X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Cuadernos de campaña

Podando la campaña de desinformación

23/04/2019 - 

En el fragor de una batalla que se juega en el campo dialéctico, los mensajes de campaña se convierten en arma arrojadiza contra el adversario político. Con el terreno abonado para sacar pecho de los éxitos de gobierno o cuestionar los errores del contrincante -reales o virtuales, recientes o de anteriores legislaturas-, la artillería de campaña deja poco margen para el matiz. El despliegue público en mítines, debates o entrevistas multiplica de forma exponencial la dificultad de dirimir entre datos fehacientes, medias verdades y falsedades a secas.

Pocos resisten a la tentación de dejar su impronta. En el río revuelto de campaña, el candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, se arroga el mérito de que su partido creó los permisos de paternidad en 2002. “Falso”, replica la plataforma de verificación Newtral: lo hizo cinco años después el gobierno socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. La misma calificación otorga el Detector de Mentiras a las palabras de la ministra de Hacienda María Jesús Montero, en el debate a seis de TVE, cuando aseguró que durante la etapa de Pedro Sánchez se han creado 540.000 empleos. Y, sin embargo, el incremento –concretamente 541.488 personas– es cierto, con la salvedad de que se refiere a la afiliación a la Seguridad Social entre marzo de 2018 y marzo de 2019. El matiz radica en que Sánchez llegó a la presidencia del gobierno el 2 de junio.

Los casos anteriores representan solo dos ejemplos del sinuoso terreno en el que conviven los mensajes de campaña, con cifras precisas incrustadas en contextos o temporalidades manipuladas, porcentajes maquillados según convenga y detalles estratégicamente suprimidos. Más aún cuando estos mensajes pueden entrar en circulación desde la cuenta de cualquier usuario de redes sociales, y ser replicados de forma masiva, sin más filtro que la voluntad de una cohorte de seguidores que retuitean, comparten y reenvían, por convicción, por pasar el rato o como parte de una campaña alimentada por bots. Con independencia de su veracidad, medallas de supuestos logros políticos, frases nunca pronunciadas por contrincantes en liza, pretendidas bromas y memes campan a sus anchas por el ciberespacio. Y, a fuerza de hacerse virales, acaban convertidas en verdades para muchos.

Aunque las estrategias de desinformación –un concepto que los expertos consideran más adecuado que fake news– son tan añejas como nuestra civilización, la conciencia de su dimensión y posibles consecuencias se ha incrementado de forma importante. El 83% de los españoles cree que la difusión de contenidos falsos representa "un problema para la democracia” y casi ocho de cada diez ciudadanos aseguran que los encuentran a menudo, según el Eurobarómetro de la Comisión Europea. En paralelo, también crece la preocupación por desactivar las falsas noticias, a partir de proyectos de verificación que han ido extendiéndose por todo el mundo, en especial durante las campañas electorales. Liderados por Maldita.es y con el apoyo de First Draft, 16 medios españoles han unido esfuerzos en ComprobadoES, para trazar un cordón sanitario ante los elevados índices de toxicidad en campaña. Se trata de la primera iniciativa de estas características en el país, en una réplica de los consorcios periodísticos lanzados para monitorizar la campaña a las presidenciales francesas de 2017 o a las mexicanas y brasileñas del pasado año.

Foto: SASCHA STEINBACH/EFE

No importa el color político ni las credenciales de las candidaturas para convertirse en diana de ataques. No se libran de memes, fotos manipuladas o tergiversaciones ni los partidos de larga trayectoria ni las fuerzas emergentes, independientemente del lugar que ocupan en el espectro político. En los últimos días, distintas verificaciones han identificado como falso un cartel que circulaba en redes sociales, que muestra al coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, pidiendo el voto para el PSOE; el meme del líder de Vox, Santiago Abascal, sujetando un megáfono al revés en un mitin; o la propuesta electoral del PACMA de suprimir la carne de los comedores escolares.

Sin embargo, partidos y líderes contribuyen también a difundir imprecisiones y a convertirse en altavoz de mensajes abonados a la confusión, como los lanzados por el número 2 de ERC a las generales, Gabriel Rufián, al afirmar que “el 100% del fondo de pensiones está dilapidado” cuando, pese a la reducción experimentada, la hucha de las pensiones sigue con fondos. O de la presidenta de Ciudadanos en Catalunya, Inés Arrimadas, quien asegura que Pedro Sánchez escondió un informe del Ministerio de Exteriores y permitió seguir abriendo “embajadas” de Cataluña. “Falso”, determina Newtral, que aclara que el Ejecutivo no puede impedir la apertura de oficinas autonómicas en el exterior. La amenaza crece cuando se tergiversan las cifras para lanzar mensajes excluyentes, como cuando el líder de Vox alerta contra el incremento de la población musulmana basándose en porcentajes manipulados.

El peligro de la desinformación en campaña radica en que pone en jaque uno de los principios básicos de la democracia: la posibilidad de elegir a representantes políticos a partir de una información de calidad. La adulteración del debate público a partir de mensajes falsos e intoxicaciones entorpece el libre ejercicio democrático, en especial cuando la mayor parte de la población tiene problemas para discernir entre veracidad y falsedad. Y a menudo se convierte en cámara de resonancia de prejuicios o en ingenuo eslabón de una cadena de amplificación de falsedades.

En un contexto de alta tensión en el que se juegan escaños, proyectos de futuro y liderazgos, las herramientas clásicas del periodismo –el contraste, la verificación y la contextualización– recuperan su valor original. Los fact-checkers o verificadores se han pertrechado de ellas para podar de desinformación una campaña que reúne todos los ingredientes de intriga para pelearla hasta el último minuto.

Dolors Palau es Profesora Titular de Periodismo de la Universitat de València

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email