X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la conselleria aprobó el proyecto en abril de 2019

El paso lento del Plan de Movilidad Sostenible del complejo 9 d'Octubre

24/02/2020 - 

VALÈNCIA. Uno de los planes estrella de la Conselleria de Vivienda, Infraestructuras y Vertebración del Territorio que dirigía la legislatura pasada María José Salvador fue el denominado Plan de Movilidad Sostenible para la Ciudad Administrativa 9 d'Octubre. Un proyecto pensado para mejorar la movilidad de los 2.500 funcionarios que desde el año 2013 trabajan en las torres y la antigua cárcel Modelo tanto en términos de seguridad, pero sobre todo de sostenibilidad. Más aún en un contexto de emergencia climática como el actual. 

Para diseñar las líneas maestras de este plan, el departamento liderado por la socialista realizó un extenso estudio a través de numerosas encuestas a funcionarios que concluyó que al menos el 51% de los empleados públicos se desplazaban en transporte privado, el 38% en medios públicos y tan solo el 6% lo hacía en bicicleta. 

Unos datos por los que la Conselleria se puso manos a la obra para proponer diversas acciones a corto, medio y largo plazo que redujeran progresivamente el uso del transporte privado a la Ciudad Administrativa: habilitar una flota de bicicletas eléctricas para los empleados, crear plazas de parking con cargadores eléctricos, poner en marcha de una app interna para potenciar el uso del coche compartido, o incluso que el parking subterráneo de 620 plazas dejara de ser gratuito. 

Ciudad Adminsitrativa 9 d'Octubre al fondo. Foto: KIKE TABERNER

El plan, finalmente, se presentó en abril de 2019. Sin embargo, un año después está muy lejos de cumplir las expectativas que se crearon entonces. El sindicato CSIF critica que a punto de cumplirse el primer aniversario tan solo cuatro plazas de las 620 que tiene el parking cuente con puntos de recarga para coches eléctricos y que, además, se reserven para "uso exclusivo de los vehículos oficiales". "En la actualidad no disponen de ningún vehículo de estas características", cuestionan desde el sindicato. 

"Los trabajadores han demandado en diversas ocasiones poder acceder a los puntos de recarga previstos para los vehículos oficiales, de los que la administración no hace uso por que no existen vehículos oficiales eléctricos, pero se han topado con la negativa salvo en situaciones de emergencia", añaden. 

En este sentido, desde la Conselleria de Movilidad explican que la gestión de estos corresponde a la Conselleria de Hacienda, que es quien tiene competencias sobre el complejo, por lo que sería este departamento el que tendría que decidir en última instancia si se le puede dar a estos enchufes alguna utilidad -como por ejemplo ampliarlo a coches particulares de empleados tal y como éstos demandan- hasta que la administración adquiera coches oficiales eléctricos. 

Bicicletas eléctricas

Ahora bien, no es el único reproche que realizan. También mencionan la ausencia de bicicletas eléctricas que el plan comprometía a poner a disposición de los funcionarios, que podrían gestionar una reserva a través de una plataforma web que recogería la "información de las bicicletas disponibles, los datos del trabajador, tiempo de reserva, destino...". 

En este punto conviene apuntar que el proyecto establece tres márgenes temporales para implantar las acciones previstas: corto plazo (dos años), medio plazo (de 2 a 5 años), y largo plazo (de 5 a 10 años). 

Carril bici València. Foto: KIKE TABERNER

En el documento de presentación del plan, la Conselleria -ahora en manos de Arcadi España- se fijaba habilitar 10 bicicletas de entrada a corto plazo. Con esto, el departamento del Consell todavía estaría en plazo para cumplir con este objetivo. Sin embargo, resulta especialmente significativo la ambición del proyecto: comprar 10 bicicletas en dos años para un complejo en el que trabajan 2.500 personas. Si bien se contempla que posteriormente esta "flota" se irá ampliando, lo cierto es que la primera remesa se está dilatando y ya ha despertado las críticas del principal sindicato de empleados públicos. 

Desde la Conselleria explican que los plazos son dilatados porque los procesos burocráticos son más complejos de lo que a priori parecen: no solo se deben comprar las bicicletas, también contratar mantenimiento, por ejemplo. Mientras trabajan en este punto para que pronto sea una realidad, el departamento sí que ha habilitado ya parkings para bicicletas y patinetes eléctricos, y estudian la posibilidad de ampliarlos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email