Hoy es 24 de febrero y se habla de incendio campanar incendios valència retail INCENDIOS VALÈNCIA
GRUPO PLAZA

concierto el 22 de octubre

Suzy and Los Quattro: de grabar su debut en Castelló a llenar salas en Japón

12/10/2023 - 

CASTELLÓ. Hablar de The Rubinoos es contar la historia viva del powerpop. Nacidos a mediados de los 70, no fue hasta 1977 que publicaron su primer álbum homónimo. Pasaron por algunas turbulencias y regresaron a la actividad azuzados por el auge del género en los 90. Hoy son toda una referencia y una banda plagada de temas históricos. Clásicos como 'I Wanna be your Boyfriend', 'Leave my Heart Alone' o 'Rock & Roll Is Dead' caerán sobre nuestros oídos en su gira peninsular, que hará dos paradas muy especiales, el domingo 22 de octubre en la sala Terra de Castelló y el 29 en el Loco Club de València. Jon Rubin y Tommy Dunbar siguen machacando escenarios por medio mundo. Junto a ellos estarán sus amigos Suzy and Los Quattro. Un grupazo de powerpop proveniente de Barcelona con 21 años de carrera, cuatro discazos y mucho mono por subirse a un escenario.

La relación de los californianos y los catalanes va más allá de una gira. “Para nosotros The Rubinoos son como los padrinos de lo que hacemos. A nosotros siempre nos ha gustado decir que lo que hacemos es melodía y caña, y los Rubinoos fueron de la primera hornada que acuñó el término de powerpop”, apunta BB Quattro, cofundador del grupo y bajista con el que hablo por teléfono. Como ya he mencionado, la relación de ambas formaciones va más allá de una gira. “También tenemos una relación personal con ellos, que son como casi de la familia. Piensa que los Rubinoos tocaron en nuestra boda en el 2010, fueron la orquesta de nuestra boda y hemos grabado con ellos, tenemos una relación espectacular”

La banda comenzó por un regalo de aniversario. Insólito, ¿verdad? Iba a ser un mini cd, que salió con el nombre de Freak Show (2002) pero aquello se les fue de las manos. “Lo primero que grabamos fue un mini cd de cinco canciones en el que ni siquiera teníamos banda, era un regalo de aniversario”, señala BB, Suzy Chain, la vocalista del grupo apunta que, “eso es una versión, la mía es que me engañaron, me liaron pero cosa fina (risas)”. Javier Ordoñez, dueño del sello, No Tomorrow escuchó la grabación y una bombillita se le iluminó. “Cuando estábamos mezclando él se acercó (Javier) a saludar, lo escuchó y dijo: esto yo lo puedo vender en Japón de puta madre, y nosotros le dijimos, qué dices, si nosotros vamos a llegar a casa, lo escucharemos y meteremos en un cajón”, recuerda BB.

“Yo acepté ilusa, si lo quieren sacar, bueno, me da una vergüenza tremendo pero yo qué sé, yo siempre les decía, no vamos a tocar en directo ¿verdad?, no, no tranquila, un día me sentaron y me dijeron, vamos a tocar y tenemos showcases cerrados, fue entre enfado, shock tremendo y me quiero ir (risas)”, comenta Suzy. Aquel trabajo funcionó muy bien, comenzaron a realizar showcases, Jesús Ordovás los pinchaba en la radio y le pidieron más singles.

Comenzaron a grabar más singles. Aquello se estaba poniendo serio. A la gente le gustaba lo que hacían. En 2004 publican su primer disco, Ready to Go en Rockaway Studios de Castellón, grabado por Gabriel Ordoñez, Coky. “Yo recuerdo cierta presión, porque claro, habíamos tenido un año en el que habíamos hecho conciertos, habíamos grabados todos estos singles sin ninguna pretensión, hacíamos un par de versiones y tirábamos millas, pero cuando grabas tu primer elepé tienes esa presión de, bueno, esto ya ha dejado de una anécdota de la pareja esa que grabó una canción de aniversario. Esto ya es un elepé, y un disco tiene que tener buenas canciones, tiene que sonar de puta madre”, comenta BB.

La cuarta canción que estaba en el álbum, 'Vacation' era una versión de Go-Go´s, nadie podía imaginar que un cover iba a ser la carta de presentación para el gran público. De repente Suzy and Los Quattro estaban sonando en la radio comercial, y aparecer repetidas veces en la radio en 2004 no es como ahora. Media España se enteraba que existías. “En España lo que pasó es que una de las canciones entró en rotación en Europa FM, en radiofórmulas, y nos dimos cuenta por primera vez que íbamos a ciudades como Madrid o València cuando actuábamos que había 250 o 300 personas” rememora. “Nos dimos cuenta que había un sector del público que solo levantaba las manos y se volvía loco cuando sonaba esa canción y era un cover. Nos dimos cuenta en el merchandising que nos venían a hablar de la canción como si fuera propia, no tenían ni idea (risas)”, remata.

¿Recuerdan que Javier Ordoñez les dijo que iban a venderse discos en Japón como rosquillas? Pues era verdad, Ordoñez tenía un ojo increíble. Suzy and Los Quattro se transformaron de la noche a la mañana en un grupo popular allí. “Lo de Japón fue más espontáneo, porque Javi nos dijo que había un tío que tenía un sello y que quería licenciar los discos y nosotros le dijimos que hiciera lo que quisiera”, apunta BB. Y se marcharon a Japón a ver qué sucedía. Con un único disco en el mercado, sonaba raro un éxito en un país tan lejano. “Al final nos dijo que quería que fuéramos a Japón, fuimos allí pensando si aquí metemos 200 persona, en Japón vamos a meter 40, nadie nos conoce. La respuesta fue como si fuéramos los Beatles en pequeño, gente llorando”. La sorpresa fue mayúscula. Una locura para unos jóvenes recién aterrizados en la industria con su primer elepé.

“Cuando llegábamos a las salas nos sorprendía, somos un grupo pequeño y además no sabíamos muy bien a lo que íbamos, y de repente nos encontramos con mogollón de gente en la entrada, y sobre todo el tipo de reacción”, señala Suzy. “En Japón es una cultural que cuando algo les gusta hacen un esfuerzo muy grande para que se note, había gritos y lloros, y claro, nosotros super jóvenes nos quedamos alucinados”. En el sencillo 'Lipstick to Japan', primer corte del álbum, puedes ver escenas de los fue su primer paso por Japón.

El 2008, en plena cresta de la crisis económica, la banda publica su segundo disco, con una inversión mayor en todos los aspectos. Para Stick with it  cuenta con la producción de Robbie Rist y el álbum se lanza a través de la histórica, Screaming Apple. Los temas tienen un mejor acabado y se nota que la banda está más asentada, algo típico en un segundo redondo si las cosas salen bien; sin embargo, la asistencia de público en sus bolos descendió. “En el segundo disco hicimos una inversión brutal, dijimos, si nos ha ido bien con el primero con el segundo vamos a grabar un discazo, y vamos a hacer una gira mundial, y cien bolos al año… y la hostia de realidad fue grabar ese disco, y empezar a ir a salas en las que pensabas meter 500 y te venían 40”, relata BB.

Eso no minó el espíritu rockero del grupo, la actitud debe mantenerse aunque baje el público. “Esto va así, luego nos adaptamos a eso, nos mordimos la lengua y dijimos: oye, estamos aquí para reventar todas las noches e hicimos esa gira y nos fuimos a Italia, a Inglaterra, a Japón otra vez, por Escandinavia, e hicimos un callo como banda que yo todavía me acuerdo. Recuerdo una hermandad entre los cuatro por el mundo, en condiciones, a veces para cuatro personas, a veces para mil quinientas, hicimos festivales y eso”. BB señala que quizás, además de la crisis económica, también pudo influir otros factores, “otro de los motivos que creo que contribuyó  a la falta de éxito del segundo disco fue que mientras en el primero hicimos un ejercicio de estilo, ciñéndonos a Ramones + Blondie + Beach Boys, y contentando a la gente que era fan del punk rock; en el segundo disco había un tema a capella, uno disco, uno glam, quizás a la gente le despistó. Pero bueno, hicimos como siempre, lo que nos apetecía”

La crisis golpeó a todo el mundo, la cultura, como en todas las crisis económicas se resintió dramáticamente. “En el tercer disco hicimos un concierto en Italia, se canceló una fecha y nos buscaron un concierto con 48 horas y nuestra público eran dos personas”, comenta el bajista, pero aclara Suzy, “tres contando con el técnico (risas)”. El grupo no se arrugó ni tiró la toalla, lo fácil hubiera sido posponer o cancelar, pero eso no debería estar en el ADN de un grupo de rock. “Y salimos y es lo que hay, - apunta BB- pero estos dos se van a cagar, y salimos y los tíos nos miraban con una cara de pena y medio sorpresa, porque pensaban que no íbamos a salir para tocar. Hicimos un bolo por el suelo, reventando el bajo al acabar, gritando, como si estuviéramos en Tokio todo lleno”.

Esos dos espectadores seguro que no olvidan en su vida el día que un grupo español repartió estopa a pesar de estar ellos dos solos como público. “Los dos tíos vinieron al puesto de merchadinsing y compraron para todos sus colegas, vendimos 300 euros de merch. Y resulta que un tío era el director de un festival en Italia y nos contrató para el año siguiente. Y quizás esta actitud no la hubiéramos tenido si hubiéramos estado en esta ola ascendente constantemente”

El tercer disco Hank (2011) salió tras el fallecimiento de Hank, rodie de la banda y amigo personal de BB. “Si miras las letras, desde la primera canción hasta el final, ves totalmente cómo es el pasar el luto de la pérdida de alguien muy querido por una persona, ordenadas en ese sentido, y luego que cada canción sea de un estilo, es también de una manera representar que todos esos sentimientos no los vives con la misma intensidad y de la misma manera en el proceso. Es un disco que mucha gente se quedó parada, sobre todo nuestro sector más punk rockero de Ramones. Con la portada estaba la gente loca con esos hippies”, recuerda Suzy.

Tras una gira con The Rubinoos grabaron un Ep con ellos, Suzy and Los Quattro Play on With The Rubinoos (2010) con dos canciones, una de ella un cover del grupo Sweet llamada Fox on The Run. “Esa gira no pudimos hacerla con nuestro batería porque justo fue padre o iba a ser padre inminentemente, y dos días antes de empezar la gira dijo que no podía hacerlo, y nosotros en un acto de locura dijimos, ¿cómo vamos a dejar de ir de gira con los Rubinnos?”, comenta BB. Con esta historia ha quedado claro, sino lo quedaba ya, el amor desmedido y algo loco que sientes por la música la banda. “Llamamos a Robbie Rist a Los Angeles, lo trajimos a Barcelona y sin ensayar hicimos la gira con ellos. Al acabar la gira, de repente tenemos cuatro días a los Rubinoos en Barcelona, tenemos a nuestro productor en Barcelona”. Suzy recuerda aquellos días junto a Tommy Dunban, “tenemos a gente que incluso armonizaba con el sonido de la cafetera, estábamos todo el rato inmersos en cantar, armonizar, fue muy fluido, pasamos de cantar y armonizar con la cafetera a hacerlo en un estudio”. Pregunto por la cafetera sorprendido y me lo aclara BB con ruidito, “cuando pones la cafetera y hace (imita el sonido) salía Tommy Dunbar, que se quedaba en nuestra casa de Barcelona de entonces, y empezaba a armonizar con el sonido de la cafetera (risas)”

BB Quattro era el presidente del club de fans Ramones en España, y no es de extrañar, parte del sonido del grupo, amén de Blondie, parte de los americanos.  “Ese fue el principio de todo, cuando yo tenía 15 o 16 años estaba enamorado de los Ramones”, apunta. “Era enfermedad. Yo estaba obsesionado con los Ramones y una noche pensé: ¿cómo me lo puedo montar para conocer a esta gente? De repente dije, un club de fans. Normalmente hay ciertos clubs de fans que tienen contacto con el grupo o el management. Al día siguiente hice un sello, Ramones Spanish Fanclub calle Santo Cristo, que era donde vivía entonces. Hice un fanzine con máquina de escribir, que se llamaba Gabba Gabba Gang. Saqué cuatro números y tuvo un éxito brutal, me llegaban sacos de cartas a casa”, dice.

Y aquello del club de fans dio sus frutos el 21 de septiembre de 1993 en Oviedo, momento histórico. “Cuando vinieron la siguiente vez pues ya me pusieron en contacto con el tour manager, entré hasta la cocina, yo he tocado la Mosrite (la guitarra) de Joey Ramone en la plaza de toro de Oviedo, en el camerino, yo he tocado la excálibur del punkrock. He estado dos horas con el bajista tomando algo”

La historia de BB Quattro con los Ramones va más allá de lo que podías imaginarte. “Yo conocí a Jonathan ofreciéndome un fanzine de los Ramones en el instituto”, apunta Suzy. “Y cuando acabamos el instituto desapareció y yo pensaba, este chico me gusta mucho, recuerdo que conseguí su teléfono para ligármelo y me dijeron, no está, está en Oviedo con los Ramones. Pues cuando vuelva que me llame, que me llamo Susana (risas). Cuando me llamó no sabía quién era, me lo ligué yo a él”. BB Quattro remata entre risas, “para que veas lo crucial de los Ramones, los Ramones marcan tu vida”

Antes de terminar les doy la enhorabuena por su discografía, pero también por sus portadas, siempre impactantes, sobre todo la de Faster and Loader (2017), su última referencia sonora hasta la fecha, diseñada por Roberto Argüelles. “Es un artista gallego, que es una maravilla”, dice Suzy. “Mi hermana es amiga de Roberto, nuestra familia es de Galicia, y siempre que quedábamos yo iba observando todo lo que hacía como fan. Tan sencillo como tomando algo le dije que me fliparía que hiciera la portada del próximo disco. Hubo un detalle muy bonito, y es que metió un dibujo de Matilda, porque grabamos con Matilda pequeña, y la metió así en broma, en plan Buscando a Wally y nos hizo mucha gracia”

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas