Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El primer día de playa en Gandia transcurre con normalidad

2/06/2020 - 

GANDIA. “¡Por fin podemos venir!”, exclama alegremente una chica al pisar la arena y dirigirse rápidamente al mar. Su grito es el sentimiento de quienes se han acercado hasta la Playa Nord de Gandia, que después de dos meses (se cerró el 13 de marzo) ha arriado la bandera roja para permitir el baño. El día no ha acompañado —hay bandera amarilla— pero aún así se veían las primeras sombrillas, niños jugando en la arena y algunos bañistas dentro del agua. Todos tenían ganas de poner sus pies a remojo y extender la toalla sobre la arena. 

Un primer día de la fase 2 de la desescalada que ha transcurrido con total normalidad y en la que los primeros bañistas se han encontrado con carteles informativos, nuevos accesos a las playas y las duchas y lavapiés precintados. En palabras del concejal de Turismo de Gandia, Vicent Mascarell, la jornada ha transcurrido “con total normalidad” y de cara al futuro espera que la ciudadanía "acuda con mucha prudencia y haciendo caso de las recomendaciones del consistorio”.

El concejal de Turismo ha insistido en que ”Gandia es la primera playa de la provincia de Valencia en abrir los servicios de playa al 100%” y ha asegurado que "con la entrada de Gandia en la Fase 2, nos posicionamos como un destino seguro con una batería de propuestas que pretende hacer compatible el distanciamiento social con la actividad económica y turística”.

 Un primer día de playa en Gandia con algunas novedades pues ya no se puede acceder al arenal por donde se quiera sino que hay respetar las señales de acceso y de salida para mantener la distancia física y controlar, más adelante, el aforo. Los paneles están situados al inicio del medio centenar de pasarelas que hay y, como era lo esperado, alguna persona ha tenido que retroceder para respetar la nueva norma. “Tenemos que andar un poco más pero lo veo bien porque es una manera de evitar aglomeraciones”, comenta Quique, que junto a su pareja Ana ha decido acercarse hasta la playa porque hoy tenían libre. 

Como otros tantos bañistas han venido con sus mascarillas pero se las han guardado al ver que no había mucha gente y la distancia de seguridad se podía mantener. Quienes sí la llevaban insistían en la incomodidad que supone tener que llevar esta protección pero la seguridad es lo primero. “He venido con ella pero al ver que no había mucha gente me la he quitado”, comenta Rosa, vecina de Gandia.

A Rosa le acompaña su amiga Maria Elena. Ambas coinciden en afirmar que no temen ir a la playa en los meses de julio y julio porque “debemos tener precaución y adoptar las medidas de seguridad que se establezcan, como delimitar nuestro espacio con el kit de separación que ha anunciado el Ayuntamiento”. Igualmente, consideran oportuno que se dejen diez metros libres en la orilla de mar porque “así puedes pasear tranquilamente y no molestas a los que estén en primera de línea tomando el sol”. Es mediodía y ya se marchan pero aseguran que “mañana vendremos con la sombrilla”. 

Eso sí, ya no pueden utilizar las duchas y los lavapiés porque están precintados con unas cintas para que nadie acceda a ellos. Una medida que se mantendrá durante toda la campaña estival para garantizar la salud de los bañistas y evitar contagios. Los cuartos de baño situados junto a los chiringuitos estarán abiertos, aunque en el primer día de playa en Gandia estaban cerrados. 

Chiringuitos abiertos y Paseo Marítimo cerrado

Precisamente, los ocho chiringuitos situados en la arena abrían por primera vez el lunes 1 de junio. Lo hacían con la incertidumbre de no saber qué pasará y con todas las medidas de seguridad implantadas, como las cartas online a través de un código QR. “Seguramente que en las próximas semanas habilitemos un sistema de reservas, pero todavía es pronto porque no sabemos cómo va a ser la respuesta de las personas”, comentan desde el chiringuito Budha.

En este primer día de playa en Gandia también estaban operativos los servicios de vigilancia y socorrismo de Cruz Roja. Un dispositivo formado por cerca de 20 efectivos que controlarán la seguridad de los bañistas. Para ello, han incorporado a su riñonera, gel hidroalcoholico, guantes y mascarilla. “Si una persona viene a hablarnos y no lleva mascarilla se la daremos para garantizar la seguridad”, comenta la socorrista Ana Gómez sobre una de las medidas que se adoptan este verano. 

Se mostraba alegre de pisar la arena porque ha pasado unos meses bastante duros ayudando a sus compañeros en el reparto de alimentos a las personas más necesitadas y vulnerables de La Safor. “Después de lo que hemos vivido estamos preparados para casi cualquier cosa”, insiste conteniendo el dolor.   

Martina y Paco están sentados sobre las rocas del inicio de la playa. “Hemos estado toda la cuarentena en casa y teníamos muchas ganas de disfrutar del mar”, comenta el matrimonio. En cuanto a las medidas de seguridad, reconocen que son positivas porque “apelan a la responsabilidad de cada uno de nosotros”. 

También tienen ganas de regresar a Madrid porque vinieron el 10 de marzo a Gandia y debido al estado de alarma se tuvieron que quedar en su segunda residencia. “Han sido unos meses muy duros porque nos han enviado mensajes y criticado, pero nosotros vinimos antes de que esto ocurriera porque cada año pasamos aquí las Fallas”, comentan casi angustiados.

  Para garantizar el cumpliendo de las normas habrá también un dispositivo especial de la Policía Local de Gandia dedicado a evitar aglomeraciones en la arena pero también en el Paseo Marítimo de Gandia, que desde hoy ha quedado cerrado al tráfico. Una medida que posibilita que cerca de 20.000 metros cuadrados pasen a poder ser utilizados por la ciudadanía y los comercios de primera línea de playa. Así, solo podrán acceder los vehículos de residentes, los que se dirijan al parking público, los taxistas y los transportistas para realizar la carga y descarga de mercancías. “Considero que es una medida muy buena para la hostelería porque les permitirá tener más espacio en sus terrazas y a nosotros, los ciudadanos, caminar por la calzada”, comenta Martina. 

Por el contrario, la restauración todavía no tiene clara la medida por falta de información: “Sabemos lo que se ha publicado en la prensa pero todavía no sabemos cuándo estará en marcha y hasta cuantas mesas podremos instalar en la terraza”, expresa David Pellicer, del restaurante Aqua Marina. De todas maneras, sostiene que “las medidas anunciadas son positivas porque está siendo un año muy complicado para la hostelería”. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email