Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Ideas que tratan de dar respuesta a retos como la sostenibilidad y eficiencia de la industria 

Oportunidades de negocio en el mundo de los superalimentos

16/11/2020 - 

VALÈNCIA. En el Departamento de Santander (Colombia) están preocupados porque uno de los símbolos culturales de su gastronomía, las hormigas culonas, parece que este año se niegan a abandonar el hormiguero. Una de las causas estaría en el cambio climático con una alarmante reducción en la población de las culonas, fuente protéica y huella de identidad de la población desde los tiempos de los indígenas.

No es la única cultura que incorpora insectos a su dieta. Aunque a algunos pueda parecerles repugnante, saltamontes, gusanos de seda, hormigas negras, moscas o grillos podrían integrarse en una dieta más sana que la que habitualmente consumimos, a la vez que se contribuye a la sostenibilidad del planeta y a erradicar el hambre en el mundo.

Trillions es una startup valenciana que se  propone revolucionar el mundo de la nutrición deportiva mediante el consumo de sus barritas y bolas protéicas elaboradas a base de harina de grillo y otros insectos. Fundada por Gabriel Vicedo Cornello y Albert Mas Gomis, argumentan que ya son más de 200 millones las personas en el mundo que consumen insectos en su dieta habitual y que más de la mitad del contenido de la harina de guillo es proteína.

Más allá de sus propiedades alimenticias, también hay que señalar la oportunidad de negocio que representa el uso de harina de insectos, un mercado que mueve al año 4 millones de toneladas con una facturación potencial de 5.000 millones de euros. Empresas como  BioFlyTech lo saben, por eso se han especializado en la cría artificial de moscas y otros insectos para obtener de ellos proteína animal de gran valor nutritivo y alta biodisponibilidad.  

Bioflytech es una startup enmarcada en biotech que nace del grupo de investigación ‘Bionomía, sistemática e investigación aplicada de insectos’ de la Universidad de Alicante, un proyecto liderado por el doctor Santos Rojo, CEO de la compañía. La empresa cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales procedentes del entorno de la investigación aplicada y de la industria agroalimentaria, donde se proponen aportar valor dentro de la economía circular. “En 2030, habrá 8’5 billones de personas en el mundo. Alimentarnos de forma nutritiva y sostenible con productos saludables y eficientes es una tarea importante para los países y compañías que cada vez cobra mayor relevancia”, sostienen.

Tanto Trillions como BioFlyTech han pasado por el Think tank KM Zero Food Innovation Hub, el ecosistema que quiere marcar el paso del futuro de la alimentación apoyando a startups que operan dentro de la cadena de valor. Raúl Martín, director del Hub, justifica la razón de ser de KM Zero argumentado la excesiva madurez del sector, poco proclive a introducir innovaciones.

Tendencias

Por falta de retos no es porque, como señala Martín, la industria de la alimentación debe reinventarse para ser más sostenible, eficiente, personalizable y, sobre todo, accesible a todo el mundo.

En cuanto a tendencias, además de la personalización y la referida en torno al aprovechamiento de los insectos, destaca también la recuperación de dietas y bebidas ancestrales fermentadas, como puede ser el caso de la Kumbucha, bebida legendaria con la que están triunfando startups como Komvida, o el kefir. Otras soluciones recurren a la naturaleza para hallar sus compontes. Todas ellas se posicionan dentro del concepto de los superalimentos y las superbebidas, muy arraigado ya en el mercado estadounidense y el anglosajón.

Aldous Bio se postula como fabricante de productos “ecológicos, honestos, coherentes y de máxima calidad”. La empresa, fundada por Antonio Pellón Huélamo, está acostumbrada a ocupar los primeros puestos de su categoría en las ventas de Amazon, del que son proveedores. La startup se emplaza en una pequeña localidad conquense, Almonacid del Marquesado, donde Antonio Pellón emplea ya a siete personas y tiene previsto ampliar la planta de producción con unas instalaciones de 1.500 m2. El objetivo es pasar de las 12 referencias que producen ahora a 80 en 2021. Entre sus productos más populares se hallan la espirulina ecológica, extracto de maca andina, Chlorella Ecológica Premium o miel ecológica con ajo negro, superlimentos que, según Pellón, mejoran la salud de las personas y la del planeta dado que también sus envases son reutilizables. La empresa cuenta con la certificación ecológica oficial, el sello de plastic free, todos sus productos son aptos para veganos y vegetarianos, orgánicos, no testados en animales y no modificados genéticamente.

En el nicho de las superbebidas

Ya en el terreno de las superbebidas, cabe citarse otra marca que aspira a convertirse en la bebida isotónica más consumida por los deportistas de todo tipo y en todo el mundo: Raw Superdrink. Creada por Rubén González, antiguo empleado en Monster Energy, define la suya como la primera bebida isotónica- que no hipertónica- 100% ecológica y con ingredientes totalmente bio, sin azúcar ni gas. 

Tras un año y medio de investigación hasta dar con la fórmula, Rubén González se animó a fundar la compañía, con sede en Gijón, en solitario, tras invertir todos los ahorros de que disponía para lanzar la marca. Actualmente, ya es bebida oficial de Movistar Team y cuenta, entre sus accionistas, algunos de la talla de Central Lechera Asturiana. Otra peculiaridad es que ha logrado ganarse la simpatía de inversores muy populares que, además de dinero, contribuyen a la prescripción de la marca. Entre otros, podemos citar a Aleix Espargaró, piloto de MotoGP, o el popular Youtube Willyrex.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email