GRUPO PLAZA

Rincones secretos de Valencia

30/09/2021 - 

VALÈNCIA. La Comunidad Valenciana es el tercer destino turístico de España por viajeros y pernoctaciones. Este dato convierte a su capital, Valencia, en una de las ciudades más visitadas de nuestro país.

Por supuesto, Valencia no defrauda, ya que ofrece importantes atractivos a nivel monumental, histórico y gastronómico.

Destacan la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con edificios como el Museo de las Ciencias "Príncipe Felipe", l´Hemisfèric, el Palacio de las Artes "Reina Sofía" o l´Umbracle, que son auténticos referentes arquitectónicos de la ciudad.

Otro de los grandes reclamos de Valencia es su centro histórico, en el que cobran protagonismo las Torres de Serrano y de Quart, la Catedral (con su famoso campanario - El Miguelete - y que, según la tradición, alberga el Santo Cáliz), la Lonja de la Seda (proclamada Patrimonio de la Humanidad en 1996) o la Iglesia de San Nicolás, donde se oculta una de las joyas de la ciudad: "la Capilla Sixtina valenciana", restaurada en 2016. En el interior de este templo, los frescos y las yeserías cubren todos los elementos, desde la bóveda central hasta las pilastras y las pequeñas capillas, creando un espectáculo visual de color único.

Precisamente, de joyas es de lo que queremos hablaros en este artículo. En muchas ocasiones, los auténticos tesoros de una ciudad no se encuentran necesariamente en las guías de viaje, sino que aparecen como pequeños detalles que pasan desapercibidos a simple vista.

A continuación te proponemos un paseo por algunos de estos rincones secretos de Valencia, lejos de aglomeraciones y llenos de encanto.

Un jardín ornamental custodiado por leones

Quienes ya han visitado Valencia relacionan la ciudad con el Jardín del Turia, un magnífico parque urbano de casi 10 kilómetros, pulmón verde y auténtico eje vertebrador de la ciudad.

Sin embargo, pese a ser el más conocido, el Jardín del Turia no es el más bonito de Valencia. Este "título" podríamos concedérselo a los Jardines de Monforte, un pequeño paraíso en medio de la ciudad pero escondido del mundanal ruido.

Con más de 12.000m2, los Jardines de Monforte están poblados de estatuas, fuentes ornamentales y setos, y son una de las obras más significativas de la ingeniería del siglo XIX.

Una curiosidad sobre este rincón de Valencia: su entrada está custodiada por dos leones de piedra diseñados por el escultor José Bellver y Collazo y que, originariamente, estaban destinados a ser ubicados en el Congreso de los Diputados.

Pequeñas joyas arquitectónicas con mucha personalidad

Uno de los edificios más llamativos de Valencia es la Casa Judía, construida en 1930. De estilo ecléctico y con influencias árabes, podemos englobarla dentro del estilo Art-Decó, donde encaja su colorida estética y recargada fachada.

El nombre de este edificio se debe a la estrella de David que hay en su dintel y que llama poderosamente la atención en la fachada. De hecho, según algunas fuentes, en este edificio se reunía de manera discreta la reducida comunidad judía que residía en Valencia en aquella época.

Otro de los edificios más curiosos de Valencia es la Finca Roja. Llama la atención su diseño, influido por el estilo expresionista holandés, y también la cerámica verde que corona sus miradores y que contrasta con el rojo de sus ladrillos y de su fachada.

Un tercer edificio valenciano curioso: la torre Ripalda, conocida popularmente como "la Pagoda". Situada en el paseo de la Alameda de Valencia y reconocible por balcones curvos que le dan cierto aire oriental, su privilegiada situación junto al antiguo cauce del río Turia y frente al centro histórico convierten a este edificio en uno de los hitos arquitectónicos y paisajísticos característicos de la ciudad.

Para encontrar nuestro último edificio curioso de Valencia, no debes mirar hacia el cielo. De hecho, si pasas por la calle Museu (en el corazón del Barrio de El Carmen, cerca del Centre Cultural El Carmen) lo que debes hacer es bajar la mirada. Así es como te encontrarás con la Casa de los Gatos, una curiosa casa en miniatura por la que los gatos de este popular barrio podían acceder a uno de los solares cercanos. A la fachada de esta peculiar gatera no le falta detalle: incluso tiene su propia placa conmemorativa, ya que la obra está dedicada a la memoria "dels cuatre gats que quedaren al barri del Carme a l´any  XICIV", después de que el Cid conquistara la ciudad.

Rincones que nos narran la historia de la ciudad

Nos quedamos en el Carmen para descubrir otro de los rincones más llamativos de la ciudad: el Café de las Horas, un pintoresco local con decoración neobarroca al estilo de los cafés parisinos de principios del siglo XX. Este mágico lugar resiste al paso del tiempo por su estilo y por su ubicación, escondido en un tranquilo callejón cerca de la populosa Plaza de la Virgen.

Muy cerca de allí, en la Calle Roteros, encontramos otro local tradicional, el horno-pastelería Montaner. Allí, además de deliciosos dulces, podemos ver en su interior, y perfectamente integrado en el entorno, un lienzo original de la muralla de la Valencia musulmana medieval del siglo XI.

La historia de una ciudad también está relacionada con sus habitantes. Por eso, uno de los lugares con más encanto del centro de Valencia es la Plaza del Árbol. Allí se encuentra el que, según algunos registros, es el árbol más antiguo de la zona: más de cien años siendo testigo de la transformación de un barrio y de sus habitantes.

El "pouet de San Vicent" es el nombre que recibe la casa natalicia de San Vicente Ferrer en Valencia y es otro lugar cargado de magia. Su nombre popular está relacionado con el milagro de "la sabaeta", que el santo realizó allí siendo niño: hizo subir las aguas del “Pouet” para devolver a un amigo un zapato que se le había caído dentro. Según algunas fuentes, cuando San Vicente abandonó su Valencia natal en 1413, también pronunció estas palabras: “Os dejo este pozo, que jamás se agotará y cuyas aguas os serán de gran consuelo”.

Finalizamos esta ruta de rincones secretos de Valencia frente al Convento de Santo Domingo, en el entorno de la histórica plaza de Tetuán. Allí se levanta el Palacio de los Condes de Cervelló, residencia de los monarcas cuando visitaban la ciudad durante el siglo XIX. Si te gusta la historia contemporánea, debes saber que en 1814 el rey Fernando VII fue recibido aquí con las mayores galas. Ese mismo año y en este mismo Palacio se firmó el decreto que disolvía las Cortes y derogaba la Constitución de 1812. Y tiempo después, en 1840, sus salas fueron testigos de la abdicación de la regencia de la reina María Cristina en favor de su hija, la reina Isabel II.

¿Te animas a descubrir los rincones más secretos de Valencia?

ia conoces?

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email