GRUPO PLAZA

Ribó descarta la ZAS para Russafa: "Se tomarán medidas si los vecinos lo piden judicialmente"

4/10/2021 - 

VALÈNCIA. (EP) El alcalde de València, Joan Ribó, ha descartado este lunes declarar Zona Acústicamente Saturada (ZAS) Russafa pero ha matizado que el consistorio tendrá que tomar "las medidas correspondientes" si los vecinos de ese entorno lo piden judicialmente.

"Ese tema se está debatiendo para Russafa. No quisiéramos que fuera pero si los vecinos lo piden judicialmente, tendremos que tomar las medidas correspondientes" aunque "en principio no es nuestra opción", ha señalado Ribó preguntado por la declaración de ZAS en una entrevista en 'Les notícies del matí' de À Punt recogida por Europa Press.

Asimismo, respecto al botellón, el responsable municipal ha destacado el trabajo para abordar este asunto y ha abogado por garantizar el derecho al descanso de los vecinos y buscar soluciones a un problema que no exclusivo de València y que se debe "resolver".

El alcalde ha explicado que el consistorio trabaja en el desarrollo de la Ordenanza de Convivencia, que aborda esta cuestión, y ha resaltado que también ha decidido que las terrazas de la hostelería vuelvan --a partir del 12 de octubre-- a su tamaño habitual tras la ampliación concedida para ayudar a cumplir con las restricciones Covid.

Joan Ribó ha apuntado, como hizo la pasada semana, que tras eliminarse esas limitaciones se puede recuperar "la normalidad" de las terrazas. Asimismo, ha considerado que su presencia en determinados puntos como la Plaza de Honduras o la del Cedro tiene "mucho que ver" con los "conflictos" en esas zonas, con botellón también, por no respetarse el derecho al descanso.

El alcalde ha opinado que las terrazas deben volver a su tamaño normal también para que los vecinos recuperen el espacio público que han estado ocupando. Ha rechazado que se perjudique a los hosteleros, ha insistido en el fin de las limitaciones y ha subrayado las ayudas que este sector ha recibido para paliar las consecuencias de la Covid.

Respecto al botellón, ha asegurado que el Ayuntamiento trabajará también para controlar "determinados sitios donde se vende alcohol en determinadas situaciones que nos parecen preocupantes". Ha descartado que la policía "entre en confrontación con gente que está haciendo botellón como en Madrid o en Barcelona" porque "no es la mejor" opción.

Preguntado por la inseguridad y los problemas de convivencia en barrios como Orriols, ha considerado que "hay muchos factores" que han contribuido a ello y ha citado entre otros la 'okupación' de "muchos pisos vacíos" o el traslado del comercio de la droga desde otros puntos.

Ribó ha destacado las reuniones que se están manteniendo con vecinos y entidades de Orriols, con responsables policiales y con Delegación del Gobierno para "normalizar" la situación y ha asegurado que ya se están aplicando medidas, no solo policiales sino desde otros ámbitos como el social, el educativo y el cultural. Ha insistido en que el problema y la solución no es solo policial.

En materia de movilidad, el primer edil ha apuntado la necesidad de tener visión metropolitana y no solo de ciudad y ha repetido la conveniencia de contar con el plan de movilidad metropolitano para abordar muchos asuntos --ha citado las entradas y salidas a la capital, los aparcamientos disuasorios y las líneas de autobús y tren--.

Ribó ha hablado también de la transferencia de las Cercanías a la administración autonómica y se ha mostrado a favor de ella, teniendo en cuenta la "mala" situación de este transporte y que "en los últimos años ha perdido 9 millones" de pasajeros. "Creo que es una situación que hay que arreglar urgentemente", ha dicho, además de reclamar al Gobierno los recursos económicos "adecuados" para esa gestión y ha considerado que las Cercanías están "infradotadas económicamente".

Sobre la huelga de maquinistas de Renfe, ha indicado que estos profesionales deben saber que "son servidores de una cosa pública" y que "el bien público" está "por encima de determinados intereses".

Por otra parte, preguntado por las diferencias en ejecutivo local que preside y que conforman Compromís y PSPV, respecto a diferentes asuntos, Ribó ha repetido que son "absolutamente normales" en una coalición de "partidos diferentes" y ha comparado de nuevo esas discrepancias con una "tormenta en un vaso de agua". Ha dicho que se dan en el debate y la negociación y ha resaltado que en los plenos y en los presupuestos se trabaja "se forma unívoca", sin votos discrepantes.

Respecto una de esas polémicas, la referida a la avenida Ausiàs March, ha explicado que no ha cuestionado el proyecto porque cree que se debe hacer y ha precisado que ha expuesto que se tiene que abordar teniendo en cuenta cuestiones como las que quedarán recogidas en el plan metropolitana de transporte. "No he cuestionado lo que se ha dicho. He dicho que hay que tener en cuenta el plan metropolitano y los datos de movilidad", ha declarado.

Asimismo, sobre otro asunto que ha suscitado discrepancias como el PAI Benimaclet ha manifestado que "hay posibilidades de arreglar" ese tema. "Creo que esta diferencia la podemos arreglar", ha aseverado.

Ampliación del Puerto

Por otra parte, respecto a la ampliación del puerto, ha repetido que su postura es pedir una nueva Declaración de Impacto Ambiental porque "hay dudas suficientes" respecto a esa actuación por el impacto que puede tener sobre las playas del sur y la movilidad. "No he dicho que no a la ampliación, he dicho que se controle que los impactos ambientales estén controlados", ha planteado, a la vez que ha defendido el tráfico ferroviario de contenedores.

Finalmente, ha descartado pronunciarse sobre si se presentará de nuevo como candidato a la Alcaldía y ha dicho, preguntado por la puntuación que daría a las ganas que de repetir como cabeza de lista, que no sabe autoevaluarse: "la autoevaluación no me la sé hacer".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email