Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de octubre y se habla de coronavirus AYUNTAMIENTO DE VALENCIA IBEX 35 BOLSA ESPAÑOLA
GRUPO PLAZA

Agilidad, disciplina y solidaridad, ejes de la estrategia de Amstel frente a la pandemia

6/08/2020 - 

VALÈNCIA. Poco antes de que se declarara el Estado de Alarma, en Heineken España y el resto de marcas que forman parte del grupo (Amstel, Cruzcampo y El Águila) se hicieron tres preguntas: ¿cómo proteger el bienestar de sus trabajadores?, ¿cómo mantener la producción? y ¿cómo ayudar al sector de la hostelería? «Había que adaptarse a una demanda variable y a la incertidumbre y hacerlo rápidamente. Además tuvimos que implantar medidas de seguridad para evitar contagios y proteger a nuestros empleados y todo ello manteniendo un nivel alto de servicio al cliente y de calidad», apunta Pablo Mazo, director de Relaciones Institucionales de Heineken España, quien destaca que la clave para conseguirlo ha estado en las personas. «Nuestros trabajadores se han implicado desde el principio y se han adaptado y han sido capaces de mantener la calma, hacer lo que tenían que hacer y seguir produciendo para hacer llegar nuestras marcas a los consumidores a través de los supermercados. Y además han sido solidarios, porque han donado cerca de 40.000 euros al Banco de Alimentos y un 40% de los empleados de los turnos de mañana y tarde participaron en una donación de sangre del Centro de Transfusiones de Valencia. Son nuestros héroes».

Una respuesta que venía respaldada por el apoyo de Heineken España a sus empleados antes incluso de la declaración de Estado de Alarma. «Ante la situación que venía, la compañía decidió que lo primero eran las personas. No hemos hecho ningún ERTE. Y hemos adaptado nuestro modelo de liderazgo cambiando el sistema por uno con más agilidad, disciplina y solidaridad. Y esa agilidad y disciplina nos sirvió para adoptar rápidamente 120 medidas de seguridad contra el covid-19 y proteger a nuestros empleados: mascarillas, distancia de seguridad, gel hidroalchólico, control de temperatura y saturación de oxígeno, ventilación, teletrabajo…», apunta Francisco Vidal, director de la fábrica de Heineken en Valencia, quien señala que, por lo que respecta a la solidaridad, además de las donaciones de los empleados, que la empresa ha respaldado, la compañía donó productos (de la línea 0,0) a diversos hospitales. 

Ese sistema también les ha permitido ser más flexibles. Algo fundamental, ante una demanda cambiante, para mantener la producción y el servicio al cliente. «Antes de la pandemia trabajábamos con planes de meses o semanas. Ahora el largo plazo son las semanas y el corto es el día a día, para poder responder a lo que pide el mercado, ya sea distribución u Horeca. Los planes de producción han tenido que ser más ágiles, ya que los plazos de respuesta ahora son menores. En este sentido, disponemos de un alto nivel de robotización y automatización que contribuye a ello», explica el director de la fábrica de Heineken en Valencia. También ha contribuido la buena comunicación con sus clientes y con los proveedores, «además, hay que destacar que el 96% de las materias primas que utilizamos son locales, por lo que no hemos tenido problemas de desabastecimientos ni de calidad». 

Así, realizando una adaptación «constante, a un modelo que nadie conoce y que nadie puede predecir cómo se va a comportar», tal y como destaca el director de Relaciones Institucionales de Heineken España, han estado trabajando durante estos meses «sin perder de vista que teníamos que seguir haciendo las mejores cervezas de la Comunitat Valenciana y llegar a tiempo, manteniendo un servicio al cliente impecable, con los formatos que nos piden nuestros consumidores». Para ello han adaptado líneas de producción y han formado a su plantilla para que puedan trabajar en diversas líneas y así poder dar respuesta rápidamente. 

Campaña de Socialización Responsable

Pero además Heineken España se preguntó cómo podían ayudar a un sector, la hostelería, que supone gran parte de su facturación y que iba a atravesar un momento muy crítico. Según datos de Hostelería de España, casi el 20% de los negocios hosteleros no ha abierto sus puertas desde que terminara el Estado de Alarma, el 46% de los empresarios hosteleros cree que la recuperación de las cifras anteriores a la crisis no se producirá hasta 2022 y cerca de un 40% piensa que habrá que esperar más. Se estima que las pérdidas de empleo podría ser de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Todo dependerá de las medidas de reactivación, de cómo vaya la economía «y de cómo nos comportemos, tenemos que ser responsables», afirma Pablo Mazo.

Por ello Heineken, Amstel y Cruzcampo han puesto en marcha una campaña de Socialización Responsable, un decálogo de medidas con recomendaciones sobre cómo actuar a la hora de visitar bares y restaurantes, para que continúen recibiendo clientes y puedan garantizar su bienestar, evitando cualquier situación de riesgo que genere nuevos problemas. «Con ella tratamos de animar a salir y consumir en los bares, pero hacerlo de manera responsable, con la mascarilla y cumpliendo las medidas de seguridad. Porque es para bien de todos, cuanto más cumplamos las recomendaciones más ayudaremos a esa hostelería, a que venga turismo y a que la recuperación sea más rápida. Se trata de disfrutar con responsabilidad».

Éxito de la iniciativa Fuerza Bar

Una campaña que se une a las que han puesto en marcha durante el confinamiento. Agrupadas bajo la iniciativa Fuerza Bar, Heineken realizó diversas acciones dirigidas a apoyar a la hostelería. «El objetivo era ayudar en la parte de gestión, en la formación, el aprovisionamiento y el consumo y que así pudieran reactivar sus negocios cuando volvieran», comenta el director de Relaciones Institucionales de Heineken España. La primera de esas acciones fue una Guía de Recomendaciones online, donde se recogían todas las recomendaciones y normativas que iban surgiendo, «para que nuestros clientes supieran que estaba pasando y cómo actuar». 

La segunda acción fue la plataforma de formación online gratuita Aula Abierta, píldoras con profesionales de la compañía o externos que han tratado sobre la normativa que iba apareciendo y las medidas, recomendaciones de gestión de negocio, marketing, redes sociales…, aprovechando la experiencia y los módulos de la Escuela de Hostelería de Cruzcampo, y también había píldoras de gastronomía o de cómo gestionar la desescalada, entre otras, para ayudar a la hostelería a reactivar sus negocios.

A ello se unió la plataforma Fuerza Bar, un movimiento colaborativo al que pronto se unieron otras 20 marcas del sector de Alimentación y Bebidas. Juntas han mostrado su solidaridad con la hostelería española a través de la donación de más de 21,2 millones de productos para llenar los almacenes de bares y restaurantes de toda España, y facilitar el momento de la reapertura. Además se lanzó una plataforma dirigida a los consumidores para que compraran consumiciones durante el confinamiento con vistas a tomarlas cuando abriera el local que habían elegido.

De estos meses, tanto Francisco Vidal como Pablo Mazo se quedan con lo que han recibido, el compromiso de sus trabajadores, la satisfacción de sus clientes y el saber qué han podido responder sin que eso afecte a la calidad y al servicio. «Hemos crecido en valores y en trabajo en equipo, y esto vamos a mantenerlo».

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email