNCIA. La covid-19 golpeó en España con una dureza sin parangón con prácticamente ningún otro país del mundo. No solo por su extensión entre la población, sino sobre todo porque alcanzó con especial virulencia a los colectivos más vulnerables y porque las autoridades, sanitarias y políticas, no estaban en absoluto preparadas para afrontar la dimensión del brote de marzo-abril. La conjunción de ambos factores nos llevó a unos índices de contagios y, sobre todo de fallecidos, altísimos, y a una situación extrema en la que hubo que confinar a la población (a toda la población, con independencia de que viviesen en municipios grandes o pequeños, con elevada, escasa o nula incidencia del coronavirus) durante meses.

Todo esto ya lo sabemos, claro. Pero, por desgracia, parece que las autoridades no fueron capaces de extraer las conclusiones que se derivaban de la irrupción del virus: que es un virus muy contagioso, muy difícil de controlar y que es mucho mejor tratar de pararlo en su origen, cuando los contagios acaban de comenzar, que cuando ya se ha propagado. En términos económicos, sanitarios y sociales, así es: es mejor confinar a miles de personas que a millones de personas. Es mejor evitar que la gente se contagie que tratar médicamente a los contagiados. Y, obviamente, es mucho mejor parar una parte del país que todo el país, o casi todo.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Sin embargo, en España quedamos hasta cierto punto cegados por el éxito del confinamiento (si puede denominarse así a una medida excepcional e indiscriminada, como la que se tomó): la tasa diaria de contagiados, y después los hospitalizados y los fallecidos, bajó rápidamente. No tan rápido como había subido, desde luego; pero más rápido que en otros países de nuestro entorno, y en especial en Italia, el espejo en el que, inevitablemente, se ha mirado España durante la fase inicial de la pandemia. 

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

Pirotecnia en crisis

Pot començar la mascletà?

Por  - 

El parón global en los espectáculos de fuegos artificiales provocado por la pandemia amenaza con arrasar el know-how acumulado durante décadas en la pirotecnia valenciana, cada vez más débil pese a haber sido una referencia mundial en los ochenta

ya a la venta el número de noviembre

El Casal España Arena de València, portada de Plaza 

Por  - 

En 2023 abrirá sus puertas el nuevo estadio del Valencia Basquet, el Casal España Arena de València. Pero el sueño de Juan Roig es más que una cancha de baloncesto, será una referencia cultural para la ciudad. Además, hablamos de cómo la covid-19 a diezmado el sector pirotécnico, recuperamos la biografía del anarquista Orquín, entrevistamos a Valeria Vegas (guionista de 'Veneno') y mucho más

la opinión publicada

El virus que robó la Navidad

El problema no es ya un segundo confinamiento, sino si habremos aprendido algo, y no repitamos el error de pasar de medidas draconianas a una desescalada acelerada con el fin de salvar la temporada de ventas navideñas, celebrar las Fallas o cualquier otra ocurrencia

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email