GRUPO PLAZA

PARTICIPACION SOCIAL

¿Quiere un carril-bici en Gran Vía Germanías?

Hasta el día 28 todos los empadronados en Valencia mayores de 16 años pueden votar para decidir el destino de siete millones de euros de presupuesto público. Se han seleccionado 115 proyectos. Una veintena son carriles bici. Sólo se ha registrado para participar el 1,07% de los ciudadanos

9/02/2017 - 

VALENCIA. ¿Quiere un carril bici en Gran Vía Germanías? ¿En San Vicente? ¿O en General Avilés y Maestro Rodrigo? ¿O en Emilio Baró? ¿Zonas de esparcimiento para los más pequeños en el barrio del Carmen? ¿La remodelación de la plaza Rojas Clemente? ¿La reurbanización de Giorgeta y Pérez Galdós, con un bulevar encima del túnel? ¿Farolas Led para La Saidia? ¿Que se baje el carril bici de la Avenida del Puerto? ¿Alcorques para Torrefiel? ¿La restauración del refugio de la Guerra Civil en Massarrojos? ¿La mejora de las zonas deportivas de Borbotó?

Desde este martes y hasta el día 28, todos los empadronados en Valencia que sean mayores de 16 años pueden participar en la votación para decidir el destino de los siete millones de euros incluidos en los presupuestos participativos del programa #decidimVLC, que abarca los 19 distritos de la ciudad. Hasta 115 proyectos municipales diferentes salen a la palestra para que los ciudadanos los voten... o no. 

Desde hace dos meses 25 servicios municipales diferentes han estado valorando y analizando las propuestas presentadas por diferentes ciudadanos y colectivos. En algunos casos se ha evaluado su viabilidad y, si era necesario, se han adaptado a la realidad, con asuntos concretos como la reurbanización de la avenida Giorgeta con Pérez Galdós; en otros, las propuestas ciudadanas se han mejorado y completado, como en el caso de los huertos urbanos que se proponían en los solares municipales de Patraix. 

Para llegar hasta aquí ha habido algunas concejalías que han tenido trabajo extra: especialmente Movilidad Sostenible, que ha valorado 105 propuestas; Parque y Jardines, que ha estudiado 87; Vía Pública, que ha trabajado sobre 78, o Patrimonio que ha analizado 76 propuestas. No se han aceptado todas las que ha habido sobre la mesa. Hasta 266 propuestas llegaron al Ayuntamiento de Valencia. Algunas se han retirado porque están incorporadas en el presupuesto ordinario. Otras porque no eran sobre suelo público. Otras porque eran inviables. En cualquier caso el concejal Jordi Peris insistió que se habían explicado los motivos por los cuales se rechazaron.

Talón de Aquiles: participación baja, pero menos

El talón de Aquiles que se le puede ver a la loable iniciativa de escuchar a la gente es la baja participación, una contradicción en término que explica el interés del equipo de Gobierno porque aumente la implicación ciudadana y que justificaría incluso campañas más agresivas de información. La web para votar ha recibido 47.350 visitas, una cifra relativamente baja, y en ella se han registrado cerca de 8.500 personas, apenas un 1,07% de la población de Valencia, una ciudad que en la actualidad supera los 790.000 habitantes. 

Con todo hay un elemento positivo y es que la cifra de participantes se ha incrementado un 33%, al superar los 6.200 votantes de la primera edición. No es mucho, pero crece. Y otro, más importante, y es que uno es él y su contexto. Y las cifras de participación que se dan en Valencia son similares a las de otras grandes ciudades como París y superiores a los que se dan Madrid. Aunque en el equipo de Peris no ocultan que les gustaría llegar a los niveles de Porto Alegre, donde se implican hasta un 20% de los ciudadanos, entienden que es un trabajo de años. No es fácil cambiar inercias.

Para Peris y todo el equipo de Gobierno este programa es un elemento esencial de su compromiso con la ciudadanía, de ahí que hayan hecho una invocación para que los ciudadanos participen. Lo pueden hacer a través de la web habilitada a tal efecto y, para contrarrestar la brecha digital, se han establecido 63 puntos presenciales donde los ciudadanos podrán acudir para recibir el correspondiente apoyo a la hora de realizar su votación electrónica. Estos puntos de votación incluyen 15 asociaciones de vecinos, 28 sedes de la Universidad Popular, 13 centros de juventud y siete sedes de juntas municipales. 

La libertad para elegir va por barrios

Los participantes han de votar proyectos de un solo distrito por el sistema de carro de la compra entre las propuestas incluidas. Cada distrito tienen un presupuesto asignado y se suman las iniciativas hasta alcanzar el tope. Pero hay barrios donde no hay capacidad de elección. Por ejemplo, el Ensanche. Para este distrito hay asignados 316.480 euros y hay tres propuestas sobre la mesa: la redacción del proyecto para el parque Manuel Granero (45.000), la instalación de sonómetros para hacer el mapa del ruido de Ruzafa (205.000), y el carril-bici y el Palmeral de Gran Vía Germanías (66.000). Si se suman dan... ¡316.000 euros! ¿Cuál es el problema? Que eran los únicos tres proyectos realmente viables, explican desde Participación Ciudadana. Así que la pregunta que encabeza este artículo está respondida: quiera o no quiera, habrá carril-bici en Gran Vía Germanías. A esta final sólo han llegado tres competidores; todos se llevan medalla.

En el lado contrario, Extramurs. Para este distrito hay reservados 342.318 euros y sobre la mesa seis proyectos: el carril bici de San Vicente (327.274), la remodelación de la plaza Rojas Clemente (336.025), la reurbanización de Giorgeta y Pérez Galdós (145.000), el carril bici a las grandes vías (300.000), la reurbanización de la plaza de San Sebastián con Peset Cervera (275.000) y la peatonalización de un tramo de la calle Turia (95.000). Dependiendo de lo que elija, el vecino que vote podrá apoyar uno o a lo sumo dos proyectos; el resto no entrarán. En este distrito, pues, los votos sí que cuentan; casi tanto como los del estado de Ohio en las elecciones a presidente de EEUU.

Por otro lado, Jordi Peris salió este miércoles al paso de las críticas respecto a que proyectos de la edición anterior todavía no se han ejecutado. “Todos están en fase de tramitación, redacción, licitación o adjudicación y nadie debe preocuparse. Ejecutarlos es un compromiso y una decisión vinculante para el equipo de gobierno municipal, aunque el Partido Popular lo haya utilizado para obtener titulares de prensa. Que la urgencia no nos haga perder la perspectiva de la importancia de una iniciativa para transformar la ciudad desde la iniciativa de la gente”, aseguró. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme