Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Solares educativos convertidos en parkings: ideas para una València en reconstrucción

22/05/2020 - 

VALÈNCIA. Dio comienzo este jueves la primera sesión de la comisión de reconstrucción de València en el Ayuntamiento, por donde desfilaron numerosos expertos en el ámbito del urbanismo y la salud. El propósito: arrojar luz sobre las medidas a implementar por el consistorio para adaptar la ciudad a los nuevos tiempos, posteriores a la crisis sanitaria del coronavirus. Arquitectos, urbanistas, sanitarios, investigadores, representantes vecinales y promotores fueron los protagonistas.

Buena parte de la sesión se centró en el ámbito urbanístico, cuyas intervenciones dejaron numerosas propuestas sobre la mesa. Una de ellas, por ejemplo, la necesidad de recuperar espacio público para el peatón, especialmente ahora que resulta más necesario que nunca. En esta línea, el encargado del equipo de revisión del Plan General de la ciudad, José Vicente Gregori, propuso el uso de los suelos dedicados a uso educativo como parkings provisionales. 

Y es que, dijo, la ciudad de València cuenta con más de 600.000 metros cuadrados de suelo educativo sin aprovechar, por lo que se podría cambiar el uso de una parte con el propósito de habilitar en algunos solares aparcamientos temporales. La finalidad, según explicó, es eliminar los coches aparcados en algunas calles y recuperar así espacio público para los peatones sin afectar negativamente a la movilidad de vecinos y vecinas. En total, se podrían eliminar de las calles hasta 80.000 metros cuadrados de vehículos, recuperables para los peatones.

Esta, la de los solares educativos desaprovechados, es una circunstancia sobre la que ya tiene el ojo puesto el consistorio desde hace años, y en especial el área de Urbanismo. Según explican fuentes municipales, cuando se lleva a cabo un desarrollo urbanístico, se acostumbra a implementar una reserva de suelo para uso educativo, que el consistorio cede a la Conselleria de Educación, competente en la materia de construcción de este tipo de instalaciones. Esta reserva se realiza con unas previsiones de población potencial que no siempre se cumplen, y no son pocos los casos en los que estos solares quedan baldíos durante años o no se llegan a convertir en nada.

En este sentido, se incluyó en la ley de acompañamiento a los presupuestos de la Generalitat de este año un apartado en el que se especificaba que la administración autonómica "podrá exonerar o minorar parte de las reservas educativas" en determinados casos, siempre que se acredite un desfase entre la población proyectada cuando se hizo el planeamiento y la que en realidad hay. Esto permitiría a los ayuntamientos poder cambiar de uso determinados terrenos para poder dedicarlo a otros menesteres. Y aquí entraría la propuesta de Gregori, cuyo planteamiento pasa por convertir algunos de ellos en aparcamientos temporales.

 Solar de la calle Pintor Fillol de València, propiedad de la Generalitat. Foto: KIKE TABERNER

Según Gregori, "la regeneración urbana se basa en la intervención de lugares habitados, y eso es delicado porque ha de incluir los criterios de la gente que habita en esos lugares". De ahí que propusiera una visión "polinuclear" del Cap i Casal. Es decir, que se refuerce el carácter de los barrios y la llamada 'València de 15 minutos'. O en otras palabras, conseguir que todos los ciudadanos puedan tener a su alcance los servicios básicos en su entorno más cercano. Esto, que ahora se ha empezado a popularizar tras el planteamiento hecho por ciudades como París, ya se encontraba en las directrices para la mejora de la calidad urbana emprendidas por el consistorio.

Nuevo paradigma en las viviendas y espacios urbanos

Las tesis del experto fueron apoyadas también por el arquitecto Carles Dolç, en especial en cuanto a la ciudad compacta y la movilidad. Las ciudades compactas, dijo, tienen  ventajas como el menor consumo de energía y una movilidad con trayectos más cortos. Asimismo, Dolç destacó el elemento de la movilidad como "un poderosísimo factor contaminante" y como uno de los principales problemas de la ocupación del espacio público. De ahí la necesidad de "mitigar el tráfico y disuadir del uso del automóvil dentro de la ciudad".

Pero además, añadió, entre otras cosas, el factor de la vivienda. "La pandemia ha puesto en evidencia muchas cosas, ha hecho que la ciudadanía haya descubierto el valor de los balcones, pero también que mucha gente tenía viviendas insuficientes", explicó el arquitecto, que apostó por un nuevo paradigma para corregir estas deficiencias. También en el ámbito de las residencias de mayores, otro de los focos de esta pandemia. "Hay que plantear qué desean y qué necesitan las personas mayores", dijo. Aquí entra, entre otras cosas, el planteamiento de construir viviendas más adaptadas a estas necesidades particulares de las personas mayores.

El experto en salud pública y ciudades saludables, por su parte, Joan Paredes, recordó la influencia del entorno en la salud de los ciudadanos, por lo que, explicó, es preciso generar espacios públicos adecuados, rediseñar viviendas y zonas verdes urbanas, y fomentar la movilidad sostenible y la actividad física. Además, Paredes subrayó que la infección no ha afectado a todos los barrios por igual, por lo que instó al Ayuntamiento a actuar sobre estas desigualdades, "no sólo por justicia social, sino porque es fundamental para el control de la pandemia". 

 Foto: EDUARDO MANZANA

En cuanto a movilidad, la arquitecta Eva Álvarez instó a continuar el trabajo del Ayuntamiento en potenciar los recorridos peatonales y en una ciudad "para niños y jóvenes". Y por otro lado, en la línea de otros expertos, Álvarez planteó diseñar viviendas "con espacios intermedios como extensión de ellas mismas, con espacios verdes, que ayudan además a regular la temperatura, por lo que económicamente son rentables, y permiten desahogo en situaciones de confinamiento".

Una exposición de vivienda post-covid

Destacó la intervención del arquitecto José María Lozano, quien lamentó el nombre de la comisión al considerar que "no se ha demolido nada" y que lo que hay que hacer es "subsanar y no abandonar". Lozano apoyó la propuesta de que València organice una exposición internacional de la vivienda post-dovid, "una idea ambiciosa y realista" que se podría centrar en las viviendas tuteladas, las viviendas multigeneracionales, la autoconstrucción, etcétera. La idea fue bien vista por el alcalde, Joan Ribó, y la portavoz del PP, María José Català.

En este sentido, Lozano dijo que el evento se podría financiar "con la mitad de lo que el Ayuntamiento ha dejado de invertir cada año", en clara crítica a la falta de ejecución presupuestaria por parte de la administración municipal -en 2019 fueron unos 100 millones de euros- y apuntó a la necesidad de construir desde el Ayuntamiento más de 2.600 viviendas sociales. El catedrático, además, manifestó estar de acuerdo con la ampliación del Puerto y calificó el nuevo planeamiento para el Cabanyal como "urbanismo naïf".

"El confinamiento es seguro pero mina la economía, la salud y las bases del desarrollo social", subrayó el profesor de la UPV y experto en contaminación acústica Chema Bravo, quien propuso hacer de la necesidad, virtud, y aprovechar esta crisis para adaptarse a la nueva realidad a través de la "transición ecológica y la transformación digital". Todo ello, dijo, puede crear miles de empleos. En este sentido, la UE puede ser una ventana de oportunidades en el ámbito de ayudas económicas. "Con el apoyo de Europa y si plantamos semillas adecuadas, este golpe puede hacernos más fuertes", sostuvo. Bravo también apuntó a la movilidad del tráfico rodado como una de las principales causas de la contaminación acústica.

Agilización de licencias

Durante el turno del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canals y Puertos, su decano, Federico Bonet, indicó que para salir de esta crisis "hay que hablar de un desarrollo sostenible que tiene que tener su apoyo en la salud y la cohesión social". Para ello, es necesario que la inversión se haga "en proyectos que generen actividad y ocupación", y señaló la necesidad, en este sentido, de agilizar las licencias de actividad y de obra, así como de sacar adelante "grandes inversiones como la ampliación del Puerto, el necesario acceso a estas instalaciones o el túnel pasante".

"Partimos del hecho que tenemos que superar el problema sanitario y tenemos que hacer frente al devenir, mantener y generar ocupación; la única posibilidad de generar estado de bienestar es hacerlo a través de la actividad económica y la ocupación es fundamental". Fue la intervención del presidente de la Asociación Provincial de Promotoras Inmobiliarias y Agentes Urbanizadores de València, Antonio Olmedo, para quien la primera medida es mantener el empleo "con los apoyos que sean necesarios y la seguridad jurídica y financiera necesaria así como la agilización de licencias de actividad y la formación para ser competitivos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email