X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el mercado castiga a la biotecnológica tras el anuncio de ampliación

Oryzon Genomics sufre la mayor caída en bolsa desde la ruptura con Roche

26/07/2019 - 

VALÈNCIA. A las siete y media de la mañana de ayer, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) informaba de un hecho relevante de Oryzon Genomics (ORY), que recogía el cierre de la suscripción de un aumento de capital por un importe de 20 millones de euros. Una operación realizada a través de un procedimiento de colocación privada dirigida a inversores cualificados, con un precio de 3 euros por acción frente a los 3,75 euros a los que había cerrado el día anterior. O lo que es lo mismo: un descuento del 20%.

Y fue precisamente tamaño descuento el que provocó un duro castigo a la cotizada fundada por Carlos Buesa y Tamara Maes ya desde el inicio de la jornada, que llevaron a ORY a tocar los 3,105 euros a primera hora traduciéndose en un desplome del 17,2%. Y, además, con fuerte presión del papel. Finalmente la biotecnológica aragonesa cerró en los 3,125 euros para dejarse en el camino un 16,67% -solo Duro Felguera lo hizo peor en el Mercado Continuo-, con un intercambio de acciones de 2,65 millones de acciones frente a una media diaria anual de cerca de 305.000 títulos, según los datos de Infobolsa. Nada más y nada menos que casi nueve veces más.

De este modo, ORY redujo su rentabilidad anual acumulada hasta el 44,34% y su capitalización bursátil hasta los 122,26 millones en la que fue su peor sesión bursátil desde la del 20 de julio de 2017, cuando se desplomó un 27,46% y acabó en los 2,105 euros. Tamaño batacazo se debió a la decisión del gigante farmacéutico suizo Roche de "discontinuar" el desarrollo de un fármaco para pacientes con leucemia aguda y tumores sólidos. 


Roche notificó entonces a Oryzon que, debido a una reprioritización estratégica de su portfolio, ha decidido discontinuar el desarrollo clínico del fármaco experimental ORY-1001 (RG6016), un inhibidor selectivo de la demetilasa específica de lisinas-1 (LSD1) en pacientes con leucemia aguda y tumores sólidos que se realizaba bajo los términos del acuerdo de licencia entre ambas compañías de fecha 1 de abril de 2014.

"Lamentamos esta decisión. Roche nos ha informado que la razón de su decisión no han sido datos negativos de la molécula, sino una reprioritización interna del pipeline de Roche. Desde Oryzon estamos convencidos que ORY-1001 tiene un gran potencial para el tratamiento de un amplio rango de tumores y la compañía está decidida a continuar su desarrollo", advertía entonces Carlos Buesa.

Potencial de subida

"Está claro que ha habido un gran descuento en la ampliación para dar entrada a grandes inversores en el capital de ORY, pero también hay que entender que se trata de una compañía que necesita dinero para seguir financiando sus investigaciones y desarrollar nuevos medicamentos", apuntaban desde una mesa de intermediación bursátil consultada por este diario. "ORY sigue teniendo potencial de subida y este duro castigo ha dejado a la vista un precio más atractivo para entrar", añadía.

Y es que Oryzon, tal y como informó por el pertinente hecho relevante a la CNMV, tiene previsto utilizar los ingresos netos obtenidos en el aumento de capital para financiar la investigación y desarrollo de sus programas clínicos, su capital circulante y para otros fines corporativos generales. Y de ahí esta colocación acelerada, cuyas nuevas acciones debutarán el próximo 30 de julio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email