X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

artes vivas por toda la ciudad

Russafa Escènica: 30 maneras diferentes de ver España y todas sobre un escenario

El festival reivindica su historia y pide al sector público más apoyo: "ya son cinco años, hemos tenido suficiente paciencia"

18/09/2019 - 

VALÈNCIA. Otro año más, este es el noveno, acaba la reentré y empieza Russafa Escènica, la primera gran cita cultural del curso en València. La València en la que empezó su andadura y la de ahora es diferente, dicen sus responsables, "nacimos en una ciudad en la que no había nada, para que nuestros compañeros y compañeras de profesión tuvieran un sitio donde actuar". La Russafa Escènica de ahora es muy diferente, y ha pasado de ser un evento periférico a ser el festival de otoño de referencia en la ciudad. También ha cambiado el barrio, y València, y España.

Este año el espacio que se habita es el eje central sobre el que giran todas las propuestas del festival, bajo un contundente lema: "España". "Queríamos buscar un lema que fuera actual, social, que estuviera ahí... Y pensamos en España como lugar en el que vivimos, que tiene mucha historia, y que como concepto encierra realidades muy diversas", comenta Jerónimo Cornelles, que añade: "Nosotros somos quienes somos por dónde vivimos, dónde estamos y quien nos acompaña. Todo lo que ocurre en España nos acaba incluyendo, todas y cada una de las decisiones políticas y sociales. Nosotros somos un grupo de ciudadanos haciendo un festival y lo único que queremos en Russafa Escènica es que los artistas hablen y expresen lo que piensan o sienten con la mayor libertad posible". La novena edición intenta, así, hacer una radiografía de nuestro país desde una visión intergeneracional e interdisciplinar. "La cultura de España es superviviente, Russafa Escénica es un jardín lleno de supervivientes", ha contado Cornelles en la rueda de prensa de presentación.

Con un contenedor tan jugoso, del contenido se encargarán las compañías, que en su gran mayoría hacen estreno absoluto durante los días del festival. Este año hay un total de 15 propuestas en el programa IN (dentro del barrio de Russafa), 9 en el programa OUT (fuera del barrio de Russafa) y otro puñado de actividades paralelas.

'-bis- El prefacio'

La rueda de prensa le ha servido a la organización para reivindicarse otro año como festival y pedir un mayor compromiso por parte de las insituciones públicas. El programa completo de este año supone un incremento del 20% de presupuesto con respecto al año pasado con una cifra total de 150.000 euros, un crecimiento que viene repitiéndose en los últimos años. Sin embargo, en la edición de 2019 el presupuesto podría haber sido mayor de no haber sufrido un recorte porque, según han hecho público en la rueda de prensa, "esperaban recibir más de las instituciones públicas" en general y del Institut Valencià de Cultura en particular: "hemos percibido un 20% menos cuando las partidas han aumentado. Es imposible de entender". No han sido pocas las ocasiones en las que desde el festival han querido poner el acento en la relación entre la iniciativa privada de una asociación sin ánimo de lucro y las instituciones culturales públicas.

De todas formas, "estamos de fiesta y debemos celebrar que va a ser una edición extraordinaria", han dicho en la misma rueda de prensa. De las más de treinta propuestas, hemos pedido a la organización que destaque dos. La primera, una apuesta segura: "el Invernadero, porque lo dirige La Teta Calva, con su calidad y trayectoria. Y porque es nuestra producción propia, un proyecto del que, más allá del resultado, hay que destacar el contenido. Pero no podemos hablar de otras propuestas porque no las hemos visto todavía, aunque para nosotros tienen el mismo valor". La obra de producción propia del festival, se llama Historias de una cuneta y es el fruto de la compañía La Teta Calva con alumnos del último año de escuelas de València. Historias de una cuneta reflexionará sobre la memoria histórica a través de una comedia de humor negro.

La segunda, una apuesta arriesgada: "sería quizá Jura de Bandera, no porque a nosotros nos parezca arriesgado el contenido; los artistas pueden trabajar con la máxima libertad y es el público quien decide si ver o no una propuesta. Pero sí es cierto que su primera parte del Díptico por la Identidad tuvo mucho revuelo, por ejemplo en Madrid. Es una propuesta que no deja indiferente". La producción de Vértebro toma como punto de partida la Europa del siglo XIX, donde aparecen los primeros nacionalismos y comienzan a instaurarse las políticas de normalización de los cuerpos.

Otras propuestas de la programación

En el programa de Viveros (piezas breves, de menos de 30 minutos) se podrá encontrar propuestas de los más dispares, desde la vuelta de la coreografía de La Maracarena de -bis- El prefacio, el drama de la emigración en formato autoficción de Un lugar al que ir, la danza contemporánea de (cap.1) IMPOLITICO, y una radiografía de los grandes males de la sociedad, como la precarización del trabajo de Mapa y también la de Fast Money.

Por su parte, Bosque añade cuatro piezas de gran formato. Fuera mejor reflexiona a partir del concepto de viajar y de la otredad espacial; La invitación emulará una fiesta de cumpleaños; Mi querida España propone una comedia collage que llevará al límite las distopías nacionales; y Threesome es una comedia negra con tres personajes y una partida de golf de fondo.

En OUT, además de Jura de bandera, hay otros cuatro títulos: Flou Papagayo y Espera son montajes de compañías estatales para el público infantil. Juan Domínguez genera, en Entre lo que ya no está y lo que todavía no está, un autorretrato en el que viven su pasado, su presente y su futuro; y en Conferencia espectacular David Espinosa desgrana una particular visión de la historia y la identidad de España. 

La SGAE acogerá dos lecturas dramáticas: Cremallera de Sonia Alejo y Play de Paco Romeu. Y el Centre del Carme hará lo propio con seis micropiezas que serán itinerantes. Finalmente, La Rambleta ha programado una obra salida del programa Graners de Creación, Spoiler Alert, una reflexión desde y para la generación Z. 

Las actividades paralelas comprenden talleres, visitas guiadas al refugios, presentaciones de libros y conferencias.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email