GRUPO PLAZA

GRAND PLACE / OPINIÓN

Piensa antes de compartir…

18/08/2020 - 

En el año del virus, el mundo se paró. Y él decidió bajarse. Fue poco después de la primera oleada. No quiso esperar a la segunda. No quiso esperar a ver desintegrarse todas las esperanzas en el crudo invierno. Y, mientras Él se convertía en una estrella fugaz, el mundo volvía a encerrarse en sí mismo, a encogerse atemorizado como un erizo que se protege de un enemigo desconocido, de un depredador, sabiendo o no que, con su defensa, ataca.

La vuelta fue lo peor. La incertidumbre y la soledad se habían cogido de la mano. Las dudas asaltaban a los líderes mundiales cuando los científicos decían y se desdecían, y no se ponían de acuerdo, y no llegaba el remedio pese a los miles de millones que se inyectaban en la búsqueda de una vacuna para la salvación de la humanidad. Paralelamente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconocía en aquel verano previo a la segunda oleada que el coronavirus no se transmitía por el aire. ”No es necesario utilizar mascarillas en los lugares públicos”, anunciaba, cuando medio mundo caminaba embozado.

"LAS TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN DIFUNDÍAN EXPLICACIONES INVEROSÍMILES SOBRE LOS ORÍGENES DEL VIRUS, CÓMO SE PODÍA CURAR Y QUIÉN ERA EL CULPABLE"

Era el tiempo de las vacunas. El Territorio-Europa estaba a punto de cerrar sus fronteras de nuevo, como si el virus conociera de fronteras, como si el Covid-19, que había llegado desde LaGranFábrica, se detuviera para enseñar el pasaporte… El Gobierno de la Unión fue tajante y se dirigió a los líderes nacionales para recordarles que el espacio Schengen era sagrado, para recordarles que no podían ir amenazando a sus vecinos… En su mano estaba la salvación. Y ésta era el arma con que amenazaba la Comisión a sus miembros-Nación. 

Desde el 4 de mayo del AñoZero, “la Comisión aumentó en 16.000 millones de euros, en el marco de la Respuesta mundial a la crisis del coronavirus, la acción en todo el mundo para un acceso universal a las pruebas, los tratamientos y las vacunas contra el coronavirus, y para la recuperación global”. Además, el Territorio-Europea había asegurado a todos los Estados miembros de la Unión la posibilidad de adquirir la vacuna, tras el acuerdo preliminar con las farmacéutica Johnson & Johnson y Sanofi-GSK. Una vez la vacuna demostrara que era segura y eficaz contra la covid-19, la Comisión compraría  400 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la Unión. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, declaró: “La vida de nuestros ciudadanos y nuestra economía necesitan una vacuna segura y eficaz contra el coronavirus”.

La carrera por la vacuna había despertado todo tipo de especulaciones. Desde la típica codicia de los Estados para hacerse con un número considerable de dosis que garantizara la salud de sus ciudadanos, hasta las teorías de la conspiración que le atribuían un microchip para controlar a la población o un contagio masivo. La pandemia de la covid-19 había desatado otro tipo de pandemia, la de la desinformación y los rumores. Por ello, la Comisión y la UNESCO se unieron en una campaña mundial junto a Twitter y el Congreso Judío Mundial contra las “fake news”. Las teorías de la conspiración difundían explicaciones inverosímiles sobre los orígenes del virus, cómo se podía curar y quién era el culpable, además de socavar la ciencia y la confianza en las instituciones. 

Bajo el hashtag #PiensaAntesDeCompartir, se animó a los ciudadanos a combatir estos rumores en redes sociales con materiales fácilmente accesibles, mediante el pensamiento crítico y la empatía. Estos materiales se basaban en el asesoramiento del profesor Michael Butter, autor de Guide to Conspiracy Theories, y de Stephan Lewandowsky y John Cook, autores del Conspiracy Theory Handbook. Incluían infografías, disponibles en árabe, chino, español, francés, inglés y ruso. Se podían encontrar en las plataformas de UNESCO MIL CLICKS y el sitio web de la Comisión Europea sobre la lucha contra la desinformación. Y de aquí nació este movimiento que también tuvo que pasar a la clandestinidad. El súmmum fue la teoría apocalíptica de que el 21 de diciembre del 2020 se produciría una alineación de planetas muy peligrosa que iba a extinguir la civilización… por sexta vez. 

- En verdad, iba a extinguirse la civilización tal como la conocemos… ¿Recuerdas Laura? Lo contaba la Tieta en la SIM que te dejó en herencia, antes de pasar al OtroLado con LosOtros. Tenemos que seguir el rastro que dejó Marc en el norte del Territorio-Europa. 

Laura escuchaba distraída recostada en la chaise-longue mientras libaba con una pajita multicolor, desde su mascarilla de última moda, el mojito que David le había preparado. Por fin podían reencontrarse de nuevo, esta vez en su habitáculo de la ZonaZero-BRX. La radiación del sol iluminaba un minúsculo espacio minimalista, decorado en blanco y negro, en el que sus habitantes ocasionales apenas dejaban rastro. El hilo musical reproducía el canto de los pájaros y el zumbido de los drones hacía evocar el de las abejas. Con todas las cautelas posibles para evitar el control del e-Health, habían preparado un encuentro en la tercera fase, sin hologramas de por medio, con el chip desactivado, off-line. Le hizo gracia que intentara seducirla con aquella bebida ya obsoleta, un clásico que se utilizaba 50 años atrás, en la civilización anterior al AñoZero, para intercambiar fluidos. Lo habían pensado mucho antes de compartirlo…

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme