GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

¿Sabes si tu banco invierte en el negocio de la guerra?

La Banca Armada gestiona alrededor del 90% de los recursos económicos de la Generalitat Valenciana. La Generalitat Valenciana estaría trabajando con bancos que han invertido más de 36.628 millones de euros en armamento entre 2011 y 2017. Éstas son algunas de las conclusiones que se extraen del informe 2018 de la campaña Banca Armada  que se ha vuelto a lanzar esta semana en la Comunitat Valenciana

25/10/2019 - 

Hace un año la campaña Banca Armada aterrizaba en la Comunitat Valenciana. Una campaña nacional que viene de un movimiento mundial y que arrancó hace seis años en Barcelona  el Centre Delàs d’Estudis per la Pau donde se analizaron datos de más de doscientas industrias militares españolas, la ratio de endeudamiento era en 2010 de un 73%. Esto significa que sin la financiación bancaria las empresas de armas no conseguirían más de una cuarta parte de su producción Entre otros datos, se destaca que los bancos españoles han invertido cerca de 9.000 millones de euros en fabricar armas que a menudo se destinan a países en guerra. 

Banca Armada hace referencia a todas las entidades que financian la industria de armamento, desde su punto inicial de desarrollo e investigación hasta su venta final.

La idea de la campaña es sensibilizar a los accionistas y a los responsables de los bancos, a los presidentes, además de a la comunidad universitaria donde se focaliza este año. Y visualizar realidades que pasan desapercibidas como que los bancos prestan dinero a las empresas que trabajan, por ejemplo, con la fabricación de las minas antipersonas tan perseguidas y prohibidas. Empresas que fabrican y comercializan todo tipo de armamento y material militar incluyente aviones militares y de combate, blindados, torpedos, armas ligeras, explosivos militares, barcos de guerra...

La campaña denuncia que existen varias formas de que los bancos financien la industria armamentística que, en muchos casos, alimenta el arsenal de países que se encuentran en conflicto. Cinco son las principales: la participación accionarial y la compraventa de acciones en el mercado secundario; la financiación y aseguramiento de las exportaciones de armas; la emisión de bonos, pagarés y acciones para realizar ampliaciones de capital; los fondos de inversión que incluyen acciones de empresas de armas; y la concesión de créditos, préstamos y pólizas de crédito a la industria armamentista

La campaña en València

Esta semana se ha lanzado la campaña en la Comunitat Valenciana  para promover finanzas más éticas llevada a cabo por SETEM y Novessendes Fundació y financiada por la Generalitat Valenciana. A través de una cámara oculta realizada en las calles de la ciudad de València se ha buscado la reacción de las personas invitándolas a invertir en el negocio de la guerra, a modo de metáfora de la inversión que realizan los bancos en la industria armamentística.

La campaña habla y denuncia que los bancos financian a empresas vinculadas o fabricante de armas. Es un negocio que mueve mucho dinero. Y esos bancos son los bancos donde todos nosotros y nosotras confiamos nuestras nóminas, préstamos, ahorros, etc.

El año pasado se realizaron acciones de sensibilización por diferentes localidades de la Comunitat Valenciana en forma de ciclo de charlas-debate (Valencia, Betxí, Xilxes, La Vall d’Uixó, Castelló…). También se acudió a la junta de accionistas de Bankia a denunciar, a través del voto delegado de accionistas, las inversiones de este banco en la industria armamentista, por poner un ejemplo. Y se  elaboró un informe titulado “De la Banca armada a la banca ética. Hacia una coherencia de políticas y una cultura de paz. El caso de la Generalitat Valenciana.” Un informe que estudia la vinculación del presupuesto de la GVA de 2017 con entidades que financian la industria de las armas y que denuncia que la Generalitat Valenciana financia de manera indirecta la industria de armamento al trabajar con algunos de los bancos que más invierten en armamento en España. 

La Banca Armada gestiona alrededor del 90% de los recursos económicos de la Generalitat Valenciana. Esta es la contundente conclusión del último informe de 2018.

A través de este estudio se apuntan una serie de recomendaciones para que la administración pública encuentre alternativas en su gestión financiera y también se ensalzan los pasos que ya ha dado la GVA hacia la coherencia de políticas. Del estudio se desprenden conclusiones como: 

–Las entidades con más relevancia en la gestión de las cuentas operativas de la Generalitat son el BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell, ICO o Banco Santander

–El estudio se ha centrado en las 17 entidades financieras que han sido beneficiarias de operaciones de endeudamiento de la administración general de la Generalitat Valenciana en 2017 por un valor de 41.581.964.926,50 €

–La Comunidad Valenciana tiene una particularidad, puesto que cuenta con una treintena de cooperativas de crédito, prácticamente la mitad de las existentes en todo el territorio estatal.

–Se remarca  la existencia de una voluntad política de acercarse a las finanzas éticas, que por ahora se ha plasmado en un convenio, aprobado en el Pleno del Consejo

La campaña no puede ir más allá de la sensibilización de momento pues el gobierno valenciano no pude dejar de funcionar con los bancos que están dentro de esta campaña.

Así es cómo está articulado el sistema y ahí es donde entramos todos y todas.  Pero es un gesto muy importante que la GVA haya financiado esta campaña y que tenga la disposición de colaborar  para conocer su realidad financiera y estudiar así la posibilidad de una transición hacia la banca ética, en coherencia con la ley de Responsabilidad Social y los ODS.

Durante esta primera etapa de la campaña ha conseguido darse a conocer en el territorio valenciano, tanto entre la población en general como en el ámbito institucional, organizativo y universitario. Por este motivo, el proyecto de este año pretende profundizar el trabajo iniciado en la fase anterior y reforzar la sensibilización con algunos colectivos, como las Universidades Públicas, puesto que son agentes de transformación social. Por eso se han organizado actividades de sensibilización en las tres universidades de la Comunitat Valenciana: Alicante, Castellón y València. 

 Estos informes y estos datos, la campaña en general, no pretende ser sólo ser una crítica sino una herramienta para trabajar conjuntamente y dotar a la población en general, a administraciones públicas y universidades públicas de instrumentos para pasarse a unas finanzas más éticas. 

Para ello, según Maria Fraile Moreno, Educación para el Desarrollo SETEM Comunitat Valenciana,  el objetivo principal de la campaña es realizar una labor de sensibilización que despierte la conciencia crítica de estos colectivos y fomente la movilización en favor de un sistema financiero más justo y acorde con la cultura de paz y el desarrollo sostenible.

La campaña también contempla el próximo lanzamiento de un libro con 10 claves sobre cómo pasar de la Banca Armada a la Banca Ética, publicado por la editorial Icaria. Se trata de un manual breve, muy didáctico, destinado al público general, que busca informar sobre cómo funcionan los bancos, cuál es su verdadera naturaleza, en qué consiste la banca armada y qué alternativas éticas existen a este complejo financiero-militar. El libro se presentará el día 13 de noviembre a las 17:30h en Ca Revolta.

La semana que viene… más! 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email