GRUPO PLAZA

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

Ponerse de perfil

Esta visto que el Gobierno cuando hay un asunto delicado que atañe a las instituciones del Estado, se las pinta solo para no figurar en la foto y huir de la quema. A cuenta de la situación del Rey Juan Carlos, el ejecutivo ha despejado a corner, es decir al Jefe del Estado Felipe VI la decisión sobre un futuro regreso de su padre

10/12/2021 - 

Planteamiento de la cuestión. Para muchos, el Rey Juan Carlos o bien es ya una figura decorativa o alguien molesto. Para otros es todo un problema. El Rey Emérito parece que ha mostrado su intención de venir a España estas Navidades y atención con la condición de vivir en Zarzuela y recibir la asignación que percibía y que su hijo el Rey Felipe VI le retiró. ¿Quién decide sobre este posible regreso, el Gobierno o el Jefe del Estado? El Ejecutivo con su “no hacer” ya deja bien claro que no tiene nada que ver con la decisión y descarta cualquier iniciativa sobre el asunto. ¿Debe o no debe venir a España? Juan Carlos quisiera venir pero la justicia con sus averiguaciones y su otrora amiga Corinna Larsen parece que no se lo van a permitir en una temporada larga.

¿En qué punto están las investigaciones abiertas en España? Hacienda se ha dado otro plazo de seis meses para seguir investigando al monarca. En fechas no muy lejanas se decía que la Fiscalía del Tribunal Supremo ya tenía redactada la decisión para cerrar todas las investigaciones. Se justificaba el asunto ante la imposibilidad de perseguir delitos anteriores a su abdicación en 2014, las dos regularizaciones fiscales y la prescripción de delitos que evitarían la presentación de querellas contra el monarca. Es cierto que desde el Gobierno de Pedro Sánchez apenas se escuchan manifestaciones sobre el asunto. Es un tema sensible porque concierne a la Jefatura del Estado y además es un punto de desencuentro con su socio Unidas Podemos y no digamos con todos los apoyos externos que recibe de nacionalistas e independentistas. Solo la ministra de Defensa, Margarita Robles,  habla para poner en valor la labor del Rey Felipe VI y resaltar que si el Rey Juan Carlos ha incurrido en algún delito tendrá que asumir sus responsabilidades. Es decir, todos de perfil y a escapar de la patata caliente

¿Y en Inglaterra qué ocurre tras la demanda de Corinna Larsen? La justicia británica está analizando la demanda civil por acoso y difamación que presentó la “amiga entrañable” del Rey. En la vista del Tribunal Superior de Londres, el equipo de abogados,-muy numeroso-, de Corinna justifica que Juan Carlos ya no es Jefe de Estado y que no forma parte de la Familia Real tras su abdicación, momento en el que se produjeron los hechos denunciados y que por lo tanto no goza de inmunidad. Es más, en sus alegaciones se explicita que el CNI y su entonces director, Félix Sanz Roldán, participaron de ese acoso dirigido a Corinna y a sus hijos. La defensa del Rey Emérito aduce que la justicia británica no tiene jurisdicción en esta demanda y que el sigue manteniendo una “posición de Estado que le otorga protección”. Aseguran que “no está por encima de la ley, pero solo debe responder ante el Tribunal Supremo español”. La corte británica una vez oídas las partes podría tomar una decisión sobre la demanda o sobre su jurisdicción en un plazo de dos meses.  El punto clave en el que se basa la defensa de Corinna se sitúa en el momento que el Rey Juan Carlos, le exigió el reintegro de los 65 millones de euros que le había transferido previamente. Es decir, cuando hemos tocado asunto de dinero, presentamos la demanda.

Discurso de Navidad delicado. Con este panorama, el Rey Felipe VI de nuevo se enfrenta a un discurso navideño que genera expectativas por la ausencia de su padre. Habrá que leer entre líneas sus palabras para interpretar el estado de la cuestión. El rey Juan Carlos le enseñó que el puesto se gana en el día a día. La verdad es que desde que llegó a la Jefatura de Estado, el Rey Felipe ha tenido que lidiar con unas cuantas crisis, todas graves. La situación del independentismo en Cataluña, la pandemia y sus derivadas sanitarias y económicas y por supuesto todo lo concerniente a su padre. Se tomaron medidas para demostrar transparencia y sentido común en sus actividades y comportamientos institucionales y privados con un a modo de protección o cordón limitando los miembros de la Familia Real y tomando la decisión de retirar la asignación a su padre. Todavía le queda camino por recorrer porque la exigencia es máxima. Así que de nuevo su discurso navideño será interpretado, analizado y escrutado por sus palabras expresas y por las que se puedan deducir. No se puede permitir ponerse de perfil como sí hacen otros. 

El Tablero

PSOE: Pedro Sánchez y el puente partidario. Este cuasi acueducto Sánchez lo ha dedicado a certificar el liderazgo de su partido en Galicia con algún que otro encontronazo. Los socialistas gallegos han elegido a su Comisión Ejecutiva liderada por la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, que mira por donde está involucrada en un caso de corrupción sentenciado por el Tribunal Supremo. O sea inoportuno cuando menos. Y es que el PsdG no acierta desde hace tiempo en sus liderazgos galaicos. Silva es una histórica del socialismo gallego y está en el punto de mira por parte de los populares tras la decisión del Supremo. Así que se avecina confrontación. Mientras siguen celebrándose los Consejos de Ministros extraordinarios para dar lustre y presencia mediática a medidas económicas.

PP: Pablo Casado juega con su futuro. La crisis por el liderazgo madrileño ya les desgata, al menos en las encuestas. Con consultas electorales en puertas, deberían resolver la cuestión. Es más, hasta Vox parece que se beneficia de esta debilidad y repunta en apoyos y escaños. Todos deberían reposar y repasar decisiones. Cuando hay que dirimir una pugna partidaria siempre hay quien pierde y eso no beneficia en nada al conjunto de la formación. Es decir, en este caso a Pablo Casado y a sus perspectivas futuras. No ocurre así con Isabel Díaz Ayuso que mantiene su estela, aunque en política ya se sabe que uno/a no se puede encantar porque el terreno conquistado se puede diluir con facilidad.

Vox: Santiago Abascal y su presencia/ausencia.  El líder de la formación decidió no acudir a los actos de la Constitución que considera una comedia. Piensa que son réditos para su futuro. El caso es que los sondeos le dan un repunte hasta más de 60 escaños, una cifra hasta ahora impensable. Puede ser coyuntural y puntual por deméritos del PP en sus problemas partidarios con el liderazgo de Madrid. Todavía queda tiempo para asentar apoyos. Cuando se inicie el ciclo electoral se verá la realidad. En principio, Andalucía y Castilla León pueden abrir el fuego. Será momento entonces de comprobar si este incremento de apoyos para Vox es efectivo y no es un mero flash de las actuales circunstancias. 

Unidas Podemos: Yolanda Díaz y la prudencia. Desde dentro de su formación y también desde el Gobierno el análisis que se hace de sus movimientos se resume en una palabra: imprudencia. Consideran que se ha adelantado a los acontecimientos por su excesiva actividad y presencia mediática. Sea como fuere, de momento, parece que si se adelantan los comicios andaluces no ensayaría su proyecto. Todavía necesita tiempo y tranquilidad. Lo que sí ha conseguido es generar expectativas y poner nerviosos a propios y ajenos. Es más ha logrado desdibujar a las responsables de la gestión de Unidas Podemos. Ione Belarra e Irene Montero que apenas tienen presencia o por lo menos no se las ve con preeminencia en la coalición.

Ciudadanos: Inés Arrimadas y el miedo escénico. Nervios, muchos nervios si se adelantan elecciones y entramos en un efecto bucle que acabe con las exiguas rentas de la formación. Resulta que después de haberse insinuado al PP andaluz para una posible juntanza para un adelanto electoral, ahora han convocado unas primarias exprés para designar el candidato a la Junta de Andalucía por si hay comicios. El caso es que Juan Marín actual vicepresidente autonómico se las tendrá que ver con dos candidatos más o menos díscolos con la línea oficialista. Las cuentas demoscópicas sí que favorecerían una coalición con el PP que supondría en la práctica la mayoría absoluta sin tener que depender de Vox. Tendrán que jugar esta partida con tino

Las frases de la semana

Pablo Casado, presidente del PP: “Todo el mundo asume que Vox no nos va a sobrepasar” ¡Ojo con las cuentas del Gran Capitán. No se pueden encantar!

Margarita Robles, ministra de Defensa: “Los comportamientos del Rey Juan Carlos es evidente que no nos gustan a ninguno. Si hay responsabilidades tendrá que asumirlas” ¡Entre ponerse de perfil y asumir la cuestión hay un resquicio. Robles mantiene el equilibrio en una cuestión tan delicada!

Pablo Iglesias, ex de Unidas Podemos y ahora analista político: “El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, parece un ministro del PP que debilita la posición internacional de España en particular en América Latina” ¡Haciendo amigos con Sánchez y con las suyas Díaz, Belarra y Montero!

Meritxell Batet, presidenta del Congreso en el 43 aniversario de la Constitución: “Judicializar innecesariamente la política comporta politizar la justicia pero sobre todo lleva a desconocer el espacio deliberativo propio de todo sistema político democrático” ¡Utilización de la institución para hacer crítica política. Las dosis de prudencia siempre son necesarios cuando ocupas un cargo tan representantivo!

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno: “Hay que cumplir la Constitución de pe a pa” ¡Pues amén. El y sus socios deberían estar en el mismo camino!

Olaf Scholz, nuevo canciller alemán dirigiéndose a Angela Merkel: “Usted ha dado forma a este país y a esta cancillería. Prometo seguir su legado” ¡Otra cultura política. Ejemplo para aprender por nuestros lares! 

Angela Merkel, la ex canciller alemana: “Por la mañana cuando te levantas no sabes lo que va a pasar hasta la noche. Esta ha sido una de las tareas más bonitas que he podido hacer” ¡Dieciséis años al frente del país. Ha sido una mujer de Estado. Respetada por propios y ajenos! 

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA 

Entre reyes y emires

Tenía que llegar y ha llegado, pero la puesta en escena es al menos confusa. El rey Juan Carlos se resiste a que le manden, pero no debe perder la perspectiva de que su hijo es el Jefe del Estado y bastante tiene con mantener la institución. Otros, en este caso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, colma de loas y parabienes a un dictador como el emir de Qatar, pero es que el gas, es el gas.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme