GRUPO PLAZA

opinión

Que un árbol no nos tape el bosque a la hora de invertir

Para el director de Gestión de Unicorp (Grupo Unicaja) no hace faltar ser un experto macro para llegar a la conclusión de que el entorno actual es totalmente favorecedor a la renta variable

3/11/2017 - 

MÁLAGA. La visión del corto plazo habitualmente no nos deja ver cual es la situación base en la que nos encontramos. De vez en cuando conviene pararse un momento y analizar dónde nos encontramos y cuales son los escenarios posibles para los distintos activos en los que podemos invertir. A grandes rasgos la situación actual en la que nos encontramos es la siguiente:

  1. Todas las principales economías se encuentran en fase de crecimiento económico. Tal y como comentábamos hace varias sesiones, por primera vez desde antes de la crisis financiera, todos los países de la OCDE están en crecimiento. Eso sí, nos encontramos cada país en distintas fase del ciclo alcista. Brasil y Rusia por ejemplo, acaban de salir de recesión y están iniciando la fase de recuperación. Europa ya ha pasado esta fase y se acerca a situación de Expansión económica. Estados Unidos va por delante de Europa y podríamos situarlo entre Expansión y Auge Económico y países como China quizás estén en desaceleración.
  2. Todos los organismos, oficiales y privados, están revisando al alza el crecimiento económico global para este 2017. No sólo es importante saber que las economías crecen, sino que lo hacen a un buen ritmo. El consenso estima un crecimiento del PIB mundial del 3.5% este año (frente al 3.2% de 2016) y del 3.6% para 2018.
  3. Los tipos de interés siguen históricamente muy bajos. En la Eurozona al 0%, Estados Unidos al 1,25%, Hong Kong al 1,5%, Reino Unido al 0,50% tras la subida de ayer, Canadá al 1%, Australia al 1,5% y Japón al -0.1% son claros ejemplos de la situación actual.
  4. La inflación sigue muy controlada y por debajo de los objetivos de los bancos centrales, pero a diferencia de no hace tanto tiempo, no hay riesgo de deflación. Eurozona al 1,4%, Estados Unidos al 1,6%, Hong Kong al 1,8%, Canadá al 1,4%, Australia al 1,8% y Japón al 0,6%. Sólo el Reino Unido con una tasa de inflación del 3% supera el objetivo del BoE.

  1. Las tasas de desempleo claramente en descenso. Las previsiones para cierre de ejercicio son del 5,6% para economías desarrolladas y del 6% para economías emergentes. Previsión del 8% en Eurozona, 4,4% en Estados Unidos, 3,2% en Hong Kong, 4,5% en Reino Unido y 2,8% en Japón. Este dato es un claro impulso para la confianza del consumidor, que se encuentra en zona de máximos históricos.
  2. Sigue habiendo más liquidez que nunca en el mercado. La FED ya anunció en la última reunión la intención de ir reduciendo su balance (Drenar algo de liquidez en el mercado vendiendo bonos) pero de forma muy suave y paulatina. Sin embargo el BCE y al Banco de Japón seguirán con fuertes compras de activos al menos durante los tres primeros trimestres del 2018.
  3. Los bancos centrales están radiografiando cuales serán sus futuros movimientos. Son conscientes de los errores pasados cuando sus discursos generaban incertidumbres. Prácticamente no hay dudas de que la FED subirá un cuarto de punto los tipos en diciembre y que en 2018 habrá alguna subida más puesto que los datos macro de Estados Unidos demuestran el auge de su economía y tarde o temprano deberán tener margen para bajar tipos cuando la economía empiece a flaquear. El BCE no será hasta 2019 cuando comience a subir tipos, y el Banco de Inglaterra los subió ayer.
  4. Los beneficios empresariales superan expectativas y datos de años anteriores. El control de gastos al que obligó la crisis financiera y el aumento de las ventas gracias a la mejora del ciclo y la globalización, unido a una financiación más barata que nunca, son hechos que con dificultad se vuelvan a repetir en muchos años.
  5. Desde el punto de vista técnico, la mayoría de índices están rompiendo al alza fuertes resistencias. Están rompiendo máximos históricos los índices norteamericanos, máximos anuales los europeos y máximos de los cinco últimos años los emergentes. Si incluimos dividendos, salvo el Ibex, la mayoría de principales índices están rompiendo máximos históricos.

  • Estamos encarando el fin de año. La estacionalidad favorece a la renta variable puesto que históricamente suele producirse el rally de fin de año.
  • Desde el punto de vista de la teoría de la opinión contraria, los pequeños inversores no están dentro del mercado. El último tramo alcista ha comenzado en agosto-septiembre justo cuando las amenazas de una guerra nuclear provocada por Corea del Norte atenazaba a los inversores.
  • Los índices de volatilidad están en mínimos históricos. Y lo hacen un poco a modo de resumen de todo lo comentado. Además, a esto también contribuye la baja volatilidad de las divisas, gracias a un crecimiento económico de países emergentes y estabilidad del precio de materias primas.

No hace falta ser ningún experto en macroeconomía para llegar a la conclusión de que el entorno actual es totalmente favorecedor a la renta variable. La macro, tal y como hemos comentado está en muy buena situación. Pero no sólo es que los datos que se están presentando sean buenos, sino que están superando claramente expectativas en los tres últimos meses, tal y como se aprecia en el gráfico de sorpresas positivas, tanto en Europa, como en Estados Unidos, Reino Unido y emergentes.

Miguel Ángel Paz es director de Gestión de Unicorp Patrimonio (Grupo Unicaja)

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email