GRUPO PLAZA

para personas que han perdido a algún familiar o trabajadores de residencias

Psicólogos sin Fronteras atenderá a víctimas de la covid-19 de Alzira a través un convenio con el ayuntamiento

30/04/2021 - 

VALÈNCIA. Las consecuencias de la pandemia del coronavirus en la salud mental de las personas se ha situado en los últimos meses entre las principales preocupaciones de las instituciones. Precisamente, para dar respuesta a estos daños emocionales en aumento, el Ayuntamiento de Alzira ha firmado un convenio con la ONG Psicólogos y Psicólogas Sin Fronteras para "trabajar de manera conjunta en la estabilidad emocional de la ciudadanía".

Concretamente, este servicio tiene como objetivo atender a dos colectivos especialmente afectados por la pandemia: las personas que han sufrido la pérdida de algún familiar a causa del coronavirus, entre los que hay más de 50 familias en el caso de Alzira, y los trabajadores de las residencias de personas mayores de la ciudad. Aunque el alcalde de la ciudad, Diego Gómez, ha avanzado que, en un futuro, la intención del consistorio es extender este plan de actuación a los jóvenes, un colectivo que según ha explicado, también necesita de ayuda psicológica para superar esta situación.

Esta acción se enmarca dentro del II Plan de Emergencia Social, que se aprobó en el pleno del mes pasado, y cuenta con una inversión de algo más de 8.000 euros y una duración de seis meses que se pondrá en marcha en los próximos días. Además, según ha señalado el primer edil, Alzira será el primer municipio valenciano en llegar a un acuerdo con esta entidad.

"Aprovechamos este momento para enviar toda nuestra solidaridad a las familias que han perdido alguien a causa de la covid-19. Hemos sufrido demasiadas pérdidas humanas y además las familias no han tenido la oportunidad de seguir los rituales habituales de despido y luto. Por eso es importando el acompañamiento emocional ante la muerte", ha señalado Gómez, quien asegura que también "necesitamos una vacuna social".

Por su parte, Débora Daniela Procassi, la coordinadora del proyecto ha puesto en valor la importancia de “una salud mental digna y accesible para toda la población”. En este sentido, ha detallado que la iniciativa tiene un carácter de "intervención preventiva" que se abordará en dos fases. La primera tendrá como objetivo tomar contacto con los posibles pacientes, bien sean personas que han perdido algún ser querido por el coronavirus o trabajadores de las residencias: mientras que la segunda estará enfocada en ofrecer un diagnóstico.

Mientras que la vicepresidenta de sicólogos y Psicólogas Sin Fronteras, Ofelia Almeida, ha destacado la necesidad de una intervención psicosocial comunitaria en grupos vulnerables ante situaciones como la derivada de la crisis sanitaria: "salva vida", ha expresado. A diferencia del servicio que suelen ofrecer habitualmente en el que las personas afectadas acuden a los profesionales de la salud mental, en este caso, será la propia ONG la que se ponga en contacto con ellos. Lo harán a través de un listado del que dispone el consistorio de las personas que encajan en el perfil al que tienen previsto atender.

Además, el espacio en el que se atenderá a las personas afectadas también podrá variar en cada vaso y se adaptará a la situación y las necesidades de cada uno. Así pues, en a primera fase de toma de control, los profesionales de la salud mental determinarán las capacidades de accesibilidad de cada persona para ver si debe ser online o presencial. "En caso de que sea necesario desde Servicios Sociales podríamos habilitar un espacio para que la atención sea presencial", ha indicado la regidora del área, Marina Mir, quien ha insistido en la importancia de llevar a cabo estas iniciativas: "las cuestiones mentales o emocionales quedan, a veces, relegadas a un segundo plano".

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme