Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Ramón Torres, el campeón de 'Campeones'

Ramón Torres, uno de los inspiradores de la película 'Campeones' de Javier Fesser, vive en un piso tutelado en València. Fue una víctima del sonado fraude de Sídney 2000, donde España ganó la medalla de oro con un equipo en el que había diez jugadores sin discapacidad. «Aún no he superado ese golpe», asegura

20/09/2020 - 

VALÈNCIA.- Ramón Torres parece que lleve zapatos de payaso. Mide 1,90 y da la sensación de que le cueste un mundo mover esas Adidas de la talla 52. Así que, más que caminar, parece que avance con esquís por la acera. Sale sonriente de una casa muy modesta que hay en el corazón de Canyamelar. Una insulsa vivienda de una altura en la que desentona un balcón digno de Julieta. Al lado hay un solar olvidado donde crece una higuera sin higos. Bajo el balcón pasa un espantoso manojo de cables negros que nadie se ha preocupado en ocultar. No es un lugar para el lucimiento ni para que nadie se declare mirando hacia arriba. Aquello es un piso tutelado por Novaedat para darle un hogar a cinco chavales con trastornos mentales.

Ramón tiene una discapacidad leve. Aunque ahora, en los tiempos de la extrema corrección, lo oportuno es decir con capacidades diferentes. Pero él se entiende mejor diciendo que tiene discapacidad y así se expresa. Además de esos zapatones, viste una camiseta de Stranger Things y lleva un balón de baloncesto bajo el brazo. Para hacerse las fotos y para abrazarlo como quien estruja un peluche. Así ha sido siempre. Desde que su padre le regaló un Spalding de piel que él utilizaba como almohada cuando no lo estaba destrozando en canchas mucho menos nobles que esa pelota.

Y además de todas esas cosas, lleva tatuajes. Muchos. Porque a Ramón le gusta mucho el baloncesto y los tatoos. Los piratas navegan en el brazo derecho. En el izquierdo está el recuerdo a sus padres: Juan y Josefa. La familia es muy importante para él. Por eso lleva la familia, en el cuello, pero con caracteres chinos. Y dibujos japoneses en la espalda. Y un búho en el pecho. Y una pitbull en el gemelo. Y en los dedos de la mano derecha, salvo el pulgar, dead [muerto]. «Porque me fascina la muerte y qué va a pasar después», se justifica.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Solo queda virgen la pierna derecha. Ahí no hay tinta. Esa extremidad da problemas con varias hernias, y mejor dejarla intacta por si los médicos tienen que meter mano ahí. Ramón ha sufrido muchos problemas físicos y no ayudó que tuviera sobrepeso. Pero ahora está a dieta: se ha propuesto adelgazar mucho, y ya se le nota, para así poder volver a jugar al baloncesto el año que viene. Es su obsesión. Porque Ramón es, por encima de todo, jugador de baloncesto. Y muy bueno. Ganó un montón de campeonatos de España con el Aderes —el equipo que inspiró la película Campeones de Javier Fesser—, se llevó títulos europeos y hasta un oro olímpico. Pero eso es terreno pantanoso...

* Lea el artículo completo en el número de septiembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

YA A LA VENTA EL NÚMERO 72

María José Félix, directora general de Helados Estiu, portada de la revista Plaza

Por  - 


De su padre ha heredado la dirección de Helados Estiu y su sentido del humor. María José Félix recibe a Plaza y le explica el secreto del crecimiento de la firma y cómo han conseguido sortear la covid-19. Además, hablamos de alcoholismo, de la relación entre el sexo y la ciencia, de la editorial Media Vaca y de muchas cosas más

alcoholismo

A una copita de cruzar el límite

Por  - 

Sin el estigma social que persigue a los adictos a otro tipo de sustancias, una enfermedad tan grave como el alcoholismo apenas tiene repercusión mediática. El bebedor compulsivo y su familia están casi solos

madagascar

Las minas de la vergüenza

Por  - 

Cerca de nueve mil niños, en condiciones infrahumanas, trabajan en las minas de mica de Madagascar. El fotógrafo  valenciano de adopción Benito Pajares ha retratado su modo de vida en un reportaje para la ONG Agua de Coco

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email