GRUPO PLAZA

y hace balance del curso de la recuperación

Sala Russafa despide la temporada con una reflexión sobre la pandemia

20/06/2022 - 

VALÈNCIA. (EP) Sala Russafa de València baja el telón de la temporada 2021-22 el próximo 26 de junio con el estreno de Efectos Secundarios, pieza que se incluye, como programación paralela, en el Festival de Talleres de Teatro Clásico.

El alumnado del Curso de Danza para no profesionales, impartido por el bailarín y coreógrafo Toni Aparisi, ha creado en conjunto con él este espectáculo en que representan los rastros que ha dejado la pandemia.

Así, se representan tanto las dificultades que ha conllevado el aislamiento como los miedos a romperlo, mientras la sociedad parece avanzar. También las complicaciones derivadas de la enfermedad, a nivel físico y social, imponiendo un cambio en la vida de las personas que ha afectado a todo el mundo, en mayor o menor medida.

"La pandemia ha sido un acontecimiento social, pero también personal, al que nos hemos enfrentado, cada uno con sus condicionantes, y con el que tenemos que seguir viviendo. Por eso el espectáculo tiene guiños a las películas de miedo, pero también toques de humor y de optimismo", destaca Aparisi, quien ha potenciado este año competencias dancísticas relacionadas con la expresividad corporal en el elenco compuesto por Rocío Chico, Carmen Comes, Ana Gimeno, Lola Ramos, Nuria Olmedo, Kika Garcelán, Majo Mirasol, Laura Gómez, Marta Chust Jaén y Manuel Corróns.

Las ambientaciones y composiciones musicales de Alfredo S.B, junto a sonidos de la vida cotidiana captados por el propio Aparisi, sirven como base para la danza en una selección donde también se incluyen composiciones más famosas, como Escenas Románticas, del maestro Enrique Granados.

Por otra parte, el 22 de junio se celebra una nueva edición del ciclo de encuentros abiertos al público #Russafacrea, dedicado a la arquitectura y realizado en colaboración con World Design Capital Valencia 2022. Los estudios Sanahuja & Partners, Abalosllopis Arquitectos y Made Studio compartirán sus experiencias.

Balance de la temporada: incremento de compañías y representaciones

La recuperación de una paulatina normalidad en la vida cotidiana desde mediados de septiembre de 2021, cuando arrancó la undécima temporada de Sala Russafa, ha repercutido "positivamente" en su actividad, destaca el centro cultural en un comunicado.

En concreto, se ha incrementado más de un 27% el número de propuestas escénicas programadas respecto al ejercicio anterior, alcanzando las 42. Respecto a la procedencia, 11 de ellas eran de formaciones nacionales, de comunidades como Madrid, Extremadura, Andalucía, Cataluña, Aragón o La Rioja.

Mientras que 31 han venido de la mano de compañías autonómicas. Algunas eran veteranas como L'Horta, Bambalina, La Dependent o Arden, formación impulsora de Sala Russafa. Otras ya tenían una trayectoria que se está consolidando, como La Subterránea, CRIT, Trajines o el binomio compuesto por Transfermove & Capella de Ministrers. Y algunas empiezan a despuntar en la escena local, como La Intensa, Cactus Teatre, La Dramática, Moriarty & Holmes o Triapasón, por ejemplo.

En los nueve meses y medio de programación, se han realizado más de 190 funciones (un 6,70% más que la temporada anterior) y una veintena de actividades paralelas, que incluyen desde presentaciones de libros o conciertos de artistas como Sheila Blanco, Sierra Leona o Flores, entre otros. También se ha organizado y celebrado la serie de encuentros abiertos al público #Russafacrea o el debate sectorial 1995 Vs 2021, ha canviat l'escena valenciana?.

De esta oferta cultural variada han podido disfrutar casi 15.600 espectadores. La progresiva eliminación de las limitaciones de aforo ha permitido que un 47% más de personas se acercaran a experimentar la cultura en vivo, una recuperación del hábito de consumo cultural presencial que se ha visto dificultada en momentos como la escalada y pico de la quinta y sexta ola de contagios de covid-19.

En este "tiempo de transición a una nueva fase de la pandemia", Sala Russafa ha seguido con su línea docente desarrollada por la Acadèmia Escènica de València, que incluye diferentes cursos de teatro y danza dirigidos a amateurs y profesionales. Y el centro se ha ido adaptando a las nuevas normativas y recomendaciones sanitarias.

Así, al final de la temporada se han vuelto a ver las sonrisas de los espectadores que, libremente, deciden ir retirando las mascarillas, mientras que otros, voluntariamente, la mantienen dentro del patio de butacas. Y el equipo de la sala la conserva en todo momento cuando hay presencia de público, para garantizar la seguridad de trabajadores y visitantes.

Tras el verano, Sala Russafa volverá a abrir sus puertas con nueva programación y la colaboración con el festival Russafa Escénica. Será "el arranque de una duodécima temporada que, metafóricamente, mete de lleno al centro cultural en la adolescencia, una etapa de rápido crecimiento y de intensas emociones", avanzan.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme