X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

DIRECTORA DEL PALACIO DE CONGRESOS 

Sylvia Andrés: “El Palacio de Congresos ha logrado una gran reputación nacional e internacional"

12/07/2017 - 

VALÈNCIA. Con 19 años a sus espaldas (se inauguró el 2 de julio de 1998) el Palacio de Congresos de València ha acogido 2.700 eventos, que han traído 1.875.000 visitantes, lo que ha supuesto 1.983.000 pernoctaciones, cumpliendo la misión con la que se creó: atraer visitantes y riqueza a la ciudad. Además “tiene una gran reputación, tanto a nivel nacional como internacional”, asegura su directora Sylvia Andrés. Esta reputación se reforzó en los años 2010-2012 cuando consiguió el máximo galardón de la Asociación Internacional de Palacios de Congresos (AIPC), señalándolo como ‘Mejor Palacio de Congresos del Mundo’.

Sylvia Andrés ha estado vinculada al Palacio de Congresos desde su apertura en 1998 y desde 2004 ocupaba la subdirección. Ha vivido los buenos momentos del edificio, en los que además de aportar impacto económico a la ciudad, se autofinanciaba y reinvertía los beneficios, y los malos, cuando el impacto de la crisis y del auge de la oferta de palacios de congresos en España impactaron en sus cuentas, “aunque hemos conseguido salir de ese bache con una buena nota”. En septiembre de 2015 accedió a la dirección del Palacio con el objetivo de retornar a los resultados previos a la crisis. 

- ¿Qué balance hace de estos 19 años de actividad del Palacio de Congresos? ¿Qué es lo que más destacaría?

Lo que más destacaría son los resultados que hemos obtenido, principalmente la buena reputación que tiene el Palacio de Congresos, tanto en la ciudad como a nivel nacional, donde es un referente. 

Otro aspecto que me gusta destacar es el cambio que ha sufrido la zona donde se ubica. Cuando empezamos aquí no había nada. Ahora, por ejemplo, hay una buena infraestructura hotelera, con cinco hoteles a corta distancia a pie con más de mil habitaciones. Y eso ha sido posible gracias a la actividad que atrae a la ciudad el Palacio de Congresos. Al fin y al cabo esa es nuestra misión, ser un motor de la economía valenciana. Y el hecho que estos hoteles estén aquí después de todo este tiempo, a pesar de que hayan cambiado las cadenas hoteleras, significa que aquí hay actividad y negocio. 

Y luego hay que destacar la evolución del mercado internacional. Esto no solo hay que atribuírselo al Palacio, sino a toda la ciudad en su conjunto. Cuando nosotros empezamos hace 19 años, València acogía solo 10 reuniones internacionales al año (que reúnen los requisitos de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones) y ahora tenemos 38. Y el 50% de los asistentes a esas reuniones asisten al Palacio de Congresos. Somos la tercera ciudad de España que más reuniones acoge tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

 

- ¿Qué supone el Palacio de Congresos para la ciudad?

Lo más destacable es el impacto económico que hemos generado. Hay que tener en cuenta que el turista de reuniones gasta más que el turista tradicional. Se cifra en tres veces más, con lo cual genera más riqueza en la ciudad. Miran menos el dinero, se alojan en hoteles de cuatro estrellas, tienen un nivel económico bueno, gastan en taxis, comidas, cenas… Y a ello se une que vienen en momentos en que no hay tanto turismo de ocio, con lo cual ayudan a desestacionalizar la oferta. 

Además el turista de reuniones ayuda a dar a conocer más la ciudad. Por ejemplo, esta semana hemos invitado a conocer la ciudad y a hacer una visita de inspección al Palacio a distintas personas de sociedades y organizaciones que van vinculadas a candidaturas de congresos a los que optamos. Y algunos han decidido ampliar y quedarse una semana para conocer mejor la ciudad. Eso ocurre mucho con el turista de congresos. Cuando viajan a una reunión se quedan sorprendidos con la ciudad y se quedan con las ganas de conocer más y repiten o amplían su estancia. 

Es cierto que València ha cambiado y es un destino al que vienen cada vez más turistas a quedarse, al menos un par de días. Solo hay que ver los datos de este verano, en los que se prevé un 90% de ocupación. Eso no lo habríamos imaginado hace quince o veinte años. Todos hemos colaborado a que la ciudad crezca.

- ¿Qué perspectivas tienen para los próximos años?

Este año esta siendo un poco mejor que  2016. Y todo indica que 2018 será un año muy bueno. Por ejemplo, más del 60% de lo que tenemos confirmado es internacional. Estamos trabajando para recuperar los niveles de actividad similares a los anteriores a la crisis, si bien es necesario que sigamos haciendo grandes esfuerzos, de cara a seguir cumpliendo con nuestra misión. 

Las perspectivas de futuro, a fecha de hoy, son un 13% superiores a las del año pasado por estas mismas fechas. Desde el punto de vista comercial, el equipo está trabajando con una cartera de más de 500 eventos, que aseguran la continuidad de la actividad del recinto. Para que esa cartera se convierta en negocio tangible para la ciudad y para el Palacio, el equipo de Captación de Negocio desarrolla una serie de acciones comerciales. 

Todas estas acciones han conseguido que en este 2017 haya aumentado la cartera con 146 nuevos eventos y que haya confirmados para el futuro 47 eventos, de los cuales 32 son congresos y convenciones, cuya realización está prevista hasta 2022 y que generarán 94.000 pernoctaciones y un impacto de 50 millones de euros.

- ¿Por qué cree que a la hora de realizar un evento se elige el Palacio de Congresos?

Uno de los aspectos que más atrae es la buena reputación que tenemos. Tenemos una muy buena infraestructura y además un equipo humano que se vuelca a la hora de organizar cualquier evento. Y eso lo notan y así nos lo trasladan. Eso nos llena de satisfacción porque nos esforzamos mucho para que se vayan satisfechos. Es la mejor garantía y la mejor tarjeta de presentación.

- En los últimos dos años se han invertido un millón y medio de euros para mejorar los servicios que ofrece, apostando por la sostenibilidad, la eficiencia el ahorro y la tecnología, ¿qué están aportando estas mejoras?

Nosotros llevábamos desde 2012 sin invertir nada en el edificio. Hasta entonces habíamos conseguido reinvertir en el propio edificio lo que ganábamos. Pero ese año fue cuando notamos los efectos de la crisis y además se incrementó fuertemente la competencia, triplicando en España la oferta de Palacio de Congresos, 87 palacios cuando la demanda es la misma. Con lo cual nuestros ingresos cayeron y no pudimos invertir más en el edificio.

Cuando en 2015 asumo la dirección aviso de que hay que invertir en el Palacio, porque tiene muy buena reputación y funciona bien pero se estaba quedando obsoleto. A partir de 2016 es cuando el Ayuntamiento de València se vuelca porque considera que es bueno para la ciudad invertir en este edificio. Se destinó 1,1 millones de euros principalmente para cumplir con la normativa y legalidad y para garantizar el mantenimiento de la actividad. Todos estos proyectos han estado basados principalmente en la sostenibilidad, la eficiencia y el ahorro

 

Así, se llevó a cabo la actualización de las instalaciones gracias a la completa renovación del sistema contra incendios del edificio y del aparcamiento subterráneo, la instalación de gas natural en cocinas y paelleros, y la renovación del grupo electrógeno, que proporciona energía al doble de instalaciones que el anterior equipo. 

La segunda parte de la inversión ha ido destinada a tecnología puntera “que es lo que corresponde a un Palacio de Congresos moderno”: nuevas luminarias led en los escenarios, nuevos sistema de supervisión y control de las instalaciones, redes de comunicación más rápidas y eficientes que permiten dar soluciones y prestaciones técnicas y audiovisuales cada vez más solicitados por los clientes o la renovación de todo el equipamiento audiovisual. “Se ha dotado al recinto de un revolucionario equipamiento que, unido a la versatilidad de sus infraestructuras y la singularidad que le proporcionó el diseño de Norman Foster, le permiten volver a consolidarse como edificio de referencia y sede de elección para grandes reuniones”, afirma Sylvia Andrés.

El beneficio de la implementación de todas estas inversiones audiovisuales, que han supuesto una inversión de 450.000 euros, tiene una triple vertiente según Sylvia Andrés: sitúa al edificio a la vanguardia tecnológica en el mercado congresual; se consigue una readecuación de la sede, “potenciando y maximizando sus capacidades, permitiendo albergar eventos cuyos requerimientos y exigencias técnicas implican la necesidad de sedes tecnológicamente punteras” y por último supone un ahorro desde el punto de visto energético y económico. 

El objetivo de la directora del Palacio de Congresos es seguir con las inversiones, “porque este edificio requiere que cada año se invierta en mejoras”. Además hay que tener en cuenta que el mercado evoluciona y tienen que competir con palacios de congresos más modernos. “Además si están en ciudades que no están tan preparadas van a competir vía precio. Nosotros tenemos algo que ellos no tienen: un equipo humano con una experiencia enorme, una ciudad en condiciones y que tiene todo lo que requiere una reunión y un edificio que está muy bien diseñado. Norman Foster diseñó un edificio muy funcional, de calidad y en el que todo es posible. Además está muy bien ubicado, con unas buenas infraestructuras hoteleras y de restauración alrededor”. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email