Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la presidenta de la entidad, ante su renacimiento

Pilar Jurado: "Guirao nunca vino a ver lo que pasaba en la SGAE"

La soprano y presidenta de la entidad encara la crucial votación de este jueves con un optimismo desbordante

28/01/2020 - 

VALÈNCIA. La SGAE se enfrenta este jueves a un día histórico para su existencia. La entidad de derechos de autor votará, por tercera vez, la renovación de sus estatutos para adaptarse a las nuevas legislaciones promovidas por el Ministerio de Cultura y la Unión Europea. El pasado junio, en la segunda votación, el No ganó por un estrechísimo margen. Pilar Jurado ha decidido hacer un tour por cada una de las preasambleas territoriales que se han hecho previas a la de este jueves en Madrid, la última y definitiva. Se juegan la intervención del Ministerio de Cultura, una multa de la CISAC y el desprestigio que supone que trascienda un desacuerdo de tal calado. Pero no ocurrirá, lo que se está encontrando Jurado en muchos territorios es una aprobación unánime de los nuevos estatutos: "el problema no era el contenido de los cambios, sino que era una cuestión de política", comenta ella misma en una entrevista realizada el pasado viernes, pocas horas antes de la preasamblea en València. 

La SGAE cuenta con una cantidad de socios y usuarios, que van desde las grandes multinacionales de cine hasta las editoriales promovidas por las televisiones, y eso ha acabado desembocando en un conflicto a la hora de repartir la recaudación de la entidad. Esta situación se llevó por delante al anterior presidente, José Ángel Hevia, que perdió una moción de censura tras solo 107 días de mandato. Pilar Jurado, que cumple ahora unos 11 meses de mandato, ha supuesto un giro de 180 grados en la entidad, que ha vivido su annus horribilis de apagar los fuegos creados por el hartazgo del Ministerio de Cultura, la CISAC (el organismo internacional de gestiones de derechos) y varios artistas, que han trasladado su catálogo a otra entidades.

Foto: EVA MÁÑEZ

En este último caso, Jurado resta importancia a todo lo publicado por la prensa: "la gente lo anuncia, pero tienen que pasar seis meses y sólo se hace efectivo a partir del 31 de enero. Llegada esta fecha, la gran mayoría de bajas anunciadas en realidad no ocurren. No ha habido una fuga de socios en SGAE", explica a este diario, mientras reconoce que algunas personas, sobre todo en el mundo del audiovisual, sí han traspasado su catálogo a DAMA (su competidora en el sector del cine). "Confío en que ha sido el miedo a una intervención y a la situación de entonces lo que ha motivado a la gente a marcharse, y creo que cuando vean los frutos de esta nueva ola de ilusión, volverán. En caso contrario, seguimos apoyando su creación, porque no hay nada personal contra estas personas", opina Pilar Jurado.

Uno de sus mayores frentes en estos 11 meses ha sido la relación con el ahora exministro de Cultura, José Guirao, que llego a pedir judicialmente la intervención de la SGAE, y recurrió cuando los tribunales no le dieron la razón una primera vez. Llegó a decir en una entrevista a Cadena SER que "nunca se sabe lo que podemos encontrar en la SGAE". Preguntada por esto directamente, Pilar Jurado lamenta que "Guirao nunca vino a ver lo que pasaba en la SGAE" y, auque le persona cualquier conflicto personal, no oculta que le hubiera gustado "más comprensión y cariño". Del nuevo ministro aún no sabe mucho, pero confía que, con los estatutos renovados a partir de este jueves, se restablecen las relaciones de nuevo.

Con los supuestos fuegos apagados a partir de esta semana (fuegos que se han tenido que ir apagando durante estos 11 meses, según iban surgiendo), Jurado tiene puesta la mayor de las fes en que, con la votación del jueves, se abre una nueva época en la SGAE. "Vamos a conseguir una entidad más flexible, más justa y más trasparente, y vamos a entendernos todos y todas", espera. Se altera algo cuando le preguntan por las guerras internas porque "se han superado" y cuando se le pregunta cómo va a conseguir gobernar para las 1.000 familias de SGAE, hace una paralelismo con la Transición: "igual como en el 78, mucha gente muy diferente tendrá que poner de su parte para sacar a la SGAE adelante. Es crucial, porque nos jugamos el futuro de la cultura, y nuestro objetivo es hacer un mundo mejor".

Otras cuestiones de fondo

La crisis de la entidad de derechos de autor no viene de cerca, sino que se extiende a lo largo de una década, desde la ampliación del canon digital de 2008, que supuso un importante vuelco mediático de la imagen que tenía la entidad. La SGAE en general y Pilar Jurado en particular, tienen que luchar contra su propia historia, que está llena de titulares más o menos afortunados  y hasta causas judicializadas. "Hay dos SGAEs, la que se ha vendido desde los medios de comunicación y la del gran talento humano y la honestidad de la gente que trabaja aquí", cree. Durante la entrevista, matiza todo lo matizable, hasta la propia redacción de las preguntas. Lo hace porque, en su opinión "hay mucha desinformación" en el seguimiento de la actualidad de la entidad. "Se está trabajando en tener una mayor y mejor ciudadanía para explicar cuál es nuestro trabajo. La SGAE no es el cobrador del frac, como mucha gente piensa. La víctima siempre han acabado siendo los derechos de autor, y las personas han de entender que nuestra misión es la de defender la cultura y las ideas", comenta. 

En esta tarea por la actualización y la adaptación a sus tiempos, la SGAE tiene -al menos- dos frentes que este periodista plantea en la entrevista. El primero, la territorialidad de la entidad: "hemos cambiado la denominación de los consejos territoriales y ahora se llaman unidades de gestión. Lo de antes sonaba a periferias, a exclusión, y el equipo actual pensamos que la SGAE tiene que ser una entidad fuerte y unida que escuche las peticiones de sus socios, vengan de donde vengan. Con los nuevos estatutos, las unidades de gestión tendrán más autonomía y les será más fácil proponer ideas y cambios al equipo de gestión". 

Foto: EVA MÁÑEZ

El segundo, el reto digital, que no es tanto la piratería como una generación de nuevos artistas que autoproducen su música y la lanzan a través de las redes sociales sin ver la necesidad de registrar su obra en una entidad de gestión de derechos, a veces por omisión y a veces por oposición. Sobre esta cuestión, Jurado cree que "sería bueno que se estudiara la Ley de Propiedad Intelectual en las escuelas" porque "cuando un joven artista lanza al mundo su música en una red social, los que se benefician de ello son millonarios que se lucran con el trabajo de todos" y cree que "cuando estos artistas lleguen a los 30 años, verán lo importante que es tener a una entidad detrás que defiende tus derechos como autor". Una de las líneas de actuación del nuevo equipo de la SGAE, explica Jurado, será explicar y trabajar para que el repertorio de la entidad no sea algo generacional.

Noticias relacionadas

El proceso culminará el 22 de octubre con las elecciones a los órganos de gobierno y de representación

La SGAE aprueba su cambio de estatutos

Por  - 

Por primera vez han podido ejercer su derecho al voto el 100% de sus socios, más de 120.000 en la actualidad

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email