GRUPO PLAZA

Innotransfer organiza el webinar ‘Retos en el sector avícola: bienestar animal e innovación’

Tecnologías disruptivas para mejorar la competitividad del sector avícola valenciano

17/05/2022 - 

VALÈNCIA. El sector avícola tiene mucho arraigo en la Comunidad Valenciana y representa el 10% volumen nacional de puesta de huevos y carne, siendo la cuarta autonomía productora de España. Pero para ser más competitivo necesita de soluciones innovadoras para hacer frente a los retos a los que se enfrenta, entre ellos los relacionados con la valoración de la gallinaza (estiércol) y el bienestar animal.

Y ese ha sido el objetivo del webinar ‘Retos en el sector avícola: bienestar animal e innovación’, organizado por el programa de innovación abierta Innotransfer. Este encuentro técnico pretende dar visibilidad a las oportunidades de innovación relacionadas con tecnologías disruptivas en granjas avícolas de bienestar animal detectadas por la Ciudad Politécnica de la Innovación (CPI), parque científico de la de la Universitat Politècnica de València (UPV), junto con FEDACOVA (Federación Empresarial de Agroalimentación de la Comunidad Valenciana) y la Asociación Avícola Valenciana (ASAV). «Es importante que las empresas del sector avícola usen Innotransfer para buscar soluciones a sus retos de innovación», señaló en la apertura de la jornada Salvador Coll, vicerrector de Innovación y Transferencia de la Universitat Politècnica de València (UPV).

Para llevar a cabo esa transformación del sector, el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Antonio Quintana Martínez, enumeró las ayudas a la mejora de la competitividad y sostenibilidad de las explotaciones ganaderas de la Comunitat, que alcanzan el 40% de los costes subvencionares y las ayudas compensatorias por los costes de prevención y erradicación de salmonelosis en avicultura, que cubren el 80% de los gastos. A ello se suma el Real Decreto 2022 del gobierno central para compensar las dificultades económicas del conflicto bélico en Ucrania, donde las 326 exploraciones avícolas de la Comunitat van a recibir 805.000 euros. «Además, contamos con el Centro de Calidad Avícola y Alimentación Animal, un referente a nivel nacional en el sector avícola, así como la UASA y el servicio veterinario oficial que son un apoyo al avicultor en materia sanitaria».

Tal y como explicó Marcia Mendes, directora de la Asociación Avícola Valenciana (ASAV), el sector avícola necesita principalmente soluciones innovadoras a tres retos, que les ayuden a hacer frente a los requisitos de control y calidad, respeto al medioambiente, seguridad alimentaria y trazabilidad.

Optimizar la gestión de la gallinaza

El primero de esos retos era la gestión de la gallinaza y su conversión en productos de valor añadido y energía. En este campo se expusieron varias soluciones, como la presentada por Salvador Calvet, director del Instituto Universitario de Ciencia y Tecnología Animal de la UPV, que expuso las ventajas de utilizar la gallinaza y todo el nitrógeno que se pierde y que tiene un valor creciente para la valorización del fertilizante y el ahorro energético. «Además, están en línea con las medidas del RD de ordenación granjas avícolas, en lo que respecta a reducción de emisiones y con el aprovechamiento de la gallinaza», comentó. Para ayudar al sector, este equipo de la UPV cuenta con la experiencia desarrollada en estos proyectos con el sector porcino, «existen muchas semejanzas».

Por su parte, Jens Schuling, sales manager de Big Dutchman, multinacional que desarrolla y realiza sistemas de alimentación e instalaciones ganaderas para el manejo de cerdos y aves, apuntó dos propuestas que han desarrollado para la transformación en compostaje de la gallinaza y para su valorización energética. Así, el sistema Compoliner permite un compostaje rápido y completamente automático del estiércol seco de aves, «se consigue un abono orgánico valioso, con 13 nutrientes esenciales, que tiene una buena disponibilidad para las plantas y que también se puede peletizar». Por otro lado, la tecnología Optiplate permite transformar la gallinaza (a través de su secado lo que frena los procesos de degradación, y se reduce notablemente la producción de malos olores y de amoníaco), en electricidad y calor in situ y a bajo coste.

Y es que, tal y como apuntó Gracia Silvestre, project manager del departamento de Biotecnología Ambiental de AINIA, la gallinaza es un recurso, no un residuo, y como tal se puede valorizar para obtener el máximo valor económico. Silvestre apuntó a la posibilidad de poner en marcha una biorrefinería de gallinaza basada en tecnologías biológicas y físicas para obtener productos como fertilizante NPK, sales carboxilatos, bioestimulante y biometano. «A falta de validación a escala piloto en entorno real, la operativa es muy sencilla y destaca por su bajo coste energético, que esa biorrefinería puede ser modular y porque ya existe tecnología industrial disponible para ponerla en marcha». Y con ello se incrementaría el valor de la gallinaza a entre 400-800 euros tonelada (hoy en día como compostaje se obtiene unos 30-50 euros tonelada), en función de diversos factores.

Mejorar la gestión de los cadáveres y el bienestar animal

El segundo de los retos del sector es mejorar la gestión de los cadáveres de animales para reducir el impacto en el medioambiente. En este sentido Pascual Martínez, gerente de Desinope, apuesta por la tecnología de degradación hidrotermal, que ya ha utilizado esta ingeniería alicantina en granjas de porcino y de la cual se puede obtener grasas (de gran valor económico), proteínas y huesos.

Esta tecnología, además, reduce el impacto en el medioambiente, porque puede adaptarse a los requerimientos de una sola empresa y realizarse en origen, sin necesidad de transportar los cadáveres a otro sitio.

Por último, el tercero de los retos es el desarrollo de sistemas de detección del peso de los pollos sin contacto para mejorar el bienestar animal y a la vez reporte datos para mejorar la toma de decisiones. Ante esta necesidad, Anibal Brunelli, sales manager de BMP Innovation, explicó las posibilidades de la utilización de termografía, una tecnología que ya utilizan en granjas de cerdos o de vacas. Consiste en una cámara dual (infrarroja y visual) que permite medir, pesar y controlar el crecimiento y la temperatura de los animales sin ser invasiva y sin estresarlos. Esa información se procesa con tecnologías de Inteligencia Artificial y Machine Learning para la obtención y tratamiento de datos, lo que puede permitir reducir costes, optimizar la dieta de los animales y reducir emisiones de CO2.

Innotransfer cuenta con el apoyo de la Agència Valencia de la Innovació (AVI), estando alineada la temática del webinar con las prioridades detectadas por los Comités Estratégicos de Innovación Especializados (CEIE) de la AVI. «Hay que destacar complementariedad de Innotransfer con las acciones de que desarrolla la AVI para ayudar a las empresas a resolver sus retos y necesidades a través de la innovación», apuntó Olivia Estrella, secretaria general de la Agència Valenciana de la Innovació.

 

El programa de innovación abierta Innotransfer continúa organizando durante 2022 una serie de webinars específicos y eventos presenciales sobre diversos ámbitos, con el lema 'a un clic de la innovación y transferencia valenciana', para seguir conectando conocimiento, tecnología y empresa y en los que las empresas pueden presentar retos o proponer soluciones a través de la web.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme