X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

obra interactiva

Roger Bernat reflexiona junto al público sobre el fanatismo religioso en La Mutant

12/02/2019 - 

VALÈNCIA. (VP/EP). El dramaturgo Roger Bernat, considerado una de las figuras más importantes de la escena contemporánea, lleva a La Mutant una reflexión sobre el fanatismo religioso en la que el público acaba convirtiéndose en creador a la vez que espectador, al decidir a qué intérprete de las tres que están sobre el escenario escucha a cada momento.

Con No se registran conversaciones de interés, Roger Bernat ha convertido unas grabaciones efectuadas a tres hombres reclutados por el Estado Islámico (IS) en una pieza teatral que se representará el próximo sábado y en la que el público desempeña un "papel determinante", según ha informado la sala en un comunicado.

Hace siete años, tres hombres de Ceuta decidieron dejar atrás a sus familias para inmolarse en Siria. Durante las semanas posteriores, llamaron regularmente a sus esposas sin saber que la Policía había intervenido sus teléfonos. Estas conversaciones fueron grabadas y recopiladas en un dossier de 12.000 páginas, elemento clave durante el proceso judicial que acabó con la condena de once personas, todas ellas acusadas de pertenencia a una red de reclutamiento para el IS.

Bajo el título de No se registran conversaciones de interés, la obra muestra a tres mujeres representando diferentes papeles de manera simultánea: mientras una recrea las llamadas de los individuos reclutados a sus esposas, las otras dos se encargan de reproducir los diálogos de Las Tres Hermanas de Chéjov y de recrear escenas de la película La batalla de Argel (Gillo Pontecorvo, 1966), sobre un grupo de mujeres decididas a activar unas bombas en la capital de Argelia durante la década de los 50.

Al acceder a la sala, cada espectador recibe unos auriculares de tres canales para poder decidir a cuál de las tres intérpretes escucha en cada momento. El resultado es una experiencia "única" para cada uno de los asistentes, "y la certeza de que nunca habrá dos personas que salgan del montaje habiendo escuchando el mismo relato", según explica la sala.

Se trata de una obra en la que el público decide a qué interprete escucha hasta configurar su propio relato. "Es una obra en la que el espectador también es creador", ha señalado Bernat. "Los tres espectáculos no podrán seguirse a la vez y cada uno tendrá que encontrar su camino", añade.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email